La revolución de las impresoras 3D

27/08/2014
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IAG 6,37 EUR 1,02% Operar
TL5 5,72 EUR 0,92% Operar
MTS 15,61 EUR 0,53% Operar
FER 26,19 EUR 0,23% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

8032.impresora3d

Las impresoras en 3D han existido desde la década de 1980, pero recientemente sus patentes caducaron y ahora están disponibles para todo el mundo.

¿Por qué  esta tecnología es noticia continuamente?

Porque es una técnica que permite que cualquier persona que necesite un objeto concreto se lo pueda hacer en casa o encargárselo a una empresa para que lo haga en la cantidad exacta en que lo necesite.

Conocer las impresoras 3D de primera mano

Cuando aparece una nueva técnica nos cuesta comprenderla porque se le supone un aprendizaje específico que no está a nuestro alcance. Si uno de nosotros está intrigado por  la técnica de impresión 3D  y se nos dice que hay que saber manejar programas de modelaje y diseño en tres dimensiones o saber utilizar modelos comerciales, lo más probable es que nos echemos para atrás.

Así que lo primero que se requiere para aprovechar esta tecnología es que los interesados en ella puedan conocerla directamente.

3252.9028919394_5F00_b42552c21e_5F00_z

En Chicago, las impresoras 3D al alcance de todos

En Chicago, Julie Friedman Steele  y Mike Moceri  han creado una tienda La Experiencia de la impresora 3D ,  con la intención de dar a conocer la técnica a futuros usuarios.

El objetivo de esta compañía es acercar al público la fabricación de las impresoras 3D, su manejo, lo que se puede obtener de ellas en una casa o en una empresa,  y la posibilidad de intercambio mundial para la mejora rápida de la técnica. Esta iniciativa ha recibido reconocimiento nacional e internacional por su innovador propósito.

EL espacio comercial de La Experiencia de la impresora 3D tiene 1.800 m2, con 20 impresoras 3D y aplicaciones de modelado, en la que los visitantes prueban la técnica con sus ideas y sus manos.

Tiene tres zonas, una donde los visitantes diseñan un objeto fácil de usar, otra donde pueden explorar cómo se maneja esta tecnología para producir el objeto diseñado y,  mientras los visitantes esperan sus impresiones en 3D, pueden visitar otra zona donde seleccionan un elemento y ven como se hace.

Los visitantes pueden apuntarse para talleres de impresión en 3D, tales como Introducción al escaneado 3D o  Introducción al modelado 3D.

 Los interesados en entender mejor la técnica pueden hablar con expertos de la industria de impresión, profesores locales, artistas, diseñadores gráficos. Todos ellos dedican generosamente su tiempo y su conocimiento para informar a las personas que visitan el local.

 Además, La experiencia de la impresora 3D  muestra que estas impresoras son un método sostenible con un sistema que tritura los residuos para que se puedan utilizar para imprimir nuevos objetos.

Un futuro posible con las impresoras 3D

Esta técnica ofrece no solo de la posibilidad de producir en casa objetos sino la de producir en pequeñas empresas, de fácil tecnología y en el lugar que decida el empresario, productos formidablemente innovadores en el sector de la vivienda, en el de la confección, en el de la sanidad, etc. Esto implica que esta tecnología (entre otras, como la robótica) cuestiona las fábricas en cadena que conocemos, con sus posibles y bruscas deslocalizaciones, y permite un nuevo artesanado y empresariado creativo local, comunicado al instante con todos los artesanos del mundo que están trabajando en lo mismo.

Como dicen sus impulsores estadounidenses, esta tecnología cambia lo local para cambiar lo global (y viceversa).

 

Artículo relacionado:

¿Será nuestro trabajo sustituido por una máquina?

 

¡Síguenos en Redes Sociales!

7024.FB5270.TW

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados