Renzi, el Brexit y los bancos ponen el foco en Italia, que supone el otro gran riesgo en Europa

06/07/2016
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
DIA 2,00 EUR 2,06% Operar
GRF 24,55 EUR 1,99% Operar
SGRE 11,94 EUR 1,92% Operar
AMS 75,84 EUR 1,01% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Con los mercados aún digiriendo a duras penas el referéndum del 23 de junio en Reino Unido, en el que los británicos decidieron romper con la Unión Europea y que hubiera Brexit, ahora los inversores tendrán que valorar el impacto de una nueva consulta popular, esta vez en Italia. Por ahora, el rendimiento de los bonos italianos ha superado al de los españoles por primera vez en casi un año.

El movimiento en renta fija se produce después de que Matteo Renzi, primer ministro italiano, anunciara un referéndum y añadiera incertidumbre en una Europa cargada de la misma tras la victoria del Brexit en la consulta británica. Esta vez la votación será muy diferente, ya que es sobre una ambiciosa reforma del sistema político para acabar con la inestabilidad de los Gobiernos del país, pero también podría acabar con la renuncia del mandatario en función del resultado, como ha ocurrido con David Cameron. La principal propuesta de Renzi es reducir el número de senadores de 315 a 100 y limitar el poder de la cámara para derribar gobiernos.

Se espera que el referéndum se celebre en octubre, aunque no hay fecha definitiva aún. No obstante, los analistas de Citigroup ya han advertido que Italia supone ahora el mayor riesgo en la Unión Europea más allá por supuesto de Reino Unido, según recoge Bloomberg. Por su parte, el economista Marco Protopapa, de JP Morgan, señala que "un resultado negativo (en el referéndum de Italia) anunciaría una nueva fase de incertidumbre política extremadamente alta, con una notable ausencia de los principales líderes de centro y un riesgo creciente de los movimientos populistas".

Por ahora, la rentabilidad del bono italiano a 10 años ha escalado en las últimas semanas hasta el 1,178% este miércoles, mientras que el español se mueve en el 1,67%, tras muchos movimientos en una y otra dirección en renta fija con el Brexit. No obstante, fue justo después de las elecciones generales en España del pasado 26 de junio cuando por primera vez en casi un año el rendimiento de los títulos italianos se situaron por encima del de los españoles. Con el bund alemán a 10 años en negativo, las primas de riesgo están en 144 y 136 puntos respectivamente.

EL MERCADO CUESTIONA A LOS BANCOS

La consulta de Renzi no es el único desafío para los mercados en Italia. Las dudas sobre la solvencia del sector financiero local han regresado en medio de las turbulencias que provoca el Brexit en el mercado y la incertidumbre que arroja sobre el futuro de la Unión Europea. Este mismo martes, las acciones de Monte dei Paschi di Siena, el tercer banco del país por volumen de activos y el más antiguo del mundo, se hundieron un 19,39% y marcaron nuevos mínimos históricos.

En abril Italia aprobó la creación de un banco malo con más de 4.000 millones para reestructurar al propio sistema financiero. El regulador local dio el visto bueno, pero el fondo Atlante está financiado con aportes de los bancos. "La idea era capitalizar los bancos y facilitar la venta de los activos tóxicos (carteras de préstamos impagados o de dudoso cobro) que estos tenían en balance. A diferencia de España, donde los problemas del sistema bancario fueron una herencia de la burbuja inmobiliario, en Italia los bancos han venido acumulando impagos procedentes de préstamos empresariales", señala Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.

"El escaso éxito de esta medida ha sido la falta de interés por parte de los inversores y la gran diferencia entre el precio al que estos estaban dispuestos a comprarlos, y el precio que pedían los bancos. En caso de venderlos a ese precio de mercado, la mayoría de entidades no dispondrían del capital suficiente para hacer frente a las pérdidas contables que estas ventas aflorarían", agrega el experto.

López-Gálvez señala que esta práctica no está bien vista por la Unión Europea, y ya que prefiere un "bail in", es decir, que "sean los actuales accionistas y bonistas de los bancos los que paguen los platos rotos". "En el caso de Italia una iny

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados