Enrique Tomás, cadena de charcuterías española, llega a México con todo su sabor ibérico

09/12/2016
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CABK 3,94 EUR 1,05% Operar
SAN 5,56 EUR 0,93% Operar
DIA 4,09 EUR 0,89% Operar
VIS 52,45 EUR 0,88% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

La cadena de charcuterías Enrique Tomás ha decidido instalarse en México para iniciar una nueva etapa de expansión, en un mercado que consideran tiene gran potencial de crecimiento y que les asegura un crecimiento sostenido a corto plazo.

Enrique Tomás es líder en la venta de Jamón Ibérico con más de 30 años de experiencia en el sector, fue creada en 1982 como empresa familiar y en 2010, la empresa inicia su proyecto de crecimiento a través de dos vías: las tiendas propias y las franquicias.

Ahora llega a México con una inversión por tienda de alrededor de 120 mil euros y prevé la apertura de cinco establecimientos por año, para así llegar a los paladares mexicanos con los sabores salados y especiados de los diferentes tipos de jamón serrano.

El maestro jamonero Enrique Tomás, señaló que eligió el mercado mexicano debido a que en la actualidad es un referente en el mundo, aunado a que la firma cuenta con un plan de expansión ambicioso no sólo en cantidad, sino en calidad.

En ese sentido, refirió que se prevé la apertura de otra charcutería en febrero de 2017, en tanto que la tercera será alrededor de mayo. “Hay un plan de expansión en México de unas 25 tiendas en cinco años”, precisó.

Con la apertura de esta tienda, en el centro comercial Miyana en Polanco, la firma inicia operaciones en América Latina y Estados Unidos, lo que la convierte en una de las primeras cadenas de jamón y barra de degustación con más de 80 establecimientos en el mundo.

El también autor de libros como Grandes mentiras sobre el jamón y La experiencia del jamón, refirió que el monto de inversión para cada tienda es de alrededor de 120 mil euros, en tanto que para los almacenes será de alrededor de un millón de euros.

VENTA DE PRODUCTOS ÚNICOS

Explicó que el establecimiento, cuyo valor promedio de cubierto oscilará en los 250 pesos, cuenta con tres tipos de jamón; el de gran reserva, el de bellota y el ibérico de bellota, los cuales se derivan en seis diferentes categorías, entre las que destacan los originarios de las regiones de Extremadura, Valle de los Pedroches, de Segovia y de la Sierra de Huelva.

La firma contará con venta directa de una selección de productos de excelencia como jamón de gran reserva, ibérico y de bellota, el cual tiene un proceso de selección y preparación distinto; así, los cerdos se alimentan en bosques mediterráneos a base de bellotas y plantas silvestres.

Durante la cata de este alimento, se explicó que el jamón es la carne curada que proviene de la pata delantera o trasera del cerdo, el cual puede ser blanco o ibérico, de acuerdo con su raza y alimentación varía su sabor.

Así, el jamón reserva, proviene del cerdo blanco, el cual vive en granjas y su alimentación está basada en pienso y cereales, con lo que se logra un sabor suave, pero salado, el tiempo de curación oscila en 12 meses.

En tanto, el jamón ibérico proviene del cerdo de dicha región, su alimentación consiste en bellotas y su proceso de curación es de 24 meses, la característica de este alimento es el veteado.

El jamón bellota, al igual que el ibérico, proviene de cerdo cuya alimentación consiste en bellotas, plantas silvestres y hierba, a diferencia del anterior, su proceso de curación es de 36 meses.

La primera fase del proceso de curación consiste en la salazón, en la que se cubre la pieza con sal para así favorecer la deshidratación, conservación, creación de aromas y aparición de su tradicional color; luego viene el proceso de lavado y asentamiento, cuya fase dura alrededor de nueve meses y en la que se elimina la sal adherida y se cuelga para la distribución de la misma.

Luego, viene el proceso de secado, en el que la pieza se cuelga de un techo en penumbras, posteriormente viene el proceso de maduración, en el cual los jamones se cuelgan de bigas en los techos de unas salas espaciosas llamadas bodegas a una temperatura de entre 15 y 20 grados, con una humedad de entre 60% y 80%.

“Estamos en constante evolución para adaptarnos a las necesida

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados