Cambio moneda extranjera

¿Viajas al extranjero? Todo lo que necesitas saber sobre el cambio de divisas

06/07/2017

Te resolvemos las principales dudas que surgen cuando te vas de viaje a otro país con 12 sencillos consejos

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BBVA 7,52 EUR 1,88% Operar
SAN 5,73 EUR 1,83% Operar
CABK 4,22 EUR 1,57% Operar
SAB 1,76 EUR 1,39% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

¿Cuánto dinero llevo en el efectivo? ¿Qué es mejor, pagar con efectivo o con tarjeta? ¿Cambio el dinero aquí, en el aeropuerto o una vez en el destino? ¿Dónde aplican las mejores tasas de cambio? ¿Cuánto me cuesta sacar dinero allí?

Éstas son algunas de las dudas que nos asaltan cuando viajamos al extranjero, a un país con moneda distinta al euro. Si este verano viajas fuera de la zona euro, aquí tienes doce consejos útiles para que la vida en otra moneda no te complique las vacaciones ni te depare disgustos a la vuelta.

1. ¿Qué divisa hay dónde voy?

Esa es la primera cuestión. Debes saber si vas a un país con divisa convertible o no, es decir, una divisa internacional como el dólar, el yen o la libra esterlina que, como el euro, se pueden adquirir en cualquier sitio y se admiten como medio de pago en múltiples países. O, por el contrario, es una moneda no convertible, como el dírham marroquí, el rublo ruso o el peso mexicano o colombiano, por decir algunas, que sólo se admiten como medio de pago en su país.

La diferencia es que las divisas convertibles las puedes comprar y usar en muchos sitios  y las no convertibles no siempre las puedes comprar antes de ir al país de destino y es mejor no traerse ninguna consigo cuando se acaben las vacaciones, porque su cambio a euros será complicado por no decir imposible.

Consulta aquí el listado de divisas convertibles.

2. Cambiar antes de viajar

Como norma general, se recomienda cambiar el dinero necesario antes de salir de viaje. Y no sólo porque es mejor llevar algo de dinero para afrontar los primeros gastos en el país de destino –taxi, metro o bus hasta el hotel, agua, café…–, sino porque, en casa, uno conoce las opciones de cambio mejor que en un país desconocido.

El mito de que nos saldrá más barato comprar la moneda en el país al que viajamos es sólo eso, un mito. Puede que en algún momento sea así, pero hay muchas más probabilidades de que suceda lo contrario.

3. Pedir las divisas con tiempo

Recuerda que necesitas cierta antelación si haces el cambio a través de tu banco, porque no siempre están disponibles y de inmediato todas las divisas ni todo el importe que necesites.

Para más comodidad, algunas entidades ofrecen la opción de reserva telefónica de los billetes en moneda extranjera y posterior recogida en la oficina o incluso envío a casa, aunque no siempre este servicio es gratuito. Infórmate. Algunas casas de cambio internacionales como Global Exchange también ofrecen esta opción de compra online y envío al domicilio, aeropuerto u oficina de Correos.

4. ¿Casa de cambio? Que sea oficial

Si cambias tus euros en una casa de cambio, primero, cerciórate de que está registradaaquí tienes el registro del Banco de España para comprobarlo- y, segundo, no te dejes engañar por el gancho que algunas utilizan alegando que no cobran comisiones: es más que seguro que te las estén incluyendo en el precio al que te venden la divisa.

Comprobar que la casa de cambio está registrada y es fiable

5. Nunca cambies en...

Si eres de los que deja todo para última hora, te tocará cambiar en el aeropuerto –las tasas suelen ser algo más caras– o en el país de destino pero ojo, nunca compres en la calle o en una oficina de cambio que no te inspire confianza: en el mejor de los casos, corres el  riesgo de que te engañen con el cambio o las comisiones y, en el peor, que te entreguen dinero falso.

6. El precio varía cada día

Ante la pregunta de cuánto me darán por mis euros, debes saber que el precio de las divisas varía cada día en el mercado. Hoy te pueden costar más que ayer, o al contrario.

Hay multitud de webs en las que puedes ver las cotizaciones de las divisas, pero ojo, se trata sólo de referencias del mercado mayorista. No son las que se te aplicarán como usuario final. Como te explicamos más adelante, el precio para la compra de billetes es más caro y, en ocasiones, lleva pareja una comisión que, en el caso de los bancos, rondan el 2% o 3% con un mínimo que, actualmente, va de 6 a 9 euros. 

7. Busca y compara

Además de variar cada día, los tipos de cambio son libres, por lo que cada entidad o casa de cambio ofrece diferentes precios.  Busca y compara para conseguir el mejor cambio.

Las webs son útiles para encontrar esta información. Y recuerda, para comparar bien, debes tener en cuenta el tipo de cambio efectivo, es decir, tanto el tipo de cambio como la comisión que te aplican.

La existencia de una comisión no significa necesariamente que sea más caro que sin comisión: dependerá del tipo de cambio efectivo aplicado.  Calcula cuántas monedas te darán por tus euros y sabrás cuál es más caro o barato.  Así de simple.

8. Tipo de cambio de divisa y de billete

No te confundas con los diferentes precios.

  • Una cosa es el tipo de cambio para la compra-venta de divisa, que se aplica a operaciones en moneda extranjera que no suponen trasiego físico, sino meros apuntes en cuenta: por ejemplo, una transferencia en una divisa, un pago en con cheque en otra moneda, el pago con tarjeta en el extranjero…
  • Y otra cosa distinta es el tipo de cambio para la compra-venta de billete en moneda extranjera, que siempre es más costoso. Éste es el que se aplica a la hora de cambiar tus euros a otra moneda, que te entregan físicamente en billetes. Verás que hay un tipo de cambio comprador y otro vendedor.

No te confundas con ambos. Simplemente recuerda que nos venden las divisas más caras de lo que nos las compran, aunque como la cotización varía cada día, nunca se sabe lo que recibirás si te sobra…

9. ¿Cuánto llevo en efectivo al viaje?

Depende… del tipo de país al que vayas –¿se aceptan euros?, ¿podrás pagar casi todo con tarjeta? – , tiempo de estancia, tu plan de viaje –¿vas de hoteles o es un viaje de mochila y aventura? –… En general, se recomienda llevar en efectivo lo necesario como para los pequeños pagos de bolsillo y abonar todo lo que se pueda con tarjeta. Si vas a un país en el que se acepte el euro como moneda de pago, podrás usarlos en algunos hoteles, restaurantes…

10. Siempre que puedas, paga con tarjeta

En los pagos con tarjeta, tanto de crédito como débito, se aplica el tipo de cambio de divisa, es decir, el más ventajoso de los dos explicados anteriormente. Otra cosa es que la entidad te cobre una comisión por el pago en el extranjero. Lo mejor es que, antes de emprender el viaje, te informes de todos los detalles.

Con comisión o sin ella, el pago con tarjeta suele compensar y es lo más recomendable. Por cierto, no te olvides de ampliar el límite de tu tarjeta de crédito si piensas utilizarla con frecuencia y ya pagaste el viaje con ella… puedes haber consumido gran parte del crédito y quedarte a dos velas antes de la cuenta.

Los cheques de viaje, aunque están claramente en desuso, pueden resultar una alternativa económica y segura o, en todo caso, complementaria al efectivo. Depende del país al que vayas.

11. ¿Cuesta mucho sacar allí en un cajero?

Sacar efectivo en el extranjero con la tarjeta de crédito puede salirte por un ojo de la cara… pero en caso de apuro, ya sabes que es una opción posible y el cajero te informará del coste total antes de retirar el dinero.

Sacar dinero con una tarjeta de débito será más económico, aunque, de nuevo, lo mejor es que te informes previamente sobre todos los detalles. Actualmente, las comisiones por sacar dinero en el extranjero rondan el 4% y 5% del importe retirado.

Eso sí, como las comisiones que se aplican por sacar dinero fuera tienen un mínimo, en caso de necesitarlo, es mejor que saques menos veces más dinero que al contrario.

12. No vuelvas con calderilla

Por supuesto que puedes cambiar lo que te sobre otra vez a euros. Pero ten en cuenta que sólo te cambiarán los billetes. Las monedas no, así que mejor no guardes la calderilla… a no ser que tengas pensado regresar en algún momento a ese país.

Y recuerda que, salvo que la cotización de esa moneda se haya disparado en los últimos días –cosa rara e improbable–, recibirás menos dinero del que entregaste al cambiar tus euros. Por último, si viajaste a un país con moneda no convertible, cambia allí el dinero que te ha sobrado. No sólo te resultará más sencillo, sino que conseguirás mejor precio.

13. Aplicaciones útiles para cambios de unidades

Cuando viajas al extranjero, a veces no sólo cambia la moneda, sino muchas cosas más unidades métricas: peso, talla, medidas…  Si ése es tu caso este verano, te sugerimos algunas apps que te pueden ser de utilidad para “traducir” rápidamente las conversiones que necesites hacer como de kilos a libras, número de zapatos, talla de ropa… 

  • Convert-me es una de ellas, gratuita, muy popular y además funciona sin conexión.
  • Unit Converters es otra opción, si quieres moverte en inglés. 
  • Para conocer el tipo de cambio  de las monedas, sin duda la aplicación (y versión web) más utilizada es XE Currency , que ofrece cotizaciones actualizadas cada pocos minutos,  tipos de cambio de multitud de divisas e precios históricos. La aplicación ha tenido más de 40 millones de descargas, lo que da una idea de su  popularidad.
  • Y para que no te olvides de la hora que es en tu ciudad de origen –o en cualquier parte del mundo-  busca la app RelojMundial en tu móvil y te mantendrás informado tanto de la hora local e internacional como de otros detalles.

Información de interés:

Información sobre tipos de cambio: Compraventa de billetes (Bankinter)

Información sobre tipos de cambio: Compraventa de divisas (Bankinter)

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados