¡Que no cunda el optimismo! Los tres puntos sensibles de España

07/05/2014
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
REP 16,75 EUR 1,64% Operar
MRL 12,15 EUR 0,87% Operar
AMS 78,92 EUR 0,84% Operar
DIA 2,01 EUR 0,83% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 07 MAY. (Bolsamania.com/BMS) .- Los seis doctores en Economía que forman la especie de think tank llamado EuropeG, entre ellos, Emilio Ontiveros, Antoni Castellso Josep Oliver, coinciden en que la clave para la economía española es la deuda. Un recordatorio que puede resultar obvio, pero cuya amenaza es tal que, “aunque el PIB creciera al 5% y el superávit exterior se mantuviese en los buenos niveles actuales, tardaríamos 10 años en que la deuda se redujera al 35% como pide la Comisión Europea para no incurrir en el procedimiento de déficit excesivo”, ha declarado Josep Oliver, de la Universidad Autónoma de Barcelona en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) en la presentación del quinto número del Policy Brief de EuropeG organizada por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).



Antoni Castells, que es además catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Barcelona, ha enumerado los tres puntos sensibles donde surgen las dificultades para la recuperación sostenible de la economía española: mantener el esfuerzo de competitividad; la sostenibilidad del saldo positivo por cuenta corriente, “que nos dice la historia que es difícil de conservar”; y el rebrote en los tipos de interés por los que se financia el país. “Los dos primeros son problemas estructurales, y el tercero estalla si se produce cualquier chispa que dispara el riesgo de que España tenga que pagar más por financiarse”. Y el endeudamiento es “sencillamente” la ecuación del ritmo al que crece una economía y el precio al que se financia.



Josep Oliver aporta las cifras que demuestran que los problemas que originaron la crisis continúan y que no ha regresado todo el capital que ha salido de España y esa salida solo la ha cubierto el Banco Central Europeo (BCE). “El endeudamiento es masivo. La deuda externa es extraordinaria. La deuda neta exterior es del 100% del PIB, un billón de euros, y los pasivos exteriores (España era emisor neto de capitales antes de la crisis y, a la vez, acumulaba déficits con la emisión de deuda nueva para financiar la inversión interna) se han disparado a 1,8 billones que ahora hay que refinanciar”. Oliver advierte que, con estas cifras, España está muy lejos del 35% que marca la Comisión Europea a partir del cual se entra en el procedimiento del déficit excesivo y recuerda además que el sector financiero es crítico, porque acumula cerca de un billón de los pasivos de España.



Ayer mismo, los datos del Banco de España demostraron que las entidades de crédito nacionales poseen el 29,54% de la deuda emitida por Tesoro (en cartera registrada), algo más que el 29,16% con el que terminó diciembre aunque menos al 33,51% alcanzado a finales de 2012. En 2007, antes de la crisis, era de apenas el 6,5% porque, entonces, los inversores extranjeros tenían más del 50% de la deuda emitida por España para financiarse. Ahora, la confianza de los no residentes según esta magnitud es del 41,1%.



Este endeudamiento es el punto crítico, “bueno, y el paro, que no hay ni que decirlo”, matiza Castells, que sobre los otros tres puntos sensibles, exportaciones y competitividad, es más optimista: “El saldo por cuenta corriente es evidente que se ha recuperado”, aunque después advierte que “debería ser objetivo de estado mantener este ritmo de exportaciones, porque no puede ser el recurso al que acudir cuando las cosas van mal en el interior”. De hecho, el catedrático advierte que las previsiones del INE para la demanda interna son “aterradoras para cualquier economista y sus motores son muy débiles” y también llama la atención sobre esa “evidente mejora del saldo exterior” porque “continuamos teniendo un agujero en la balanza energética pavoroso”.



La severa preocupación por la deuda de EuropeG parece contrastar con la idea que quiere transmitir esta especie de think tank sobre que el crédito debería reducirse aún más: “Hay un exceso de stock, sobre todo en la construcción, pero eso no significa que no deba fluir

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados