Al cierre: si las bolsas disfrutan del verano será gracias a los bancos centrales

19/07/2013
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
FER 17,86 EUR 0,39% Operar
CLNX 22,10 EUR 0,36% Operar
MAP 2,56 EUR 0,27% Operar
DIA 0,72 EUR 0,20% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 19 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- El Ibex 35 ha terminado la semana con subidas del 1,26%, una oscilación mínima si tenemos en cuenta que el lunes los más agoreros advertían de que las nuevas revelaciones sobre el “caso Bárcenas” iban a dinamitar la ya de por sí escasa confianza que despierta la economía española en los mercados tanto de deuda como en la bolsa. El escándalo de supuesta financiación ilegal del Partido Popular (PP) no ha impactado en el parqué español en ningún sentido, y lo demuestra que esta semana el saldo acumulado del Ibex 35 es muy similar al del resto de plazas europeas. En general, los principales índices del Viejo Continente han terminado estas cinco jornadas con alzas del 1,5% de media.

Aunque la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha sumado hoy a otros miembros de su Ejecutivo al asegurar que el resultado de las subastas de deuda demuestran que a los inversores no les preocupa la situación política de España, los siempre irreverentes blogeros estadounidenses de ZeroHedge ironizaban en su twitter tras escuchar a Sáenz: “Dice que las ventas de deuda muestran que España capea las enfermedades de Rajoy. Pero no, lo que muestran las ventas de deuda de España es el respaldo del Banco Central Europeo (BCE), sólo eso”. Esta afirmación recuerda, por si alguien lo había olvidado, que lo que hay detrás de los mercados son los bancos centrales.

No en vano, ayer transcribíamos una de las apreciaciones más sensatas de las últimas semanas sobre España, la de Marchel Alexnadrovich, economista jefe para Europa de Jefferies, que en CNBC explicaba por qué la inestabilidad política es un problema para España, y su principal argumento era que podía afectar al compromiso del BCE de comprar deuda del país si la situación empeoraba: “Un colapso político (en España o Italia) podría provocar un vacío de poder nacional y, entonces, la activación de las OMT (compras de deuda del CE) se volverían problemáticas”. No hay que olvidar que esta intervención de la autoridad monetaria europea, de activarse, tendría que venir precedida del cumplimiento de nuevos requisitos económicos. Condiciones que un Gobierno débil no podría imponer con facilidad.

Los bancos centrales son los que deciden qué pasa en las bolsas. “Las turbulencias en los mercados financieros tras el mero anuncio de una \'disminución de la velocidad de crecimiento\' del balance (menores compras de activos) de la Reserva Federal (Fed), ponen de manifiesto lo difícil que va a ser volver a una política monetaria \'normal\' sin asistir a tremendos sobresaltos en los mercados financieros mundiales”, asume Jesús Sánchez-Quiñones González, director general de Renta 4 Banco, en un artículo titulado “Bancos centrales: La temporalidad de lo anormal”. Este experto recuerda que, desde la quiebra de Lehman Brothers, allá por septiembre de 2008, la política monetaria desarrollada por los bancos centrales es “anormal” y “extraordinaria”. “Nadie puede pensar que permanecerá así de forma permanente: ni los tipos de interés seguirán eternamente en los mínimos históricos actuales, ni los balances de los bancos centrales pueden crecer de forma indefinida”, advierte, aunque recuerda que el proceso de retirada será paulatino: primero se reducirá el incremento mensual del balance de la Fed; posteriormente se finalizarán las compras; y posteriormente, previsiblemente no antes de 2015, comenzarán a subir los tipos de interés y a no renovar los vencimientos de bonos en poder de la Fed.

Pero los mercados parece que no reparan en que la estrategia de salida no será brusca, y en cuanto Bernanke la anunció se tensaron. Sánchez-Quiñones avisa de que, aunque pocas semanas después, la calma ha vuelto, “conviene ser conscientes de la temporalidad de lo anormal. Los inversores deben prepararse para el final de la actual política de tipos ínfimos e inyecciones constantes de liquidez. Los bancos centrales introducirán los cambios de forma paulatina y de forma prolo

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados