Las 3 lecciones que los emprendedores pueden aprender de Michael Dell

26/02/2016
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SGRE 11,54 EUR 3,50% Operar
VIS 55,24 EUR 3,33% Operar
CLNX 21,60 EUR 0,77% Operar
MAP 2,67 EUR 0,60% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Michael Dell, fundador de Dell Computer Corporation, es uno de los mejores ejemplos para todos los emprendedores. El creador de una de las empresas que revolucionó el mundo de los ordenadores en la década de los 80 dice no saber exactamente cómo logró el éxito, aunque sí sabe cuáles son las tres características que debe tener cualquier persona que quiera poner en marcha su propia empresa.

Según recoge el portal América Economía, Dell fundó su empresa en su dormitorio de la Universidad de Texas y para 1992, sólo ocho años después de poner en marcha la compañía, el emprendedor se convirtió en el CEO más joven de la lista de Fortune 500.



Dell encontró una oportunidad de negocio al darse cuenta de que ninguna compañía vendía directamente los ordenadores a los consumidores, por lo que decidió construirlos con sus propias manos y venderlos a sus compañeros de la universidad, y así fue como nació su empresa.

Se centró en construir buenas máquinas, con un servicio eficiente de soporte técnico y a un bajo precio, y esa fue la clave del éxito. El propio Dell se refiere a tres claves que, en su opinión, debería tener en cuenta cualquier emprendedor. Es lo que llama las tres P: pasión, problema y propósito:



1. Encontrar una pasión

Las personas que ponen en marcha su propia empresa son las que trabajan más duro, aunque Dell apunta que un verdadero emprendedor es aquel que siente una gran pasión por lo que hace. Para un empresario que realmente se entusiasme con lo que hace el trabajo será una actividad divertida, mientras que para otros será algo que le ocupa demasiado tiempo.

2. Encontrar un problema y solucionarlo

La idea de la que surge cualquier negocio siempre aparece ante un problema común y la necesidad de darle una solución. Cuanto más grande sea el problema, mayor será la oportunidad. No obstante, hay que tener en cuenta que aunque los negocios avanzan las necesidades cambian y siempre hay otros retos por resolver.



3. Encontrar un propósito

Mientras que la pasión y un problema son suficientes para empezar un negocio, el propósito es el que da sentido a todo. El propio Dell sigue sin estar seguro de si su empresa lo ha encontrado, aunque sí tiene claro que la compañía se centró en acelerar la adopción de la tecnología a escala global y cumplió su objetivo.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados