Onza de oro: Debería frenarse a corto plazo para salir reforzado

02/06/2011
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
MTS 25,66 EUR 2,62% Operar
SGRE 12,26 EUR 2,60% Operar
TRE 28,02 EUR 2,56% Operar
IAG 7,84 EUR 2,11% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

A lo largo de las últimas semanas estamos asintiendo a una marcada recuperación en el aspecto técnico de la onza de oro tras la fuerte corrección que se produjo a inicios de mayo. Los factores fundamentales siguen soportando la cotización de uno de los activos estrella desde el estallido de la crisis financiera. El reciente repunte de la aversión al riesgo también le ayuda.



A corto plazo, vemos que el metal precioso se está girando tras marcar ayer un máximo reciente en los $1.550,28. Recordemos que su máximo histórico en términos nominales lo tocó en los $1.577,20 el pasado día 2 de mayo.



Al analizar el estocástico vemos que se está girando tras alcanzar niveles de sobrecompra. Esto nos hace pensar en una corrección técnica a corto plazo. Podría buscar apoyo en la zona de los $1.530-1.520.



Esta corrección es el paso necesario para atacar con menos peso el máximo anual aludido. Además, el precio ha superado al alza el 61,8% del retroceso de Fibonacci del último impulso bajista. La teoría nos dice que, cuando este nivel es superado, el precio se suele ir a buscar el origen del movimiento.



La superación de la resistencia de los $1.550,28 nos haría pensar en un nuevo impulso alcista, invalidando la posible corrección a corto plazo.



El miedo a una reestructuración temprana de la deuda en Grecia, unido a los temores sobre una desaceleración de la actividad en los EEUU, supone un cocktail perfecto que puede privilegiar a los metales preciosos. Asimismo, no es descartable que la Reserva Federal lleve a cabo una nueva expansión cuantitativa de su balance mediante el QE3.



Del mismo modo, los bancos centrales de los países emergentes siguen teniendo incentivo a comprar oro por el temor a una pérdida de valor de las divisas de reserva de patrón fiduciario, como el Dólar y el Euro.



El oro ha sido y es la apuesta favorita de muchos gestores de carteras para cubrirse del riesgo de inflación a nivel global en los últimos años. Lo fue más desde que la Reserva Federal puso en marcha la segunda ronda de medidas cuantitativas, el denominado QE2.



Francisco Miñana

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados