pensiones en españa

Los pensionistas perderán en cuatro meses de 2017 todo el poder adquisitivo ganado desde 2014

16/02/2017

La pensión pública amenaza con ser un drama para los futuros jubilados según Bolsamanía

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
AENA 158,60 EUR 2,45% Operar
BKIA 1,12 EUR 0,90% Operar
ACS 33,90 EUR 0,70% Operar
GRF 24,58 EUR 0,68% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

La pensión pública, pese a los numerosos debates en la Comisión de los Pactos de Toledo, amenaza con ser un drama para los futuros jubilados. La ministra Fátima Báñez defendió ayer que los pensionistas han ganado poder adquisitivo entre 2014 y 2016, lo cual es cierto. Pero también lo es que esta ganancia se evaporará en abril, por el retorno de la inflación.

Desde hace tiempo el sistema público de reparto que impera en España se enfrenta a dos desafíos. Uno es de corto plazo, y hace referencia al déficit que la Seguridad Social sufre desde hace años, y que en 2016 fue del 1,7% del PIB, según las estimaciones del Ministerio de Empleo y la Seguridad Social. Esto se ha traducido en el vaciamiento del Fondo de Reserva, que en apenas cuatro años ha pasado desde los 60.000 millones hasta los 15.195 millones con los que acabó diciembre.

El segundo problema es de adecuación. Inicialmente de largo plazo, aunque el repentino regreso con fuerza de la inflación puede adelantar los plazos. Y es que la reforma de 2013 desvinculó la actualización de las pensiones del IPC, al introducir elementos como el índice de revalorización y el de sostenibilidad. Hasta ahora la situación era de riesgo para el futuro, pero incluso de ganancias de poder adquisitivo a corto plazo.

Lo último fue lo que defendió Báñez en su comparecencia de este miércoles en el Congreso. El problema es que ese efecto positivo tardará menos de tres meses en disiparse por el retorno de la inflación. La pensión pública ha aumentado más que los precios hasta octubre. Desde ese momento, la situación se ha revertido. “Seguir con el sistema actual sin cambios implica que los trabajadores desconfíen de su jubilación y los jubilados sufran una disminución de las pensiones”, lamenta Javier Díaz Giménez, profesor del IESE e investigador en pensiones. “Los miembros del Pacto de Toledo son unos prevaricadores que deben dejar el debate actual para empezar a trabajar en la modernización del sistema”, añade.

El comentario de la ministra se produjo antes de la polémica entre Celia Villalobos, presidenta de la Comisión, y Pablo Iglesias, líder de Podemos, y también previamente a que el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, apuntara a retrasos adicionales en la edad de jubilación para garantizar las pensiones.

La titular de Empleo y la Seguridad Social cifró en 1.905 millones de euros el aumento del poder adquisitivo entre 2014 y 2016, en un periodo de, prácticamente, ausencia de inflación. En estos tres años, la pensión pública se ha revalorizado un 0,25% por decreto del Gobierno, que es además el mínimo que marca la ley que elaboró hace cuatro años. Esto implica que una pensión de 1.000 euros al terminar 2013 se ha incrementado hasta los 1.010 euros. La cifra no es sólo un número al alzar para facilitar el cálculo, sino que se sitúa entre la media del sistema de 913 euros y el promedio de la pensión de jubilación, en 1.055 euros, según las estadísticas de la Seguridad Social.

En este mismo periodo de tres años, la tasa anual de IPC ha estado entre el mínimo del -1,3% en enero de 2015 y el máximo de diciembre de 2016 en el 1,6%. La media en estos tres años ha sido del -0,28% en la tasa interanual del indicador de inflación. Así, los pensionistas han ganado poder adquisitivo.

Las cuentas son sencillas. Mientras que la pensión de 1.000 euros iniciales se eleva hasta los 1.007 euros el pasado año -y 1.010 euros en 2017-, si se hubiera actualizado la pensión pública cada mes según el IPC en diciembre la nómina para los jubilados habría sido de 902 euros.

El problema es que el entorno de deflación o bajo crecimiento de los precios ha sido estacionario, y toca a su fin. En diciembre llegó el primer aviso, y en enero lo ha hecho con más fuerza con un índice de precios al consumo en el 3%, por el encarecimiento de la luz y de los productos relacionados con la energía.

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados