Análisis | Los digitales y una TV fuerzan la dimisión de Soria

15/04/2016
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IDR 8,76 EUR 1,74% Operar
IAG 6,91 EUR 1,50% Operar
FER 18,04 EUR 0,92% Operar
ENG 25,71 EUR 0,74% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Por primera vez, dos medios únicamente digitales, El Confidencial y elDiario.es han conseguido, junto a La Sexta y al trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) sacar a la luz una investigación que ha forzado la dimisión de un ministro en España. El ministro Soria no ha tenido más remedio que dimitir después de haber intentado mentir a la opinión pública y a su propio gobierno. Cuando apareció su nombre en los ‘papeles de Panamá’, lo negó todo.

Después, en tono balbuciente, admitió algún vínculo familiar remoto y mal interpretado; finalmente, su firma ha aparecido al pie de cuentas Offshore en Jersey, el gran paraíso fiscal británico que la comunidad europea y occidente en general toleran en lo que es sin duda la mayor muestra de cinismo fiscal que pueda concebirse. En definitiva, Soria se ha ahogado en sus propias contradicciones y falacias, e, incapaz de dar una versión exculpatoria verosímil de los hechos que casase con las pruebas irrefutables, no ha tenido más remedio que eclipsarse vergonzantemente por la puerta de atrás esta mañana. Con toda la razón, la vicepresidenta y portavoz del Gobierno no ha querido pasara el mal trago de defender lo indefendible en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.

Es evidente que Rajoy nombró de buena fe a José Manuel Soria ministro de Industria, confiado en que el hecho de que hubiera superado sus dificultades judiciales aseguraba su integridad. Como es conocido, Soria fue exonerado del ‘caso Salmón’, en el que fue acusado de venalidad. Y sin embargo, la lectura de la biografía de Soria permite poner seriamente en duda la pertinencia de nombrarle ministro. Porque, como es obvio, para alcanzar tal cargo en el ejecutivo de un gran país como es el reino de España no basta con no tener antecedentes penales: hay que acreditar una conducta intachable, sin borrones de ninguna clase. Porque hay antecedentes inhabilitantes que no son delito.

Esa hoja de servicios de Soria no está sin embargo todo lo limpia que debería estar. El referido ‘caso Salmón’ incluye un viaje de Soria al festival de Salzburgo y a Noruega en el jet privado de un rico empresario canario que mantenía relaciones económicas con el cabildo de Gran Canaria del que Soria era presidente. La Justicia dictaminó que aquella relación no era delictiva pero el sentido común avisa de que sí era cuando menos impropia. También son conocidas sus relaciones dudosas con uno de los mayores empresarios hosteleros de las islas, Enrique Martinón, quien también aparece en los ‘papeles de Panamá’…

Como la mujer del César, los ministros del reino no sólo han de ser honrados: tienen también que parecerlo, algo que no sucede en este caso.

Antonio Papell

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados