recetas fiscales

Recetas fiscales: ‘sándwich’ holandés y un ‘doble’ irlandés

16/07/2015

Pese al apetitoso nombre del titular, no se trata de un post culinario

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SGRE 15,18 EUR 2,85% Operar
ACX 7,91 EUR 1,57% Operar
CIE 22,62 EUR 0,98% Operar
MTS 14,85 EUR 0,95% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Pese al apetitoso nombre del titular, no se trata de un  post culinario. Más bien, de dos trucos o agujeros fiscales existentes en Europa por el que algunas grandes empresas aligeran sus obligaciones con el fisco.

Double Irish

Irlanda admite como gastos deducibles en el país, los importes facturados desde otra empresa irlandesa, administrada desde un paraíso fiscal (en el argot “Double Irish”  o segunda irlandesa). Es decir, que el famoso tipo del impuesto de sociedades del 12,5% irlandés, en el caso de algunas grandes empresas sólo opera respecto del beneficio que no se traslada por este ingenioso sistema del “Double Irish” a un paraíso fiscal.

¿Cómo funciona?

El doble irlandesa permite a las empresas mover sus ganancias desde los países con altos impuestos hacia los paraísos fiscales. Por lo general, esto se hace mediante la transferencia de pagos de derechos de propiedad intelectual a una empresa en Irlanda, y luego a otra filial irlandesa registrada que sea residente fiscal en un país sin impuesto de sociedades, como las Bermudas. Los usuarios de esta manera pueden reducir su tasa efectiva de impuestos en algunos casos hasta menos del 2%. El truco es especialmente popular con la tecnología estadounidense y grupos farmacéuticos. Y es aún más atractivo si se utiliza en combinación con el "Sandwich holandés", en el que la transferencia entre las dos empresas irlandesas se encamina entonces a través de otra filial en los Países Bajos para reducir aún más la cantidad de impuesto pagado.

Sándwich Holandés

Aprovecha los convenios entre Holanda y sus antiguas colonias. Para no pagar impuestos en Irlanda por los pocos beneficios que quedan, estos se envían a la sociedad de Holanda, aprovechando que por estas operaciones tampoco se pagan impuestos, y de ahí se envían finalmente al segundo paraíso, pagando un impuesto irrisorio. El resultado final es que la totalidad del dinero se ha situado en los dos paraísos fiscales, sin haber pagado casi ningún impuesto

Lo más curioso es que las empresas que llevan a cabo estas estrategias de “optimización fiscal” no están cometiendo ningún fraude punible en ninguno de los países. Solo se están aprovechando de las discrepancias e inconsistencias entre los sistemas fiscales nacionales de los distintos Estados miembros para cambiar los beneficios a lugares de escasa o nula tributación o aplicando precios de transferencia entre las filiales del grupo.

OCDE y su estrategia para evitarlas

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) ha impulsado junto con el G20 un plan para evitar la erosión de bases imponibles y la traslación de beneficios (Plan BEPS).

Estas son algunas de las acciones propuestas:

  1. Abordar los retos de la economía digital para la imposición.
  2. Neutralizar los efectos de los instrumentos híbridos.
  3. Refuerzo de la normativa sobre la CFC.
  4. Limitar la erosión de la base imponible por vía de deducciones en el interés y otros pagos financieros.
  5. Combatir las prácticas tributarias perniciosas, teniendo en cuenta la transparencia y la sustancia.
  6. Impedir la utilización abusiva de convenio.
  7. Impedir la utilización abusiva de convenio.
  8. Asegurar que los resultados de los precios de transferencia están en línea con la creación de valor.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados