La Fed se parte en dos en un momento clave para EEUU y la economía mundial

22/09/2016
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
COL 8,72 EUR 5,31% Operar
FER 18,42 EUR 4,90% Operar
ELE 17,94 EUR 3,55% Operar
ANA 74,90 EUR 3,14% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 22 SEP. (Bolsamania.com/BMS) .- La Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos y el más poderoso e influyente del mundo, se ha partido. En dos. La mayor fractura que se recuerda en su historia reciente, con dos bandos muy definidos. En un rincón, los miembros que pretenden una subida muy moderada de los tipos; en el otro, los que desean acelerar el endurecimiento de las condiciones monetarias. Y en el centro la presidenta de la entidad, Janet Yellen, que comprueba así la extrema dificultad de normalizar la extraordinaria política articulada en los últimos años.

Semejante división quedó expresada este miércoles, en la reunión de política monetaria en la que la institución mantuvo los tipos en el 0,25-0,50% en el que se encuentran desde diciembre de 2015. Aunque la entidad preparó el terreno para ejecutar un repunte del precio del dinero antes de que finalice el año, probablemente en la reunión de los días 13 y 14 de diciembre, ese gesto no bastó para varios de los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), el órgano de la Fed que establece los tipos en la mayor economía del mundo. Hasta tres de los diez integrantes de este selecto Comité votaron a favor de no dejar para diciembre lo que se podía hacer en septiembre. Hubieran preferido elevar ya los tipos en un cuarto de punto, hasta el 0,50-0,75%.

Esa terna tiene su nombre y apellidos: Esther George, que en 2016 ya había sido la voz disidente del FOMC hasta en tres ocasiones -en todas ellas para pedir un aumento de los intereses-, Loretta Mester y Eric Rosengren. No había tanta discordancia en una votación del Comité desde finales de 2014.

TRES 'HALCONES'... Y TRES 'PALOMAS'

Pero la fractura no se limita a la posición de George, Mester y Rosengren. Como ocurre cada tres meses, la Fed también actualizó la previsión de cada uno de sus miembros con respecto a los tipos de interés. Y la información contenida en este documento es la que certifica la profunda fractura existente en la entidad. Porque, dando por hecho que el incremento de diciembre, 2 de los 17 miembros de la Fed -incluyendo a todos, no sólo a los 10 del FOMC- creen que la entidad no subirá los tipos en todo 2017; y otro sólo contempla un incremento. Los expertos de Barclays ponen nombre y apellidos a estos miembros: Lael Brainard, Dan Tarullo y Charles Evans.

Es decir, de los 10 miembros actuales, tres -George, Mester y Rosengren- se encuadran claramente en el bando de los halcones, sobrenombre con el que se conoce a los partidarios de elevar los tipos, y otros tres -Brainard, Tarullo y Evans- nutren el bloque de las 'palomas', apodo con el que se identifica a los partidarios de mantener o bajar los tipos. "El Comité está más dividido de lo que nunca ha estado en cualquier tiempo que recordemos", afirman desde Barclays. Y añaden: "Esta división hará que la comunicación y los actos de la Fed sean crecientemente difíciles para el FOMC este año".

Por el momento, Yellen, que es más 'paloma' que 'halcón', ha inclinado la balanza del lado del mantenimiento de los tipos. Pero incluso ella misma defendió ya en Jackson Hole y ha reiterado este miércoles que "el caso para un aumento de los tipos se ha fortalecido". Es decir, sin mudar tanto su plumaje como Rosengren, que ha pasado del bando de los blandos al de los duros, si ha empeñado ya su palabra en favor de un aumento de los intereses este año. Y lo mismo ocurre con su número dos, Stanley Fischer.

Pero una división tan acusada como la manifestada en septiembre lo condiciona todo. Obligará a Yellen a maniobrar con precisión para intentar conducir los siguientes pasos de la Fed y, sobre todo, para que cada discurso de uno de los miembros de la entidad no se convierta en un carrusel de visiones contrarias que dispare la incertidumbre entre los agentes económicos estadounidenses y en los mercados financieros. Más que nada, porque también está en juego la credibilidad de la Fed. Con la siguiente reu

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados