Los últimos episodios de la crisis de la deuda argentina

22/08/2014
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CLNX 36,83 EUR 1,88% Operar
IBE 9,36 EUR 0,93% Operar
NTGY 24,53 EUR 0,90% Operar
GRF 26,69 EUR 0,79% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

6445.3642974364_5F00_587d279533_5F00_z

La crisis de la deuda argentina continúa. Hace pocos días se anunció que las negociaciones de un grupo de bancos, Citigroup, JP Morgan, HSBC y Deutsche Bank, para llegar a un acuerdo de compra de los bonos de los que son titulares los "fondos buitres" habían fracasado. Si se hubiese llegado a un acuerdo los nuevos titulares de los bonos le hubieran solicitado al juez Griesa que levantase el embargo sobre los 539 millones de dólares que el Gobierno argentino tiene depositados en The Bank of New York Mellon para hacer frente al pago de un vencimiento de la deuda reestructurada.

De esta manera el "impago parcial" de la deuda argentina, tal y como lo han calificado las agencias de rating, entra en una fase de incertidumbre que ya está produciendo efectos no deseados tales como:

- la escasez de dólares para que las empresas argentinas puedan efectuar los pagos de sus importaciones,

- la subida del dólar "blue", el que se cambia en el mercado negro, que cotizó los últimos días a 13,55 pesos por dólar, muy lejos del cambio oficial, 8,33 pesos por dólar, es decir un 62% menos,

- la subida de un titulo del Gobierno argentino, el Boden 2015, que ayer ofrecía a los inversores un rendimiento superior al 16% anual en dólares.

Y en el horizonte ya se apunta otras consecuencias que pueden llegar a ser más graves como la devaluación del peso o un impago total de la deuda ya que en septiembre vencen otros 200 millones de dólares de la deuda reestructurada.

La reacción del Gobierno argentino para evitar todas esas consecuencias y, al mismo tiempo, eludir el pago a los "fondos buitres" ha sido ofrecer la opción a los bonistas que aceptaron la reestructuración canjear los bonos actuales por otros que tendrían la misma jurisdicción, los tribunales de Nueva York y de Europa, pero que se cobrarían en Argentina.

Esta opción se ofrecería también a los acreedores que no aceptaron las reestructuraciones que se produjeron en 2005 y 2010, incluidos los "fondos buitre".

Esta solución, que tiene que ser aprobada por las Cámaras legislativas argentinas, no está exenta de dificultades:

- Los titulares de bonos reestructurados podrían no aceptarla por lo que implica de cambio de las reglas pactadas y, por tanto, de inseguridad jurídica ya que si ahora se acepta el cambio propuesto nada ni nadie les asegura que en un futuro no se vuelvan a cambiar las reglas, lo que, finalmente, puede llevarlos a exigir el pago total de la deuda sin la quita que supuso las reestructuraciones.

- Además el juez Griesa ha considerado ilegal la propuesta del Gobierno argentino lo que puede disuadir sobre todo a los inversores americanos de aceptar esta alternativa. Por ahora el juez no ha declarado el desacato del Gobierno argentino, ya que, entre otras cosas, todavía falta la aprobación de la Cámaras legislativas.

De acuerdo con el Premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, si no se logra una solución a este despropósito, que tiene su origen en una inversión de 48 millones de dólares que hicieron los "fondos buitre", las consecuencias pueden ser muy graves y no solamente para la economía argentina. "El reembolso en los términos estipulados por Griesa devastaría a la economía de la Argentina. NML Capital y los otros buitres, que a pesar de que en su conjunto solamente representan al 1% de los acreedores, recibirían un total de 1.500 millones de dólares. Otros acreedores que se negaron a participar en el proceso de reestructuración (6,6% del total) recibirían 15.000 mil millones de dólares. Y, debido a que en la reestructuración de la deuda se estipula que todos los acreedores que aceptaron dicha restructuración podrían demandar que sus deudas sean tratadas de acuerdo con los mismos términos que se otorgan a los acreedores que se negaron a participar en dicho proceso de reestructuración, Argentina podría tener problemas ya que tendría que pagar 140.000 millones de dólares adicionales.

Por lo tanto, cada ciudadano argentino podría adeudar más de 3.500 dólares – es decir más de un tercio del ingreso promedio anual per cápita.

 

Artículos relacionados:

30 de julio: día "d" para la deuda en Argentina, ¿qué pasará?

¿Me explicas lo de Argentina? ¿Ha suspendido pagos? Cronología

 

¡Síguenos en Redes Sociales!

7024.FB5270.TW

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados