Yellen estrena la era Trump con el temor de dinamitar la recuperación

14/12/2016
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BKIA 3,94 EUR 1,57% Operar
IDR 11,93 EUR 1,53% Operar
CABK 3,95 EUR 1,21% Operar
MAP 2,75 EUR 1,03% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 14 DIC. (Bolsamania.com/BMS) .- Aún no se ha producido. Pero suena a viejo. Es tal la similitud de la situación actual con la de 2015 que parece que esto ya se ha vivido. Hace un año, y tras muchos meses de espera, la Reserva Federal (Fed) aguardó hasta la última reunión del ejercicio para elevar los tipos de interés. Justo lo que ha pasado de nuevo en 2016, un año en el que llegaron a esperarse hasta cuatro incrementos del precio del dinero que, finalmente, van a quedar reducidos a uno, el que anunciará hoy.

Porque todos los jugadores del mercado dan por hecho que la Fed elevará la tasa federal de fondos en 25 puntos básicos desde la horquilla actual entre el 0,25% y el 0,5%. Las previsiones para el año que viene oscilan entre otras dos y tres subidas, que van en línea con las proyecciones de los miembros del banco central de la reunión de septiembre -que se actualizarán este miércoles- que establecieron un objetivo medio para los tipos del 1,32% el próximo año.

Yellen y el resto de miembros del Comité (FOMC, por sus siglas en inglés) se enfrentan a un dilema, con prácticamente pleno empleo -el último Informe Laboral situó la tasa de paro en el 4,7%- y un IPC subyacente que ya supera el 2%, nivel que tiene como meta para la inflación. Estas variables dan como resultado que la Regla de Taylor, ecuación usada recurrentemente como guía futura por la autoridad monetaria, establezca el objetivo de tipos en el 4%.

Pero a pesar de que la Regla de Taylor y los tipos establecidos por la Fed tuvieron una evolución similar hasta el año 2009, nadie en el mercado cuenta con que esto sea una posibilidad real a corto o medio plazo. Todo lo contrario. La propia normalización de los tipos supone una amenaza para la recuperación de la primera economía mundial ante la ola de ventas producida durante las últimas semanas en el mercado de renta fija y las expectativas generadas por los anuncios preelectorales de Donald Trump, antes de resultar elegido el pasado 8 de noviembre.

La caída de los precios de los bonos -con la consiguiente subida de las rentabilidades- se produce, explica Álex Fusté, economista jefe de Andbank, por las expectativas generadas ante el anuncio de políticas de gasto y rebajas de impuestos. Algo que inevitablemente, si se produce, implicará la emisión de más deuda pública. Y a más oferta, menores precios -y mayores retornos-. Además, el retorno de la inflación desincentiva la demanda -bajan los tipos de interés reales con el crecimiento más fuerte de los precios-, con lo que alimenta esta tendencia.

Lo anterior incide de lleno en el crecimiento económico, que actualmente se mueve en ritmos superiores al 2%: “Las expectativas generadas por Trump seguirán impulsando las bolsas y hundiendo el mercado de deuda”, señala el experto. “A medio plazo, el aumento de las rentabilidades de los bonos representa un evidente aumento en el coste del capital, ya que encarece la financiación, justo en un momento de claro retroceso en los retornos del capital, lo que afectará negativamente a la inversión y al PIB”, puntualiza Fusté.

El coste del capital son los recursos financieros que necesita una empresa para llevar a cabo una inversión. Si el retorno esperado supera al coste necesario, incentiva la inversión. En caso contrario, supone un desincentivo. Si hay menos inversión, la incidencia en el crecimiento es negativa, con lo que se traduce en un freno a la recuperación. Además, si el rendimiento que se saca a ese capital es inferior a lo que cuesta ese capital, directamente se está destruyendo valor, algo que terminaría castigando a la bolsa.

Estados Unidos se enfrenta de esta forma a un problema que ya sufre Europa, pese a que las empresas del Viejo Continente utilizan en menor medida la emisión de deuda como vía de financiación que sus homólogas europeas. Para el gobernador del Banco de Francia y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), François Villeroy, es el principal lastre de la recuperación e

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados