Montoro y la mejoría empresarial destierran la moda del scrip dividend

09/02/2017
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
MEL 11,43 EUR 4,57% Operar
CLNX 20,92 EUR 3,00% Operar
TRE 24,44 EUR 2,24% Operar
TL5 9,10 EUR 1,60% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 09 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- El pago del dividendo en forma de nuevas acciones empieza a estar pasado de moda. Y Hacienda tiene gran parte de culpa, al eliminar la opción del diferimiento fiscal para esta fórmula. La opción preferente de muchas grandes cotizadas durante la crisis se queda sin su principal atractivo, mientras las empresas inician el retorno al método tradicional del pago íntegramente en efectivo. Una decisión que aplaudirán los accionistas que buscan rentas periódicas para rentabilizar su inversión, pero que a la vez aumentará su factura fiscal.

El 'scrip dividend' o 'dividendo flexible' se popularizó en la bolsa española a partir de 2008. Es decir, la crisis y la disminución de los beneficios -o la necesidad de utilizarlos para reinvertir o aliviar deuda- incentivaron el pago en acciones. Con esta fórmula, el accionista recibe unos derechos de suscripción preferente para un proceso de ampliación de capital. Así, hay tres opciones: venderlos a la empresa -equiparable a un pago en efectivo, aunque quedaría diluida su participación-, recibir nuevas acciones y mantener su participación en el capital intacta o acudir al mercado y venderlos en función de su cotización.

El pasado año, 13 empresas del Ibex 35 utilizaron esta fórmula para retribuir a sus accionistas. Más de un tercio, con varios de los 'blue chips' como Santander, BBVA, Telefónica o Iberdrola. Según datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), los accionistas que se acogieron a la vía del 'scrip dividend' recibieron nuevas acciones valoradas en más de 5.400 millones de euros.

Esta cifra supone más del 20% de los dividendos pagados en la bolsa española durante el pasado ejercicio, según los últimos datos de BME -con estadísticas contabilizadas hasta noviembre-. Se trata de la ratio más baja desde 2011. El porcentaje pagado en acciones frente al dividendo total supuso el 2,4% en 2009, pero a partir de entonces escaló hasta alcanzar su máximo en el 42% de 2013. En 2014 se redujo hasta el 30% para volver a aumentar en 2015 hasta el 36%, antes del retroceso del año pasado.

La caída no es un hecho aislado, sino que apunta a una tendencia, que los expertos achacan al final del saneamiento y fortalecimiento del capital de la banca, que tiene un peso del 40% en el Ibex, y al mayor equilibrio entre el apalancamiento y su capital del resto de compañías cotizadas.

Además, Hacienda tiene mucho que ver en esta evolución. En 2015 eliminó la exención de los primeros 1.500 euros de dividendos cobrados, con lo que los pequeños accionistas están obligados también a asumir un coste fiscal. Hay primero una retención del 19%, y después se ajusta en la declaración de la renta en función de los tramos impositivos del ahorro: el 19% hasta los 6.000 euros, el 21% entre esta cifra y los 24.000 euros, y el 23% a partir de este registro.

De esta forma, los pequeños accionistas tenían un incentivo fiscal en elegir la fórmula de las nuevas acciones para su retribución, ya que así podían diferir el pago de impuestos. El impacto se traducía en reducir el precio de compra, con lo que aumentaban las futuras plusvalías. Es decir, si se habían comprado 30 acciones por 100 euros, al recibir un nuevo título por 'scrip dividend' en el cálculo se tenían en cuenta 31 acciones por 100 euros.

Sin embargo, Hacienda ha eliminado esta distinción. El dividendo en forma de nuevas acciones y en efectivo tendrá en ambos casos la misma consideración para la Agencia Tributaria. Este cambio, que ha entrado en vigor en 2017, elimina su ventaja fiscal. El fisco aplicará una retención sobre las nuevas acciones, en función de su precio, como si fueran dividendos. Una modificación que tiene “efectos muy negativos para la facilidad de transmisión de los derechos de suscripción en los mercados secundarios de valores”, explica BME. De hecho, el operador de la bolsa española considera que lo anterior puede hacer que “ese mercado se anule completamente por las dificultades operativas y c

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados