Al cierre: el pesado Ibex 35, el esperado BCE y el riesgo de decepción

28/05/2014
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IAG 7,99 EUR 2,23% Operar
AMS 67,38 EUR 0,87% Operar
MEL 11,68 EUR 0,17% Operar
ITX 28,36 EUR 0,00% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 28 MAY. (Bolsamania.com/BMS) .- Sesión de más a menos y de menos a más en el Ibex 35. Tras marcar ayer máximos, hoy el selectivo español ha protagonizado una jornada de idas y venidas y al final ha cerrado con subidas del 0,40% en los 10.757,2 puntos, con otro máximo del año por poco y en máximos de la sesión. El resto de bolsas europeas han caído un leve 0,2% y al cierre de las plazas del Viejo Continente, Wall Street se mueve con leves caídas. Ya antes de comenzar la jornada, los analistas de Bankinter ya esperaban una sesión que podría ir precisamente de menos a más, “porque las subidas de las últimas cinco sesiones han sido intensas”.

Para Bankinter el “tono del mercado sigue siendo bueno”, y el analista técnico de Bolsamanía, José María Rodríguez, reconoce que el aspecto técnico del Ibex 35 sigue siendo alcista, pero se mueve de forma muy lenta y pesada: “Quitando dos o tres sesiones de mayo, el mercado se está moviendo este mes a base de sesiones con alzas del 0,4% o pérdidas de porcentajes similares”. El primer soporte del índice, según Rodríguez, está en los 10.559 puntos, “y mientras no se pierda...”.

Aún a riesgo de resultar cansino como el propio Ibex 35, no queda más que encomendarse como catalizador para ver algo de movimiento en las bolsas al Banco Central Europeo (BCE). Hace ya semanas que la reunión de la semana que viene de la autoridad monetaria de la Zona Euro es la fecha señalada en el calendario de unos inversores que esperan medidas no convencionales que afiancen la tímida recuperación económica y alejen el riesgo de deflación. Estas expectativas se cotizan desde la reunión de este mes de mayo, cuando el presidente Mario Draghi declaró que actuarían, aunque lo condicionó a las previsiones de inflación que el propio BCE elabora.

“Han creado expectativas pero también el riesgo a que esas expectativas queden defraudadas”, comentaba esta mañana en los micrófonos de Capital Radio Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4 Banco. “Cada vez que habla un miembro del BCE, sobre todo Draghi, se le da mucha importancia al análisis de sus palabras, y esta semana el mismo presidente ha vuelto a hacer hincapié en tomar medidas no convencionales”, recuerda, pero analiza las opciones de que dispone el BCE: bajar tipos al 0,10%, “que tendrá poco efecto”; poner en negativo la tasa sobre depósitos, “que tampoco será efectivo”; una QE de deuda pública, “que no se lo van a permitir por que el BCE sólo tomará medidas dentro de su mandato” y no puede financiar Estados; o una QE de deuda privada y titulizaciones, “para la que hace falta un mayor mercado”. Aunque para Quiñones la tónica es positiva, también “es más posible que el BCE defraude a que tome medidas efectivas a corto plazo, aunque de hecho es más posible que lo que haga sea despertar nuevas expectativas, en lo que Draghi es ya un experto”.

Desde el bróker de Bank of America Merrill Lynch advierten de que lo mejor es “tener cuidado con lo que deseas”: “Nuestro punto de vista es que cuando más tiempo se mantenga el BCE en modo acción para reactivar la economía, el dinero continuará viéndose forzado a entrar en activos de mayor riesgo para generar mayores rentabilidades. Nuestros economistas esperan que el BCE actúe en junio con un recorte de tipos de interés o con medidas para apoyar el crédito. No obstante, las últimas semanas han demostrado que el mercado podría verse tensionado por los estímulos del banco central. Una inflación más débil en la Zona Euro y los datos de crecimiento podrían activar una QE del BCE en algún momento, pero ambas son preocupaciones que avivan el riesgo de la sostenibilidad de la deuda”. Por eso titulan “cuando las malas noticias no son necesariamente buenas noticias”, en alusión a aquel “bad news, good news” que se instauró en Estados Unidos para explicar por qué las bolsas subían con los datos macroecónomicos negativos: propiciaban que la Fed mantuviera más tiempo sus estímulos: “El mercado parece estar anticipand

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados