China y Rusia engordan la despensa mundial de oro a máximos de 2001

12/10/2016
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CIE 23,22 EUR 3,11% Operar
IAG 6,45 EUR 2,22% Operar
AMS 73,90 EUR 1,40% Operar
VIS 62,75 EUR 1,05% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

En un mundo inundado de dinero, la tenencia de oro por parte de los países sigue progresando, casi sin excepción, cada trimestre. El volumen total se acerca ya a las 33.000 toneladas, una cifra que, según el Consejo Mundial del Oro, no se supera desde 2001. Estados Unidos se confirma como el líder destacado en la clasificación mundial, pero la atención se centra ahora en dos de los principales países emergentes: China y Rusia.

Más que nada, porque son los países que más vienen progresando en el ranking mundial. Y como suele ocurrir con economías de un tamaño como el suyo, su evolución no es precisamente discreta, sino que implica multiplicar por varias veces las cifras que mostraban hace tan solo unos años.

Según los últimos datos del Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés), correspondientes a la última semana, China es el quinto país que más oro tiene -excluyendo de la lista las cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI)-, con 1.833 toneladas, cuando a finales de 2014 apenas tenía 1.054 toneladas y cuando a comienzos de 2001 apenas tenía 395. En cuanto a Rusia, sigue a China en la clasificación, con 1.533 toneladas, el doble de las que guardaba en 2010. En dinero, y con datos oficiales de cierre del segundo trimestre a un precio de 1.320 dólares por onza, la despensa de oro de China tenía un valor de 77.422 millones y la de Rusia, de 63.640 millones de dólares -69.000 millones de euros y 57.000 millones de euros, respectivamente-.

Eso sí, ninguno de los dos se acerca siquiera a Estados Unidos. La Reserva Federal (Fed) custodia 8.133,5 toneladas de oro, que equivalen a 345.374 millones de dólares y al 76% de sus reservas extranjeras.

Esta última es, precisamente, la magnitud que manifiesta el recorrido aún tiene por delante un país como China, puesto que sus tenencias de oro apenas representan el 2,4% de su despensa total de reservas, la más mayores del mundo con un volumen de 3,16 billones de dólares. Si el gigante asiático continuara con su intención de atesorar más oro y se acercara a los parámetros de algunos de los principales tenedores de metal precioso -junto a EEUU, otros como Alemania, Italia o Francia tienen cerca del 70% de sus reservas en oro-, China se convertiría en el mayor guardián de oro del mundo, con una proporción que superaría incluso las 50.000 toneladas de oro.

EL MAYOR VOLUMEN DESDE 2001

El apetito chino y ruso resulta clave en el incremento de las tenencias de oro por parte de los países y los bancos centrales que los custodian. Según el WGC, la semana pasada las reservas de oro mundiales crecieron hasta las 32.977 toneladas, el mayor volumen desde el primer trimestre de 2001.

De este modo, el volumen total vuelve sobre sus pasos, después de que en 2009 llegara a caer por debajo de las 30.000 toneladas. Pero justo en ese momento, coincidiendo con el histórico paso adelante que los bancos centrales comenzaban a dar entonces para luchar contra la crisis, se produjo el viraje tras casi nueve años de descensos. El grueso del incremento de más de 3.000 toneladas visto desde entonces corresponde fundamentalmente a China y Rusia, pero también a países como Arabia Saudí (acumula 322,9 toneladas, frente a las 143 que acumulaba 15 años antes) o Turquía (474 toneladas, cuando hasta 2011 se movía en las 116 toneladas).

Esta tendencia evidencia que, en un momento en el que precisamente las políticas de los bancos centrales han pasado factura sucesivamente al dólar estadounidense, la libra o el euro durante la crisis, varios de los principales países emergentes han buscado diversificar sus reservas y han buscado un mayor cobijo en el oro. Sobre todo, porque las extraordinarias políticas de los bancos centrales han desatado también otra consecuencia no menos extraordinaria: los tipos negativos en la deuda pública.

"Las continuas compras de los bancos centrales prueban una vez más cómo los gestores de las reservas ven al oro como un importante activo de reserva, especialmente para diversi

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados