felicidad y exito

Un estudio revela que el éxito no nos da la felicidad

30/10/2015
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BKIA 1,82 EUR 1,68% Operar
CIE 22,54 EUR 1,53% Operar
AMS 67,76 EUR 1,32% Operar
ITX 28,88 EUR 1,23% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

 

¿El éxito da felicidad? No, la felicidad da éxito

¿Qué es lo que más desea en la vida? era la pregunta de una encuesta a más de 10.000 personas de 48 países. La respuesta de la mayoría fue “ser feliz”. La felicidad se consideró más importante que el éxito, la inteligencia, el conocimiento, las relaciones o la riqueza.

Alan Krueger  y Daniel Kahneman, éste último Premio Nobel de economía, publicaron un artículo titulado "¿Tenemos más diversión quizás?",  que planteaba la pregunta de si los progresos de los últimos cincuenta años han cambiado la calidad de nuestras vidas y nos permiten hacer lo que más nos interesa. La respuesta fue NO ya que la mayoría de las personas gastaban la mayor parte de su tiempo, un 80%, en actividades laborales insatisfactorias y tareas prácticas o simplemente se reponían de la tensión diaria, y empleaban el poco tiempo restante en actividades gratificantes.

La ciencia de la felicidad

La psicología tradicional ha enfocado la búsqueda de la felicidad intentando comprender nuestros sufrimientos, por el contrario la psicología positiva, un campo en rápido crecimiento, se ha planteado esta cuestión tratando de averiguar las condiciones que permiten que los seres humanos vivan disfrutando. La premisa de la psicología positiva es “se puede aprender a ser más feliz”.

Tal Ben-Shahar, profesor de Harvard especializado en psicología positiva, que impartió uno de los cursos más populares de la historia de esta Universidad, “La felicidad  de las personas les lleva al éxito”, ha comentado "la mayoría de la gente cree que llegar a tener éxito nos hará más felices… pero no es así, esto nos lleva a una felicidad a corto plazo".

El logro de la felicidad duradera requiere que disfrutamos del viaje de nuestra vida hacia un destino que consideramos con significado. La felicidad, por tanto, no es llegar a la cima de una montaña, la felicidad es la experiencia de escalar.

Las experiencias que nos proporcionan felicidad duradera combinan un disfrute y un significado que nos satisface tanto en el presente como en el  futuro. 

Cuatro modelos que seguimos para encontrar la felicidad

Según Ben-Shahar, buscamos la felicidad tomando decisiones siguiendo uno de estos cuatro modelos.

1. El hedonismo. Estas personas creen que pueden mantener la felicidad pasando de una actividad placentera a otra, despreciando cualquier propósito futuro.

2. La carrera de las ratas. Son las que están en el extremo opuesto, son incapaces de sentir felicidad en el presente porque creen que la alcanzarán en el futuro.

3. El nihilismo. Son las que creen que hagan lo que hagan no alcanzarán la felicidad, han perdido toda esperanza de ser felices.

4. La felicidad. Son las que se involucran en las actividades con las que disfrutan y tienen sentido para ellas y que, además, alimentan un futuro en el que también disfrutarán y será significativo, viven tanto para hoy como para mañana.

Según el mismo profesor, las personas experimentamos nuestra ocupación de una de estas tres maneras

1. como una trabajo que nos permite vivir,

2. como una carrera motivada por el dinero, el prestigio y el éxito,

3. o como una vocación, una tarea realizada como un fin en sí mismo.

Si somos personas con uno de los tres primeros patrones de conducta citados, cuando nos preguntemos qué tipo de ocupación queremos, nos fijaremos en los empleos que sabemos hacer y que más nos remunerarán y, entre ellos,  seleccionaremos la opción que nos hará disfrutar más. Pero la cuestión de hacer algo cuyo propósito tenga sentido para nosotros no entrará en nuestro horizonte. Y esta es la razón por la que la mayoría acaba haciendo un trabajo o una carrera, en lugar de desarrollar una vocación.

Para buscar y encontrar nuestra vocación, y encaminarnos hacia la felicidad, primero nos preguntaremos "¿qué actividades dan sentido a mi vida?", entre ellas “¿con cuál disfruto más?” y, por último, "¿puedo ser constante para realizarla?”.

¿Qué pasa cuando nuestro trabajo no es vocacional?

La mayoría de las personas en los países avanzados pasamos la mayor parte de nuestro tiempo con el sentimiento de que estamos esclavizados, no por un régimen, sino por factores que nos autoimponemos, como el prestigio, el deseo de agradar, la obligación o el miedo. Así, la mayoría  experimentamos la vida como una serie de tareas que tenemos que llevar a cabo en lugar de como la experimentan las personas creativas, ya sean artistas, empresarios, o padres, como una actividad que continuamente aprenden disfrutando.

Lee el estudio Would You Be Happier If You Were Richer?

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados