Niños tecnología

¿Cómo son las familias de hoy?

01/04/2016
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SGRE 12,08 EUR 2,16% Operar
AENA 171,00 EUR 2,09% Operar
FER 25,97 EUR 1,96% Operar
IDR 8,50 EUR 1,43% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Se puede afirmar que los niños de este siglo están más protegidos que los niños de generaciones anteriores.

Las mejoras del nivel de vida y el progreso de la medicina han hecho descender constantemente las tasas de mortalidad infantil y el mayor nivel educativo de los padres hace que se  impliquen más en la educación de los hijos.

Pero, junto a estos importantes logros, parece que los rápidos cambios demográficos, sociales y tecnológicos del mundo de hoy desconciertan a padres e hijos.

La familia actual

  • La familia es cada vez es más pequeña. Aumenta el número de hijos únicos que desconocen lo que es interactuar y compartir la infancia con hermanos.
  • La vida que los padres ofrecen a sus hijos frecuentemente implica reducir su tiempo libre y sustituir sus juegos tradicionales por juegos de ordenador.
  • Los padres, en un mundo que se transforma vertiginosamente, tienden a sobreproteger a sus hijos y estos, a su vez, se sienten presionados por las expectativas de sus preocupados padres.

Los adultos que viven estas circunstancias a menudo se preguntan qué consecuencias tendrá para sus hijos vivir bajo la influencia de los actuales cambios sociales y las nuevas tecnologías.

El estudio Tendencias que perfilan la educación, que acaba de publicar la OCDE, no da respuestas concluyentes a estas difíciles cuestiones pero intenta establecer los problemas más importantes a los que tienen que enfrentarse padres, educadores y responsables políticos para preservar el bienestar de los niños. 

3755.girls_2D00_739071_5F00_960_5F00_720

Los niños en las familias modernas

En promedio, los padres de todos los países de la OCDE tienen más edad, más educación, menos hijos y se sienten más responsables de la educación de estos. Como resultado, tienen más tiempo y recursos para participar en su educación.

Sin embargo los cambios de las últimas décadas han transformado drásticamente la estructura familiar, las familias son cada vez más pequeñas, se tienen hijos más tarde o no se tienen. La familia nuclear, con el padre, la madre y los niños, es cada vez más rara.

Las familias monoparentales o reconstruidas van en aumento:

  • A mediados de la década de 1980, el 5,5% de los niños crecieron en familias con un solo progenitor, una cifra que se elevó al 14% en 2012  y se espera que llegue a entre el 30% y el 40% en 2030;
  • Los niños que crecen con un solo padre necesita más apoyo en el hogar y en la escuela, por lo que la demanda de ayuda para estos niños crece rápidamente en momentos en que muchos países tienen dificultades presupuestarias para proveer este cuidado; 
  • Como los hogares son cada vez más pequeños, el intercambio entre las generaciones es cada vez más escasa. 
  • Se necesita ayuda institucional para asegurar que niños y mayores se relacionen;
  • Y, por último, los hombres deben ser apoyados para que puedan participar más en el cuidado y aprendizaje de sus hijos, especialmente en edades tempranas.

Los niños y la tecnología

Aunque los medios interactivos pueden ser útiles para aumentar el vocabulario y la comprensión de la lectura en los niños en edad preescolar o mayores no deben ser el sustitutivo de la relación de los niños con los padres o con otros niños, interacciones fundamentales para su desarrollo cognitivo, emocional y social.

Los niños en el ambiente seguro que ofrecen los padres aprenden a explorar su entorno, con el juego no estructurado, y cuando interactúan con sus amigos aprenden a socializarse, con los juegos colectivos.

La cultura familiar es la que conduce las experiencias de  los niños, por ello la inteligencia de los padres y de los adultos que los que cuidan será la que decida el empleo correcto o no de la tecnología en su crecimiento. No hay razón alguna para que los padres no utilicen la tecnología para divertir y enseñar a sus hijos, algo semejante a sentarse a leer con ellos un libro.

La clave es, pues, que los padres sean muy conscientes de utilizar la tecnología como enriquecimiento del aprendizaje y no como sustitutivo de sus relaciones afectivas.

 

Artículos relacionados

¿Sabes si tus hijos y tú usáis la Red de manera segura?

Las ciudades inteligentes del siglo XXI

Así puede ayudar la tecnología a la educación... y viceversa

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados