BMW no se intimida con amenazas de impuestos de Trump y abrirá nueva planta en México

16/01/2017
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SAN 5,60 EUR 1,58% Operar
CABK 3,95 EUR 1,18% Operar
VIS 52,50 EUR 0,98% Operar
DIA 4,09 EUR 0,91% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Las amenazas de Donald Trump ahora se centraron en la armadora alemana BMW, a quien al igual que Toyota, Ford, Fiat Chrysler y General Motors, la ha amenazado con imponer altos aranceles si intentan vender sus autos producidos en México en el mercado estadunidense.

El presidente electo de Estados Unidos, ha advertido que Washington impondrá un impuesto fronterizo de 35% a los autos que la automotriz alemana BMW planea construir en una nueva planta en México y exportar al mercado estadounidense.

Trump hizo estas declaraciones en una entrevista con el diario alemán Bild, que el domingo divulgó extractos de sus comentarios traducidos al alemán, en donde declaró que BMW debería levantar su nueva planta en Estados Unidos porque eso sería "mucho mejor" para la compañía.

Sin embrago, ante esta ola de amenazas, la compañía BMW confirmó que mantendrá sus planes de abrir una planta en México en 2019 pese al entorno conflictivo que ha generado el presidente electo de Estados Unidos.

De esta manera, la automotriz alemana mantendrá sus planes y abrirá la fábrica en San Luis Potosí en 2019, dijo el ejecutivo Peter Schwarzenbauer, miembro del directorio de administración de BMW, durante una conferencia en Múnich.

La nueva planta en México ensamblará la Serie 3 de BMW a partir de 2019, con producción destinada al mercado mundial y se sumaría a las instalaciones productivas ya existentes del modelo en Alemania y China.

COMPROMISO ABSOLUTO

En ese contexto, la empresa automotriz alemana BMW que mantiene su "compromiso absoluto" para construir una nueva planta en México.

El director de ventas y marketing de BMW, Ian Robertson, afirmó que la empresa prevé seguir adelante con su nueva planta en San Luis Potosí, que fabricará modelos del BMW Serie 3 para ser vendidos en toda América del Norte.

La fábrica, que se espera entre en funcionamiento en 2019, implica una inversión de mil millones y tendrá una capacidad de producción de unas 150 mil unidades anuales.

Robertson agregó que BMW está invirtiendo un monto similar en una fábrica en Carolina del Sur (Estados Unidos) y destacó que esa empresa es la automotriz que exporta el mayor número de vehículos ensamblados en Estados Unidos.

La planta en México sería una adición a las instalaciones productivas ya existentes del Serie 3 en Alemania y China, señaló la empresa, quien además reconoció la importancia estratégica que tiene México en materia logística regonal.

Trump dijo que BMW debería construir su nueva planta automotriz en Estados Unidos porque esto sería "mucho mejor" para la compañía.

Más o menos en el mismo sentido en que amenazó a la armadora japonesa Toyota, a quien en su cuenta de Twitter les envió el mensaje de "construyan la fábrica en Estados Unidos o paguen un gran impuesto en la frontera", como ya lo había hecho unos días antes con la estadounidense GM.

Además, Trump agregó que Alemania era un gran productor de autos, lo que se veía en la cantidad de Mercedes Benz que circulan en Nueva York, pero que no había reciprocidad.

“Los alemanes no compran Chevrolets al mismo ritmo, lo que hace que la relación comercial sea una injusta avenida de una sola mano”, dijo el presidente electo.

LAS AMENAZAS DE TRUMP

De su lado, la portavoz de BMW dijo que la compañía "se siente muy en casa en Estados Unidos", donde emplea de forma directa e indirecta a casi 70 mil personas.

Esta amenaza se sumaría a otras que ha realizado el mandatario electo desde que comenzó el año, contra Toyota, Ford, y GM.

Apenas a inicio de año, Ford anunció la cancelación de una inversión en una planta en San Luis Potosí, para invertir en cambio en la expansión de una planta en Michigan, EU.

Desde su campaña, Trump anunció que pretendía lograr que las empresas vuelvan a instalar sus plantas de fabricación en Estados Unidos en vez de buscar países con mano de obra más barata.

Para ello, amenazó con un gran “impuesto fronterizo” para aquellas que no lo hagan y pretendan ingresar y comercializar sus productos

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados