Préstamos personales; “el misterio financiero” de pagar más por menos

08/05/2014

Préstamos personales; “el misterio financiero” de pagar más por menos

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
GRF 24,35 EUR 2,83% Operar
CLNX 22,70 EUR 2,67% Operar
IDR 9,95 EUR 1,53% Operar
VIS 65,45 EUR 1,47% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Los préstamos personales se han consolidado como una vía para obtener liquidez. Sin embargo, aunque son más fáciles de conseguir, muchos se preguntan a qué se deben los intereses tan elevados que se pagan por ellos. En este artículo te ponemos al tanto del “misterio financiero” de pagar más por menos.

 

El misterio financiero prestamos personales

 

De acuerdo, nuestra cuenta de ahorro no está para muchos trotes, pero tenemos en perspectiva muchos proyectos a los que no podemos dar la espalda: concluir unos estudios, hacernos con el carné de conducir, reparar un electrodoméstico... Para todas estas necesidades de dinero contamos con los préstamos personales; una suerte de crédito que prospera dada esta crisis tan pertinaz. ¿Quieres saber qué beneficios puedes extraer de un préstamo personal? Pues no te despegues de estas líneas.

 

Si estás pensado en solicitar dinero al banco, quizás ya sepas que una de las primeras desventajas que algunos vislumbran en estos préstamos es el alto interés que se les aplica. Este “pero” se debe a que en los personales no se garantiza su retorno con bien alguno, aspecto que sí concurre en las hipotecas donde los bancos respiran tranquilos al saber que un inmueble avala la devolución de lo prestado.

 

Aunque esto no es del todo cierto. En ambos tipos de préstamo el cliente responde con sus bienes presentes y futuros ante cualquier impago, pero la diferencia estriba en que en los personales el banco ha de ponerse a la cola y aguardar su turno, pues puede que otros acreedores tengan preferencia sobre él.

 

En cambio, en las hipotecas ya sabemos cómo acaba la película: el banco ejecuta la hipoteca sin tener que “ceder el paso” gentilmente a nadie y recupera su dinero con la venta del inmueble sujeto a ésta. Ese es el quid que se oculta tras los intereses algo más altos que se abonan mediante un préstamo personal.

 

Pero quizás prefiramos no entablar demasiada relación con las entidades bancarias al uso. Para esos casos, surgen empresas como Cashper o ViaSMS, entre otras del ramo. Todas ellas conceden cantidades de hasta 500 o 600 euros sin necesidad de aval y su rapidez, además, anima a muchos a decidirse por ellas.

 

Así, Cashper aprueba sus préstamos personales sin reparar en el detalle de que el cliente se halle; ya esté inscrito en el Registro de Actuaciones Impagadas (RAI) o en el ASNEF; y gracias a su celeridad (en menos de una hora ingresa el dinero en la cuenta del solicitante) llega a tiempo para atajar una imperiosa necesidad de liquidez.

 

Por su parte, ViaSMS enfoca sus microcréditos personales a clientela con edades comprendidas entre los 25 y 65 años y desoye al ASNEF siempre que el destinatario del dinero no arrastre deudas superiores a los 1.000 euros.

 

En definitiva, si has estado atento, ya sabes en qué consisten los préstamos personales y a qué se deben esos altos intereses que te demandan por ellos. Y de paso, también te has enterado de otras maneras de obtener un dinerillo esquivando a las entidades bancarias. 

 

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados