¿Tus acciones están prestadas y no lo sabes?

28/12/2016
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
MEL 11,43 EUR 4,57% Operar
CLNX 20,92 EUR 3,00% Operar
TRE 24,44 EUR 2,24% Operar
TL5 9,10 EUR 1,60% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Transparencia y confianza. Dos realidades que deberían estar muy presentes en la relación entre las entidades financieras y los brókers y sus clientes y que, a día de hoy, están considerablemente menoscabadas. La sentencia de la Unión Europea sobre las cláusulas suelo, en contra de los bancos, es el último capítulo de una historia que se repite y que va más allá, puesto que alcanza a más productos y activos financieros.

Urge normalizar las relaciones entre las partes y para ello hay que trabajar en la transparencia y restituir esa confianza perdida, algo que sólo se conseguirá si ambos, entidades y clientes, salen ganando sin que ninguno trate de hacerlo a costa del otro. Esta necesidad debería incluir a una operativa siempre envuelta en polémica, como la de ponerse cortos o bajistas en un valor, y en torno a la que no abunda la transparencia.

El Nuevo Sistema de Compensación, Liquidación y Registro de Valores ha traído cambios que aún no están del todo asimilados y que convendría explicar a fin de evitar sorpresas desagradables en un futuro. Uno de ellos supone el uso generalizado de las cuentas de 'segregación general', también conocidas como cuentas omnibus (OSA, Omnibus Segregated Account). Estas cuentas implican que el bróker donde se abre la cuenta es el único titular de las acciones de todos sus clientes de forma agrupada, al tiempo que mantiene un registro interno con detalle de quién es el propietario real de cada acción. Si se quiere figurar como propietario de las acciones, entonces el cliente debe solicitar una cuenta de 'segregación individualizada' (ISA, Individual Segregated Account), en la que el titular de las acciones sigue siendo el bróker, pero de manera conjunta con el cliente.

En la práctica, el cliente que tiene una cuenta omnibus también disfruta de determinadas ventajas que pueden traducirse en menores comisiones o beneficios de algún otro tipo que impliquen, igualmente, pagar menos dinero. Trabajar con cuentas de 'segregación general' beneficia al bróker (ahorra costes de transacción con los intermediarios y hace la operativa más fluida) y éste repercute esos beneficios al cliente.

Sin embargo, la clave, como siempre, está en la letra pequeña y, otra vez, en la transparencia, porque el bróker tiene también otras formas de beneficiarse de las cuentas omnibus, mediante el empleo de las acciones del cliente, de las que éste último no siempre es consciente. Es lo que ocurre, por ejemplo, en el préstamo de valores, que sirve como base para abrir posiciones cortas o bajistas.

EL PRÉSTAMO DE ACCIONES QUE ESTÁ EN LA LETRA PEQUEÑA

"Aquí lo importante es que el dueño de las acciones sea consciente de que se prestan". Esta es la idea principal, en opinión del director general de Renta 4, Jesús Sánchez Quiñones, cuando se debate sobre la idoneidad o no de que el bróker titular de tus acciones las preste para que un tercero se ponga corto.

Cuando alguien quiere invertir a la baja por un valor, vende primero caro para luego comprar barato, y para eso necesita que le presten las acciones. La práctica de prestar títulos, mucho más extendida entre los brókers extranjeros que entre los españoles, es 'más fácil' para el bróker cuando trabaja con cuentas omnibus, que le otorgan la titularidad de las acciones. Eso sí, para que el bróker puede prestar tus títulos, previamente deberá estar autorizado para ello, y ahí es donde entra en juego, de nuevo, la letra pequeña de los contratos que firmamos. "El problema es que los contratos a lo mejor tienen 'cuatrocientas' cláusulas y que son contratos de adhesión", explica Sánchez Quiñones, por lo que no puedes pedir quitar una cláusula concreta si no te convence.

En España es complicado encontrar un bróker que preste acciones. El bróker de origen holandés Degiro, que opera aquí desde finales de 2013, sí lo hace. Degiro ofrece dos cuentas, la 'Basic' y la 'Custody', y si optas por la primera de ellas, el contrato recoge que le das al bróker la autorización p

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados