Weidmann aterriza en el BuBa con un objetivo principal: controlar la inflación

02/05/2011
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
FER 17,42 EUR 1,84% Operar
TEF 7,03 EUR 1,17% Operar
ANA 72,32 EUR 1,09% Operar
AENA 139,05 EUR 0,62% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Jens Weidmann es, desde hoy, el presidente más joven que ha tenido el Bundesbank. El ex-asesor económico de la canciller Angela Merkel, de 42 años, fue nombrado máximo responsable de la autoridad germana el pasado viernes por el presidente de la República Federal, Christian Wulff, para los próximos ocho años. Weidmann sustituye a Axel Weber, que ha ocupado la presidencia del conocido como BuBa desde el 30 de abril de 2004. En junio, Sabine Lautenschlaeger-Peiter, actualmente responsable de la supervisión bancaria en el regulador financiero Bafin, se unirá al equipo de Weidmann como vicepresidenta, la primera mujer en ocupar este cargo.



El acto oficial de la toma de posesión de Weidmann se ha celebrado hoy en la sede de la entidad en Frankfurt, y a él han asistido tanto Weber como el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet. En su primer discurso, Weidmann ha dejado claro que ?el objetivo principal de la política monetaria es la estabilidad de precios?, la máxima del Bundesbank y, por herencia, del BCE.



El que ya es ex-presidente del Bundesbank, Axel Weber, ha reiterado también en su intervención la importancia de la estabilidad de precios: ?Una cosa está clara: la credibilidad y las políticas monetarias deben orientarse más estrictamente hacia la estabilidad de precios y será el ancla de la política europea en el futuro?. Weber, de hecho, ha reconocido que tal convicción ha convertido a la entidad que ha dirigido durante siete años en ?un socio a veces difícil? para el BCE y para el Gobierno alemán, en clara alusión a su reticencia a apoyar los estímulos económicos que podrían poner en peligro el control de la inflación. En presencia de los máximos responsables de ambos organismos, Jean-Claude Trichet y Wolfgang Schauble, ministro de Economía, ha declarado que las luchas entre ellos se han basado ?no en el objetivo común?, sino en cuál podría ser la mejor manera de llegar a él.



Weber también ha asegurado que ?Alemania ha capeado extraordinariamente bien la crisis financiera, gracias a unas afortunadas circunstancias y a las reformas emprendidas con anterioridad?. El banquero alemán ha definido sus siete años en el cargo como ?turbulentos y extenuantes?, y ha descrito a su sucesor como ?el hombre adecuado en el lugar correcto, sin duda?. También a él se ha dirigido con estas palabras: ?Conoces el Bundesbank y sus retos, y tienes la capacidad para superarlos?.



Después de la elección de Weidmann a mediados del mes de febrero, los analistas advertían de las dos situaciones que se darán a partir de ahora en el paisaje de la política monetaria europea: un presidente del BuBa demasiado cercano al Gobierno de Berlín; y dos asientos del Consejo general del BCE ocupados por alemanes, Weidmann y Jürgen Stark. En este escenario, y tras el abandono de Weber en la carrera por suceder a Trichet, todo indica que Alemania se conformará con un futuro presidente del BCE no alemán.



Parece que Mario Draghi, actual presidente del Banco de Italia, va ganando adeptos entre las filas germanas. Según fuentes cercanas a la situación citadas por The Wall Street Journal (WSJ) el pasado jueves, la canciller de Alemania, Angela Merkel, está preparada para apoyar al italiano como próximo presidente del BCE. El periódico financiero informa de que Merkel habría llegado a la conclusión de que no hay una alternativa a la opción italiana. No obstante, Reuters indicaba horas después de esta información que Alemania aún no había decidido a qué candidato apoyaría, citando a un portavoz del Gobierno de Berlín.



Merkel teme que su apoyo a Draghi provoque una reacción negativa tanto en los medios alemanes como en el Parlamento, porque hay voces que consideran al italiano inapropiado para el cargo por haber trabajado para Goldman Sachs. Quienes sí han confirmado su ?bendición? a Draghi han sido el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la ministra de Economía y Hacienda española, Elena Salgado.



AÑO DE CAMBIOS EN EL BCE



Sie

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados