BREXIT: El resultado del referéndum es una mayoría de votos favorable al Brexit (51,9% frente a 48,1%), con una diferencia de 1,3 millones de votos. Claves del calendario para gestionar la salida del Reino Unido de la UE.- Los resultados del referéndum no suponen la salida inmediata del Reino Unido, ya que el artículo 50 del Tratado de Lisboa especifica que todo estado miembro que decida retirarse de la UE deberá notificar formalmente su intención al Consejo Europeo. Se considera que serían necesarias al menos 6 semanas para preparar todos los retos que habría que afrontar, a pesar de que Cameron expresó su compromiso de llevar a cabo el mandato del referéndum de forma rápida. Una vez que dicha notificación sea remitida, comenzará un proceso de negociación que no podrá extenderse durante más de 2 años, salvo que el resto de estados miembros decidan ampliar dicho plazo oficial. Conviene recordar que el Reino Unido no estará presente en las deliberaciones del Consejo Europeo en las que los estados miembros pactarán las condiciones que ofrecerán al Reino Unido para su salida y que el parlamento Europeo tiene derecho de veto sobre los acuerdos que se alcancen con el Reino Unido. Los tratados de la UE dejarán de aplicarse a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de salida de la UE. En el corto plazo, la cita oficial más inmediata es la Cumbre Europea de los días 28 y 29 de junio, aunque es probable que se convoque una reunión de emergencia a lo largo de este fin de semana, en la que se buscará emitir una declaración conjunta defendiendo el compromiso de los estados miembros con una Europa más integrada y mostrando una posición dura y pragmática con el objetivo de evitar un efecto contagio que pudiera fomentar la convocatoria de referéndums en otros países europeos con presencia relevante de partidos euroescépticos. El rechazo de los británicos al “Bremain”, posición defendida por el Primer Ministro, puede provocar la dimisión de David Cameron, aunque se prevé que permanezca al frente del Gobierno hasta otoño, ya que la mayoría de diputados de la Cámara de los Comunes (incluyendo los partidarios del Brexit) consideran que es más conveniente esperar unos meses y concederse un plazo para que la UE reconozca que la mejor alternativa es mantener una estrecha relación comercial con Reino Unido y pueda adoptar una postura más constructiva. Una vez que se active el Tratado de Lisboa y se produzca esa petición formal, Reino Unido deberá renegociar 80.000 páginas de acuerdos con la UE y de legislación comunitaria que ha sido adoptada por Gran Bretaña durante sus años de pertenencia a la UE, por lo que no se puede determinar cuánto puede durar este proceso. En el invierno 2016-2017, se afrontará otro desafío, que constituye la elaboración del nuevo presupuesto de la UE sin la participación de uno de sus principales contribuyentes, mientras se negocian los derechos recíprocos entre comunitarios y británicos, pensiones de funcionarios británicos que trabajan en la UE, la reubicación de las agencias de la UE con sede en Reino Unido y la situación en la que quedan los 2,9 millones de ciudadanos de la UE que viven actualmente en Reino Unido. Posteriormente, se abordarán 2 temas muy comprometidos: (i) Las negociaciones sobre los acuerdos comerciales, un aspecto muy comprometido ya que el 44% de las exportaciones británicas tiene como destino la UE y, una vez que se firme la salida oficial, las condiciones comerciales y aranceles se determinarán en una etapa inicial según las condiciones de la OMC. (ii) Los acuerdos para la prestación de servicios financieros, ya que las entidades financieras que quieren tener acceso al mercado único deben disponer de una filial en un estado miembro y el sector financiero tiene una importancia crítica en Londres en términos de economía y empleo. En resumen, el proceso de salida de la UE, la negociación de los tratados y la configuración de las nuevas relaciones comerciales entre la UE y el Reino Unido es un proceso con elevada incertidumbre, un calendario escasamente predecible y un plazo muy superior a los 2 años iniciales previstos en el Tratado de Lisboa, que podría no concluir hasta 2020. Los detalles acerca del proceso de salida de la UE, las alternativas para el Reino Unido y el estado actual de las relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE se detallan en las páginas 50 y 51 del informe de Estrategia de Inversión Trimestral publicado en marzo de 2016 al que se puede acceder en el siguiente link.

Brexit: ¿Y ahora qué? Consecuencias

24/06/2016

El resultado del referéndum es una mayoría de votos favorable al Brexit

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
TL5 6,16 EUR 3,01% Operar
IAG 5,41 EUR 2,81% Operar
BBVA 4,90 EUR 2,41% Operar
TEF 6,91 EUR 2,34% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Departamento de Análisis

BREXIT: El resultado del referéndum es una mayoría de votos favorable al Brexit (51,9% frente a 48,1%), con una diferencia de 1,3 millones de votos.

 

Claves del calendario para gestionar la salida del Reino Unido de la UE.

Los resultados del referéndum no suponen la salida inmediata del Reino Unido, ya que el artículo 50 del Tratado de Lisboa especifica que todo estado miembro que decida retirarse de la UE deberá notificar formalmente su intención al Consejo Europeo. Se considera que serían necesarias al menos 6 semanas para preparar todos los retos que habría que afrontar, a pesar de que Cameron expresó su compromiso de llevar a cabo el mandato del referéndum de forma rápida. Una vez que dicha notificación sea remitida, comenzará un proceso de negociación que no podrá extenderse durante más de 2 años, salvo que el resto de estados miembros decidan ampliar dicho plazo oficial. Conviene recordar que el Reino Unido no estará presente en las deliberaciones del Consejo Europeo en las que los estados miembros pactarán las condiciones que ofrecerán al Reino Unido para su salida y que el parlamento Europeo tiene derecho de veto sobre los acuerdos que se alcancen con el Reino Unido.

Los tratados de la UE dejarán de aplicarse a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de salida de la UE. En el corto plazo, la cita oficial más inmediata es la Cumbre Europea de los días 28 y 29 de junio, aunque es probable que se convoque una reunión de emergencia a lo largo de este fin de semana, en la que se buscará emitir una declaración conjunta defendiendo el compromiso de los estados miembros con una Europa más integrada y mostrando una posición dura y pragmática con el objetivo de evitar un efecto contagio que pudiera fomentar la convocatoria de referéndums en otros países europeos con presencia relevante de partidos euroescépticos.

El rechazo de los británicos al “Bremain”, posición defendida por el Primer Ministro, puede provocar la dimisión de David Cameron, aunque se prevé que permanezca al frente del Gobierno hasta otoño, ya que la mayoría de diputados de la Cámara de los Comunes (incluyendo los partidarios del Brexit) consideran que es más conveniente esperar unos meses y concederse un plazo para que la UE reconozca que la mejor alternativa es mantener una estrecha relación comercial con Reino Unido y pueda adoptar una postura más constructiva.

Una vez que se active el Tratado de Lisboa y se produzca esa petición formal, Reino Unido deberá renegociar 80.000 páginas de acuerdos con la UE y de legislación comunitaria que ha sido adoptada por Gran Bretaña durante sus años de pertenencia a la UE, por lo que no se puede determinar cuánto puede durar este proceso.

En el invierno 2016-2017, se afrontará otro desafío, que constituye la elaboración del nuevo presupuesto de la UE sin la participación de uno de sus principales contribuyentes, mientras se negocian los derechos recíprocos entre comunitarios y británicos, pensiones de funcionarios británicos que trabajan en la UE, la reubicación de las agencias de la UE con sede en Reino Unido y la situación en la que quedan los 2,9 millones de ciudadanos de la UE que viven actualmente en Reino Unido. Posteriormente, se abordarán 2 temas muy comprometidos:

(i) Las negociaciones sobre los acuerdos comerciales, un aspecto muy comprometido ya que el 44% de las exportaciones británicas tiene como destino la UE y, una vez que se firme la salida oficial, las condiciones comerciales y aranceles se determinarán en una etapa inicial según las condiciones de la OMC.

(ii) Los acuerdos para la prestación de servicios financieros, ya que las entidades financieras que quieren tener acceso al mercado único deben disponer de una filial en un estado miembro y el sector financiero tiene una importancia crítica en Londres en términos de economía y empleo.

En resumen, el proceso de salida de la UE, la negociación de los tratados y la configuración de las nuevas relaciones comerciales entre la UE y el Reino Unido es un proceso con elevada incertidumbre, un calendario escasamente predecible y un plazo muy superior a los 2 años iniciales previstos en el Tratado de Lisboa, que podría no concluir hasta 2020. Los detalles acerca del proceso de salida de la UE, las alternativas para el Reino Unido y el estado actual de las relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE se detallan en las páginas 50 y 51 del informe de Estrategia de Inversión Trimestral publicado en marzo de 2016

 

Leer la última hora sobre el Brexit

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados