mercado de bonos

¿Qué esperar del mercado de bonos? Claves para no perderse

05/01/2017

La baja rentabilidad de los bonos preocupa, por eso te explicamos en detalle las claves del mercado de los bonos

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BKIA 3,94 EUR 1,57% Operar
IDR 11,93 EUR 1,53% Operar
CABK 3,95 EUR 1,21% Operar
MAP 2,75 EUR 1,03% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Puede que a ti, lector, como a otros muchos inversores más, te preocupe (y mucho) la baja rentabilidad de los bonos. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que la rentabilidad anual de la deuda soberana de España y Alemania está en niveles negativos. 

Los bonos han sido un activo muy cotizado. De hecho, el patrimonio de los inversores en fondos de inversión en renta fija a corto plazo se ha multiplicado por nueve desde el comienzo de la década de los años noventa hasta los 36.146 millones de euros y el de la renta fija a largo, por tres, hasta los 15.183 millones de euros, según los últimos datos de Inverco. Y eso que la victoria de Donald Trump provocó una desbandada generalizada de los inversores. ¿Y ahora qué?

¿Cómo funcionan los bonos? La relación entre precio y rentabilidad

Lo primero, un repaso básico a este producto estrella. Los bonos son un tipo de instrumentos de deuda emitidos por un Estado o una empresa privada y su duración suele ir entre dos y tres años hasta un máximo de 50 años, aunque a partir de diez años se les llama también obligaciones –Irlanda ha emitido este año deuda a 100 años–.

  • Un bono promete el pago de unos flujos monetarios fijos y conocidos. Los bonos se emiten a un tipo de interés fijo (rentabilidad) que se abona mediante cupones anuales. El momento en que el Tesoro del país en cuestión los emite se denomina mercado primario.
  • Pero luego se pueden seguir negociando, comprando y vendiendo, en el llamado mercado secundario. Su precio varía de un día a otro, según la demanda y la oferta. 
  • El precio de un bono va en función de su rendimiento hasta vencimiento o tasa interna de rentabilidad (TIR). Esa tasa interna de rentabilidad es una medida de lo que el mercado está dispuesto a pagar por esa es bono. Existe una relación inversamente proporcional entre la rentabilidad y el precio, así como una relación directamente proporcional entre el riesgo de insolvencia del emisor del bono y su tipo de interés (a más riesgo de insolvencia, más tipo de interés tiene que ofrecer el bono). 

  • En los mercados secundarios vemos que si hay ventas de bonos y su precio baja, sube su rentabilidad. Y a la inversa: si hay compras, su precio sube y su rentabilidad se reduce. Y  claro, si su precio baja, puede generar pérdidas, como ocurrió a principios de los años noventa en muchos fondos de renta fija que sufrieron la crisis de la deuda pública. Fue entonces cuando los inversores descubrieron por primera vez que la renta fija también tenía riesgo.

¿Qué riesgos tienen los bonos? El efecto de los tipos de interés

Los precios de la renta fija cotizada fluctúan dependiendo sobre todo de la evolución de los tipos de interés, de las circunstancias de mercado y de las condiciones económicas generales (el efecto de la inflación).

El precio de los bonos se mueve en sentido contrario a los tipos de interés. Y es algo que se ve con este ejemplo: 

¿Cómo hemos llegado a una rentabilidad en negativo?

La política monetaria del BCE (Banco Central Europeo) ha consistido en inyectar liquidez al sistema bajando el precio oficial del dinero hasta el 0% y aplicando unos tipos de interés negativos a los depósitos bancarios (el BCE cobra si los bancos prefieren depositar el dinero en lugar de ponerlo a circular en la economía). Y la consecuencia, lo que ya pocos niegan: alimentar una burbuja en los mercados de deuda. Además, los tipos de interés oficiales persistentemente bajos a corto plazo han tendido a reducir los rendimientos en los vencimientos a medio plazo.

De ahí que la rentabilidad de los bonos de varios países europeos, entre ellos España, se haya ido a terrenos negativos. En julio, por ejemplo, más de 10,5 billones de euros de deuda soberana cotizaban a tasas negativas. Y así se da la paradoja de que un inversor tenga que pagar por tener sus ahorros invertidos, en vez de cobrar una rentabilidad, como supuestamente se espera. O igual habría que decir que la desconfianza generalizada le lleva a preferir pagar por tener sus ahorros invertidos y saber qué va a recibir que arriesgarse a asumir más riesgo con otro tipo de activos.

El efecto Trump en los bonos

Los bonos no son inmunes a los avatares sociopolíticos. Así, la TIR del bono alemán pasó a 0,31% desde 0,14% de la semana anterior tras la victoria de Donald Trump en las elecciones americanas. Esta variación semanal es la mayor desde diciembre de 2015. Los bonos a 10 años francés e italiano experimentaron la mayor variación desde junio 2015.

Según los expertos, la previsión de que la economía norteamericana apueste por la rebaja de impuestos y el gasto público dibuja un horizonte de más inflación y, en consecuencia, de mayores tipos de interés.  Además, la victoria de Trump también se ha notado en un dólar más fuerte y si la divisa continúa fortaleciéndose, el Banco Central Europeo podría perder incentivos para prolongar el programa de compras de deuda que, con 80.000 millones mensuales, ha impulsado a lo largo de todo el año los precios.

“Aún no se conocen las medidas precisas porque no tomará posesión del cargo hasta el 20 de enero, de manera que tampoco se pueden cuantificar los desequilibrios que generará a medio plazo. Pero por ahora se impone la visión de corto plazo y, por tanto, una interpretación positiva del revulsivo que supondrá” señalan los analistas de Bankinter para quienes la economía americana se encuentra en una “situación de libro” casi perfecta (casi pleno empleo, su déficit fiscal se reduce al 2,5%, la inflación es aún inferior al 2% y acelera su expansión hacia niveles superiores al 2% y se refuerza el consumo privado). “Consideramos que la mudanza desde la Torre Trump a la Casa Blanca obligará al presidente a aceptar una dosis de realpolitik y moderar sus propuestas más controvertidas. 

En este escenario central, la puesta en marcha de estímulos fiscales cambia el paradigma de los últimos años, genera mayores expectativas de crecimiento e inflaciónrefuerza el potencial alcista de las bolsas y reduce el atractivo de los bonos”, concluyen.

La recomendación de los analistas de Bankinter, sobre los bonos

Los analistas de Bankinter prevén que continúen los flujos de salida de fondos de los bonos y promueven en su último informe de estrategia para 2017 y 2018 una estrategia inversora “de retirada de exposición a bonos” y claramente enfocada a Bolsa, proponiendo una superior aceptación de riesgos, aprovechando la recuperación final del ciclo inmobiliario, dentro de un cambio de rumbo estratégico desde preservar patrimonio (antes) hacia conseguir rentabilidad (ahora). 

Artículos recomendados:

¿Cómo funcionan los bonos del Tesoro?

Previsión bonos de España para 2016 y 2017

Previsión bonos de EEUU para 2016 y 2017

Impacto elecciones USA 2016: ¿Qué pasará con los bonos tras la victoria de Trump?

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados