salario personalidad

¿Y si tener un buen salario depende (también) de tu personalidad?

31/07/2015

Los trabajadores con más tesón y menos neuróticos obtienen mejores salarios

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BKT 6,46 EUR 4,60% Operar
SAB 1,06 EUR 3,77% Operar
IAG 6,11 EUR 3,70% Operar
CABK 2,65 EUR 3,47% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

 

WebpageFX, la empresa norteamericana especializada en SEO y marketing digital, abrió un proceso de selección para contratar a un ‘happines manager’. Es decir, a un responsable de la felicidad… de sus empleados. En la que parte de su tiempo (un 55%) lo dedicaría a gestionar la felicidad del equipo –con un presupuesto para ello–, otra parte (20%) destinada a la búsqueda de nuevos empleados, otra (15%) a mantener las oficinas y el entorno en correcto estado de revista y el resto del tiempo repartido a medias entre promover la comunicación en el equipo y buscar nuevos servicios –company benefits– para el empleado. Para ello buscaban un licenciado universitario con al menos 3,5 años de experiencia, con habilidades para planificar eventos, un gurú multitarea que fuera “extremadamente extrovertido”.

Sin duda, los tiempos han cambiado y los requisitos labores también. Al igual que lo está haciendo la lógica tradicional en la que a más estudios y experiencia, mayores salarios que los economistas suelen explicar con el argumento de que esos trabajadores suelen ser más productivos. Pero dos individuos con el mismo nivel educativo y de experiencia, de igual género y con niveles de inteligencia similares es muy probable que ganen sueldos diferentes.

¿Y qué papel juega la personalidad del empleado o candidato en todo esto?

María Cubel se pregunta en un reciente post de Nada es Gratis ¿Por qué la personalidad afecta a los salarios?. Y dice: “Aunque existe al respecto una literatura amplia en Psicología, el interés de los economistas por el estudio del impacto de la personalidad en el mercado laboral es reciente. Las conclusiones de estos trabajos son tres: Primero, que los trabajadores con más tesón y menos neuróticos obtienen mejores salarios. Segundo, que la brecha salarial de género puede explicarse parcialmente por diferencias en personalidad. Y finalmente, que el efecto de la personalidad sobre los salarios es de magnitud comparable al de las habilidades cognitivas. Sin embargo, esta literatura emplea datos de encuestas salariales. Por tanto, se desconoce el mecanismo que genera estos resultados. Quizá la personalidad hace a los trabajadores elegir mejores trabajos, o los hace más productivos. O mejores negociadores, o colegas más agradables, o subordinados más receptivos. Por ejemplo, se sabe que los empleados con mayor afabilidad obtienen salarios menores. Sin embargo, dado que los individuos más afables tienden a ser más altruistas, puede que estos obtengan salarios bajos, no porque sean menos productivos, sino porque aceptan ofertas peores o porque asumen más non-promotable tasks, esto es, tareas necesarias para la organización pero personalmente improductivas”.

Otro estudio analizó la personalidad de 359 sujetos (estudiantes de la University of New South Wales) tras asignarles una tarea y comparar los resultados y tal como se recoge en este blog, demostró que la relación entre productividad y salario estaba asociada a la personalidad. Los sujetos más concienzudos y emocionalmente estables recibieron una mayor recompensa por su trabajo, al igual que en la vida real, dado que el estudio controló extremadamente las condiciones y esto solo dependía de la productividad, se puede concluir que fueron más productivos.

Llama la atención también la diferencia por cuestión de género en los resultados. Las mujeres puntuaron más alto en neuroticismo, esto es menor estabilidad emocional, más ansiedad y más cambios de humor. Sin embargo el neuroticismo se asoció a una menor productividad. Pero aquéllas que demostraron ser más abiertas a nuevas experiencias –eran más imaginativas, artísticas y orientadas de forma más intelectual– recibieron menor recompensa en el estudio.

Finalmente, las mujeres más extrovertidas fueron también menos productivas, mientras que en los hombres esta cualidad de la personalidad tuvo el efecto contrario. Esto se debe tal vez a que ‘ser extrovertido’ tiene significados diferentes para hombres y mujeres: ellos suelen ser más asertivos y ambiciosos y ellas, más sociables y gregarias.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados