Depósitos bancarios

22/12/2013
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BBVA 5,01 EUR 2,20% Operar
SAB 0,95 EUR 1,98% Operar
MAP 2,73 EUR 1,75% Operar
SAN 4,07 EUR 1,42% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Los hemos oído mencionar mucho, de hecho en Comparador te hemos presentado una relación de los mejores depósitos establecidos para determinados meses. Sin embargo no todos sabemos qué son los depósitos ni cómo funcionan; y como nuestro objetivo es ponértelo muy fácil a la hora de entender qué son los distintos tipos de productos financieros a los que te  puedes acoger para obtener cierta rentabilidad y ayudarte a comparar entre los que mejores condiciones ofrecen, hemos preparado este artículo en el que te presentamos los depósitos en profundidad. ¡Entremos en materia!
 

En realidad aunque la palabra nos pueda sonar a algo muy complejo, un depósito es la base del funcionamiento de cualquier banco pues es el dinero que los clientes le aportan el que le permite crecer y poder prestar a terceros. El depósito bancario tiene un funcionamiento bastante simple: el cliente, empresa o particular, deposita un dinero en el banco durante un periodo de tiempo determinado y bajo unas condiciones que se han establecido previamente mediante un contrato aceptado por ambas partes.

 

Para que nos hagamos una idea, cuando ingresamos nuestra nómina en el banco estamos realizando un depósito, ahora bien, éste es sólo uno de los tipos de depósitos bancarios que podemos hacer. Principalmente hay tres tipos de depósitos bancarios: la cuenta corriente, la cuenta o libreta de ahorros y el depósito a plazos.

 

La cuenta corriente, también llamada depósito a la vista, es el más común de todos. En este caso ingresamos nuestro dinero en el banco pero éste tiene la obligación de permitirnos disponer de él tan pronto como lo deseemos y ofrecernos a cambio unos servicios que incluyen disposición de efectivo en las oficinas o en cajeros autorizados y transferencias, entre otros. Por este tipo de depósito el banco nos puede ofrecer una remuneración que tiene en cuenta el dinero depositado, o no. De aquí lo que se conocen como cuentas remuneradas.

 

El depósito que se establece en forma de cuenta o libreta de ahorros es muy parecido sólo que el dinero que se ingresa aquí es un dinero que tiene como objetivo mantenerse durante más tiempo en el banco así que la disponibilidad del dinero suele ser algo menor. También podemos obtener una rentabilidad o remuneración por mantener estos ahorros en nuestra cuenta dependiendo del banco en el que lo hagamos.

 

Por último se encuentran los depósitos a plazos, de los que probablemente más hayas oído hablar. Un depósito a plazo es un producto específico mediante el cual el cliente entrega al banco una cantidad de dinero durante un tiempo pactado previamente a cambio de un beneficio que se da en forma de intereses que devengan lógicamente a favor del cliente.

 

Como datos adicionales conviene tener en cuenta lo siguiente:

 

8551.botonazul La regla fija es que cuanto más tiempo se mantiene el depósito, mayor es la rentabilidad que se puede obtener.

 Si se retira el dinero antes del plazo pactado en el contrato se suele establecer una penalización.

 Existen herramientas útiles como los simuladores de depósitos que nos pueden ayudar a elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

 Por los beneficios obtenidos de nuestros depósitos debemos pagar impuestos y debemos declararlos correctamente a Hacienda.

Sólo los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito pueden ofrecer estos productos.

 

Existe un sistema de garantía respaldado por la legislación española que está diseñado para quienes inviertan sus ahorros en depósitos no los pierdan en caso de que la entidad tenga problemas de solvencia. Este sistema funciona en todo el mundo y se llama Fondo de Garantía de Depósitos. Cubre hasta 100.000 € por persona. 

Publicidad

Destacados