uso del cheque

¿Qué es un cheque y para qué sirve? Consejos para operar con ellos

08/07/2016
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ACS 32,65 EUR 3,82% Operar
MTS 19,26 EUR 3,48% Operar
ENG 24,93 EUR 3,06% Operar
IAG 6,63 EUR 2,76% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Pagar con cheques puede que haya perdido presencia en el uso personal frente a la popularidad de las tarjetas de crédito, pero sigue siendo un mecanismo comercial bastante utilizado. Se trata de un documento por el cual una persona (la que lo expide o emite y lo firma) ordena a una entidad bancaria en la que tiene dinero que pague una determinada suma a otra persona o empresa. El cheque se utiliza, por tanto, para pagar algo sin necesidad de utilizar físicamente dinero.

En un cheque intervienen:

  • El librador: es la persona o empresa que emite y firma el cheque.
  • El librado: es la entidad bancaria que paga el importe del cheque. 

El librador y beneficiario pueden ser el mismo, algo que ocurre  cuando el cheque se utiliza para sacar dinero de una cuenta

  • El tenedor o beneficiario: es la persona o empresa que puede cobrar el cheque. En ciertas ocasiones también puede existir un endosante y/o un avalista

¿Qué requisitos debe cumplir para que sea válido un cheque?

Para que sea válido, debe incluir la  palabra ‘cheque’; la orden de pagar la suma que en él se indique; el nombre de la entidad bancaria que ha de pagar y la firma de quien lo expide. Los cheques emitidos sin fecha (para que la ponga después el beneficiario) son válidos, así como los llamados “postdatados” o “antedatados”, es decir, aquellos en los que la fecha es posterior o anterior a la del momento en que realmente se expidieron. Por eso, nada impide cobrar un cheque que tenga como fecha de emisión una fecha posterior ala del día de la presentación.

Uso del cheque

El cheque es un documento pagadero cuando se presenta y tiene que hacerse efectivo sin restricción alguna (siempre que haya dinero en la cuenta). La presentación al cobro ha de realizarse en 15 días desde su fecha de emisión para los emitidos o pagaderos en España, 20 días para los emitidos en el resto de Europa y 60 días para los emitidos en el resto del mundo, siempre que hayan de pagarse en España. Pasados dichos plazos, la entidad, teniendo en cuenta todas las circunstancias (existencia o no de saldo en la cuenta, tiempo transcurrido, etc.)  puede, si lo desea, pagar el cheque que se presente al cobro, salvo que haya sido revocado.

Revocar un cheque significa que la persona que lo emite ha comunicado a la entidad que anula ese cheque, pero ésta tiene efecto una vez transcurrido los plazos citados.

Un cheque se puede emitir al portador (lo cobra quien lo presenta, de manera que si lo pierde lo puede cobrar cualquiera) o nominativo (solo lo puede cobrar la persona o empresa cuyo nombre figura en el cheque). Endosar un cheque significa que el beneficiario escribe en el cheque el nombre de otra persona, quien pasa a ser el nuevo beneficiario, y lo firma. Los cheques nominativos pueden incluirla cláusula “a la orden”, que permite expresamente su endoso o la cláusula “no a la orden” que impide su transmisión mediante endoso.

Un cheque cruzado es aquél en el que se dibujan dos líneas diagonales paralelas en su anverso. De este modo sólo puede ser cobrado en una determinada entidad bancaria, para que ésta a su vez lo cobre en la entidad librada. Los cheques pueden cruzarse por el librador o por el tenedor.

Abonar en cuenta un cheque significa que el dinero no se podrá retirar en efectivo, sino que tendrá que ser ingresado en una cuenta bancaria. Esto se hace para reducir el riesgo en caso de pérdida o robo. Los cheques cruzados y los cheques para abonar en cuenta facilitan la identificación de quien los cobra.

En la web Finanzas para todos explican al detalle las diferentes modalidades de cheques:

  • Cheque personal: es aquel emitido contra la cuenta corriente de una persona física o jurídica (empresa). A los titulares de cuentas corrientes se les entrega un talonario personalizado con cheques impresos que pueden utilizar como medio de pago, y en los que figuran: el número de cheque y código de identificación y el Código Cuenta Cliente (CCC) que identifica la cuenta. El uso del cheque personal como medio de pago ha disminuido con la aparición de otros más cómodos, como las tarjetas de crédito y la banca online, pero además debido a los inconvenientes que dificultan su cobro. Para cobrar un cheque personal es necesario que hay fondos en la entidad, de manera que no existen garantías si alguien quiere pagarle con este método. Las entidades cobran, además, altas comisiones por cada cheque devuelto por fondos insuficientes. En España, estas comisiones (normalmente un 2%-3% del valor del cheque, con un mínimo de 9 euros) no las paga quien coloca el cheque sin fondos, sino el que lo presenta para su cobro.

A veces también sucede que aun habiendo fondos, si el cheque se quiere cobrar en una entidad diferente a la del librado, el beneficiario tendrá que pagar también una comisión.

Por último hay que citar los problemas relacionados con la seguridad: existe la posibilidad de fraude por falsificación o alteración del cheque, lo que puede perjudicar tanto al emisor del mismo como a la persona que lo pretende cobrar.

  • Cheque conformado: es una modalidad de cheque personal en la que la entidad bancaria que ha de pagar (el librado) asegura que hay fondos y que por tanto se pagará. Para garantizar la operación, la entidad bancaria retiene ese importe de la cuenta del librador, además de la comisión que habitualmente se cobre por ese servicio. La entidad anota en el cheque la palabra conformado, certificado u otro término similar y lo firma. Muchos acreedores exigen los pagos con cheques conformados.
  • Cheque bancario: es aquél en el que el que firma el cheque (el librador) es la propia entidad bancaria que debe pagarlo (el librado). No hace falta tener una cuenta corriente en la entidad para comprar este servicio en caso de tener que utilizarlo como medio de pago.
  • Cheque contra la cuenta del Banco de España: el librado (entidad que lo paga) es el Banco de España. Normalmente el librador es una entidad de crédito. Estos dos últimos tipos, al igual que el cheque conformado, refuerzan las garantías del documento.
  • Cheque de ventanilla o cheque de caja: está expedido por una entidad bancaria a sus propias dependencias. En realidad no se trata de un medio de pago, sino de un recibí. Es un documento que firma el cliente en prueba de que ha recibido dinero en efectivo de su propia cuenta desde la ventanilla.
  • Cheque de viaje: es el que se puede canjear por dinero en efectivo y utilizar como medio de pago en casi todo el mundo. No está relacionado con una cuenta corriente, sino que se paga como un servicio en el momento de recibirlos. Los cheques de viaje son emitidos por entidades bancarias y otros intermediarios financieros no bancarios internacionales como VISA, American Express, MasterCard, etc., en euros o en divisas (dólares, libras, yenes…). En caso de robo o pérdidas se pueden sustituir, siempre que no hayan sido ya cobrados.

8508.consejos-para-operar-con-cheques
Fuente: Finanzas para todos.

7065.cheques-bkt

 

Artículos relacionados:

Cheques y pagarés Bankinter

¿Qué son los PIAs?

¿Qué es un ETF?

¿Qué es un pagaré?

¿Qué es un depósito en divisas?

¿Qué es la inversión delegada?

Fondo de inversión vs depósito estructurado

¿Qué es un fondo de inversión, qué tipos hay y cómo elegirlo?

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados