La deslocalización deja de estar de moda

08/01/2013

La deslocalización deja de estar de moda

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
MAS 21,00 EUR 1,45% Operar
ITX 27,45 EUR 1,33% Operar
GRF 28,95 EUR 1,19% Operar
ELE 23,05 EUR 1,05% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Comunicación

 

La globalización económica ha sido uno de los términos más usados en la economía desde finales del siglo XX. La deslocalización ha sido una consecuencia directa de este nuevo mundo globalizado y es que es mucho más barato fabricar en China que fabricar en Europa o en Estados Unidos. Aunque parece que esta afirmación está dejando de ser cierta y prueba de ello es que muchas empresas están volviendo a deslocalizar para cerrar sus líneas de producción abiertas en China y repatriarlas a Estados Unidos (caso de Apple, Whirpool o General Electric) o España (como por ejemplo la juguetera Injusa) por poner dos ejemplos.

Y muchos os preguntaréis, ¿por qué está dejando de ser barato el fabricar en China?. La explicación es muy sencilla y se basa en que los costes de producción tienen tres grandes conceptos que los hacen variar al alza o a la baja en función de dónde fabriques. Estos conceptos son los relacionados con los costes salariales, los costes de los materiales y los suministros y  por último, los costes del transporte.

En relación a lo anterior, en China, los costes salariales se han multiplicado por 5 desde comienzos del año 2000 situándose en torno a los 240 $ al mes pero hay un plan nacional de promoción del empleo que asegura unas subidas del 13% anual a los salarios mínimos hasta el 2015, por lo que esos 5X que se han incrementado en los últimos 12 años tienen toda la pinta de que en el 2015 estaremos hablando de un incremento entre 7x y 8x.

 El segundo concepto que he nombrado anteriormente es el relacionado con los materiales y los suministros. Considerando que el coste de material es independiente del lugar de donde trabajas ya que, en teoría, solo depende del lugar de compra y la única diferencia para este concepto entre fabricar en China o fabricar en España es el transporte asociado desde el lugar de compra de la materia prima a tu centro de producción. Dejando este coste como independiente, podemos concretar que lo único que aumenta o baja el coste de este apartado son los suministros, es decir, la luz, el gas o la energía que necesitamos para la transformación de las materias primas en productos finales.    

Mucha gente puede pensar que en España o en Estados Unidos los gastos de luz o de gas de las empresas son mucho más altos que en China, pero para vuestra sorpresa os diré que esto no es del todo cierto, primero porque en Estados Unidos el precio del gas es un cuarto de lo que cuesta en China, pero, además, el precio de la electricidad también es mayor en el país asiático motivado sobre todo por los cortes de energía que se producen en las fábricas chinas.

El tercer concepto del que hemos hablado es el coste de los transportes. Para analizarlo y simplificarlo, solo tendremos en cuenta los costes del petróleo, que se han incrementado 3x con respecto a lo que costaba en el año 2000.

Con todos los componentes de los que hemos hablado, se puede concluir que China ha dejado de ser atractiva para la fabricación de productos, con independencia del tipo de empresa que seas (Apple fabrica ordenadores,Whirpool y General Electric electrodomésticos e Injusa juguetes), ya que en poco más de 10 años has tenido un incremento de 5x de los costes salariales, los costes de suministros son 4x con respecto a los que tienes en tu país y, finalmente, el precio del petróleo es 3x lo que era en el año 2000. Todo esto, llevado a un caso real de la empresa General Electric, para un mismo producto, la caldera GeoSpring tiene un coste de fabricación de 1.599$ en China, a día de hoy, frente a los 1.299$ que nos costaría fabricarlo en la planta de Kentucky. Por lo que es lógico que la empresa americana haya implementado la producción de este elemento en su fábrica de Estados Unidos, cerrando la línea de producción China.

En definitiva, creo que esta nueva deslocalización que están comenzando las empresas es una oportunidad para países como España, los cuales pueden recuperar parte de la industria pérdida por la falta pasada de competitividad frente a gigantes emergentes como en su día fue China, pero que, a día de hoy, han dejado de ser atractivos para las empresas manufactureras.

 Por Carlos Aguado

@carlos_aguado

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Comentarios 1 comentarios

anonimobk
anonimobk #1 01/04/2016 10:26 AM
01/04/2016 10:26 AM

Destacados