efectos sequía España

¿Qué efectos tiene la sequía en la economía de España?

21/11/2017

La sequía que desde primavera ha afectado a la mayor parte de la España se ha agudizado en otoño

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IDR 9,68 EUR 1,73% Operar
MEL 7,60 EUR 1,27% Operar
SGRE 12,84 EUR 1,22% Operar
VIS 49,38 EUR 0,73% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

La sequía que desde primavera ha afectado a la mayor parte de la España se ha agudizado con un otoño y un inicio de invierno cálidos y sin lluvias. El año hidrológico, que comenzó el 1 octubre de 2016 y terminó el 30 de septiembre de 2017, fue seco y cuando llovió lo hizo con frecuencia de modo torrencial desembocando en forma de riadas.

Datos sobre la sequía actual

Según la Agencia Española de Meteorología, el año cerró con 551 litros por metro cuadrado de media para el conjunto de España, lo que representa casi un 15% menos respecto a la media histórica de 648 litros por metro cuadrado. 

Las reservas hídricas han caído al 38,9% de la capacidad total de los embalses, un registro solo superado por abajo durante el periodo de sequía comprendido entre 1992 y 1995, cuando las reservas llegaron a caer hasta el 26,4%.

  • Galicia está viviendo el año más seco de la historia, con lluvias un 40% por debajo de la media. Primero se decretó la alerta en toda la demarcación Miño-Sil y más tarde en seis zonas de la costa de las provincias de A Coruña y Pontevedra.
  • Castilla y León es la otra comunidad más afectada. Las cuencas del Duero y del Tajo que la atraviesan se encuentran al 32,2% y al 40,8% respectivamente. Las principales consecuencias ya se han notado con el 70% de la cosecha de cereales perdida.
  • Las otras dos cuencas más afectadas son las que primero suelen sufrir escasez, las del Júcar (26%) y Segura (14,3%), esta última con el agravante de que se abastece del trasvase Tajo-Segura al que también  afecta la sequía.
  • El Guadalquivir (32,3%) se encuentra bajo mínimos.
  • La cuenca del Ebro también ha cruzado el umbral de reservas por debajo de la mitad de la capacidad, con el 44,2%. 
  • Los embalses de las cuencas internas, con el 56,9%, en cambio, ponen a Catalunya a salvo de la escasez.

Además las altas temperaturas (el mes de julio fue el más cálido desde 1965) y las olas de calor (una en junio, tres en julio y una en agosto) han provocado más evaporación y mayor consumo, lo que ha contribuido a disminuir el agua embalsada.

Efectos inmediatos de la sequía en la economía

Caída de la producción hidroeléctrica por la sequía

Con el nivel de los pantanos muy por debajo de la media, el mes de octubre ha registrado la tasa más baja de la historia de la producción hidroeléctrica que se ha hundido hasta los 725 gigavatios por hora, esto es  aún más preocupante si tenemos en cuenta que desde 2014 se encadenan años hidrológicos con lluvias menores de lo normal que afectan al agua embalsada.

El agua embalsada ha descendido un punto en un mes y cuatro puntos desde la tercera semana de septiembre, lo que señala que el agravamiento prosigue.

Los datos apuntan a que en 2017 la generación hidráulica no llegará ni a la mitad de la que hubo en 2016.

Daños en la agricultura por la sequía

De acuerdo con los datos de Agroseguro, a 31 de octubre la superficie agrícola afectada es de 2.174.642 de hectáreas, frente a 1.280.000 de media, un 68% más. Las organizaciones agrarias calculaban en septiembre que el recorte de la producción debido a la sequía y a otros factores meteorológicos se elevaba a 2.500 millones de euros.

Del total de 610 millones de euros de indemnizaciones estimadas por pagos de seguros agrarios, más de 208 millones se concentran en cultivos de cereales de invierno y leguminosas.

Efectos a largo plazo de la sequía

En España, como en cualquier otro país, el agua está en los cimientos del sistema productivo, aunque con frecuencia se olvide en los análisis económicos. Este hecho no se puede obviar cuando dos terceras partes de nuestro país están en riesgo de desertificación y la escasez estructural de agua se ve intensificada por el cambio climático.

El agua no sólo es valiosa en sí y por múltiples motivos (no todos económicos, por supuesto), también lo es por su potencial para movilizar sectores claves de nuestra economía como el turismo o la agricultura, así como para avanzar en el desarrollo energético, la construcción o el sector industrial. Debido a que estas actividades son cada vez más dependientes de un suministro estable de agua la demanda de servicios de agua ha ido aumentando en los últimos años (un 52% desde 1970 a 2012) por lo que son mucho más vulnerables a variaciones de las precipitaciones como las que padecemos ahora.

Tanto los efectos inmediatos como los más profundos de la sequía invitan a reflexionar con urgencia sobre una gestión cuidadosa del agua en nuestro país, y más teniendo en cuenta que el 16% del valor añadido bruto de la agricultura de la UE proviene de España.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados