Mario Draghi se defiende de Alemania: el crecimiento es más sólido... la inflación no

27/04/2017
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
TRE 25,87 EUR 1,25% Operar
ACX 11,54 EUR 1,23% Operar
BKT 8,52 EUR 0,73% Operar
MAP 2,56 EUR 0,71% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

El Banco Central Europeo (BCE) proseguirá con sus políticas monetarias ultraexpansivas. Tanto las convencionales como las no convencionales y, al menos todavía, no da pistas sobre un cambio en ellas. Los tipos de referencia siguen en el 0% y el programa de compras en 60.000 millones de euros mensuales hasta diciembre. No ha habido sorpresas para el mercado, aunque la presión desde Alemania, en año electoral, se mantiene intacta e incluso creciente. El presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi, se defiende desde Fráncfort aunque admite que la recuperación es cada vez más sólida.

"Los riesgos sobre las perspectivas económicas se inclinan a la baja", asegura Draghi en su discurso, mientras la Eurozona "avanza hacia un nuevo equilibrio", sostiene el banquero italiano. Un matiz que se ha reflejado en la divisa europea: el euro ha pasado de cotizar con caídas a darse la vuelta durante unos minutos, para rápidamente volver a las pérdidas ya que el mensaje no ha sido lo suficientemente optimista para esperar un cambio temprano en la política del Consejo de Gobierno del BCE, pese a que así lo reclaman desde Alemania. La conclusión del presidente del BCE es que puede que las amenazas sobre el crecimiento disminuyan, pero por ahora la inflación subyacente (sin contar tener en cuenta la energía) no da señales de fortaleza.

Draghi ha reconocido que ha habido debate en el Consejo sobre el balance de riesgos que hay en torno al crecimiento de la economía de la Zona Euro, "pero no respecto a la inflación". "Al final, todos los miembros estuvieron de acuerdo con el lenguaje", ha agregado, a la vez que ha vuelto a pedir a los políticos que dirijan su política fiscal y de reformas estructurales hacia el apoyo de la monetaria para fomentar el impulso del crecimiento económico y, en última instancia, el objetivo del BCE de acercar la inflación a medio plazo, aunque por debajo, del 2%.

LA INFLACIÓN NO DA SEÑALES DE FORTALECERSE

El presidente del BCE recuerda que las presiones sobre la inflación subyacente "siguen siendo moderadas". Así, mantiene el mensaje de que la política monetaria es necesaria para impulsar el IPC, ya que el repunte de principios de año respondió únicamente a efectos coyunturales con la recuperación de los precios del petróleo. "Un grado muy sustancial de acomodación monetaria continúa siendo necesario para asegurar un rendimiento sostenido de las tasas de inflación hacia el 2%", ha insistido Draghi en su rueda de prensa en Fráncfort, tras la reunión del Consejo de Gobierno, en la que ha evitado hablar del calendario electoral de las principales economías de la Zona Euro: "Debatimos sobre políticas (monetarias), no sobre la política".

Asimismo, ha reiterado que continúa la recuperación del crédito al sector privado y que la política monetaria ha sido un elemento clave para ello, y en consonancia para "la capacidad de recuperación de la economía durante los últimos años". "Desde mediados de 2014, la recuperación ha evolucionado de ser frágil y desigual en tener una base más sólida y amplia. La expansión del PIB trimestral ha sido consistentemente entre el 0,3% y el 0,8%", recuerda.

Sin embargo, el problema para el BCE es que la recuperación aún es lo suficientemente desigual para quedarse en una posición incómoda. La tasa de paro está por encima del 9% en la Eurozona mientras Alemania está cerca del pleno empleo, con un 5,8%. Esta circunstancia coincide con la represión financiera, ya que los tipos reales están en negativo (nominales menos inflación), lo que castiga al ahorro, uno de los pilares de la economía germana. Así, durante los últimos dos años la presión desde Alemania ha sido constante. El ministro de Finanzas y socio de Angela Merkel, Wolfgang Schäuble, llegó a acusar a Draghi de expropiar el ahorro de los alemanes y de fomentar el populismo, y, ya en 2017, de la debilidad del euro.

BRECHA ENTRE ALEMANIA Y EL RESTO

A diferencia de la Reserva Federal (Fed), el BCE no tiene como objetivo el empleo, por

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados