PANORAMA ECONOMICO JUNIO 2017

Panorama Económico junio 2017: La actividad se acelera a nivel global

02/06/2017

La actividad económica se acelera gracias al impulso de la demanda interna

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CLNX 22,41 EUR 1,31% Operar
REE 18,00 EUR 0,45% Operar
ENG 24,88 EUR 0,40% Operar
GAS 21,69 EUR 0,28% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Rafael Alonso, analista de Bankinter

Conclusiones del panorama económico mundial:

La actividad económica se acelera gracias al impulso de la demanda interna en las economías desarrolladas y la reactivación de los países emergentes.

En las economías desarrolladas, la inversión y los márgenes empresariales mejoran, las condiciones de financiación son atractivas y la inflación baja. Las economías emergentes se benefician de la recuperación de las materias primas, el aumento del comercio internacional y la debilidad del dólar.

Los grandes retos son:

(i) El cambio de modelo en China

(ii) La política presupuestaria en EE.UU.

(iii) La gestión del “Brexit” en Europa

(iv) El riesgo geoestratégico

Análisis del panorama económico mundial:

El PIB global crecerá +3,5% en 2017 (frente a +3,1% en 2016) gracias al impulso de la demanda interna en las economías desarrolladas y la reactivación de las economías emergentes.

Economías desarrolladas

La inversión y los márgenes empresariales muestran signos de mejora y las condiciones de financiación son atractivas. Los bancos principales Bancos Centrales (FED, BCE y BoJ) no se muestran preocupados por la evolución de la inflación -estrechamente relacionada con los precios energéticos- y mejoran sus perspectivas económicas en un contexto de baja volatilidad en los mercados.

En EE.UU., la solidez del mercado laboral y el aumento en los índices de confianza impulsan la demanda interna y el crecimiento.

La Fed subirá los tipos de interés, pero de forma muy gradual. En la UEM, los índices adelantados de actividad (PMIs) alcanzan máximos históricos, la política fiscal se flexibiliza y los tipos de interés se mantienen en mínimos históricos.

En Reino Unido, el consumo y la inflación acusan la depreciación de la libra-estrechamente relacionada con el "Brexit"-.

En Japón, los índices de actividad (ventas minoristas, producción industrial,…) evolucionan satisfactoriamente y el BoJ mantiene una política monetaria expansiva.

Análisis mercados emergentes

Las economías emergentes se benefician de la recuperación en el precio de las materias primas, la reactivación del comercio internacional y la debilidad del dólar. Los inversores valoran positivamente la hoja de ruta reformista anunciada en países como India, Brasil o México aunque el principal foco de atención está en China y en la capacidad de sus autoridades -Ejecutivo y Banco Central- para reducir el excesivo endeudamiento de la economía (260% del PIB) sin deteriorar las perspectivas de crecimiento significativamente.

En Turquía, afloja la presión sobre la Lira y el sector turismo empieza a dar señales de recuperación. En Rusia, la evolución del precio del petróleo facilita el aumento de reservas y la mejora de las cuentas públicas. India liderará el crecimiento con un aumento del PIB esperado a tres años del 8,0% (frente a 6,1% actual), una política económica proinversión y una tasa de inflación baja en términos históricos. La economía global afronta grandes retos. El cambio de modelo en China – desde la industria a los servicios con un mayor protagonismo de la demanda interna- tendrá implicaciones en el comercio y el crecimiento global.

La política presupuestaria en EE.UU. puede condicionar el ritmo de normalización en la política monetaria por parte de la Fed y la gestión del “Brexit” es un foco de incertidumbre en Europa.

El riesgo geoestratégico es elevado (Corea del Norte, Siria, Rusia, Turquía…) y los acontecimiento políticos pueden deteriorar el sentimiento de los inversores debido a posibles retrasos en la implementación de objetivos presupuestarios (¿rebaja de impuestos en EE.UU.?) y/o reformas estructurales (¿Brasil?).

Política Monetaria e Inflación en la UEM

La determinación del BCE para alcanzar su objetivo de inflación a largo plazo y mantener la estabilidad financiera es firme. La mejora en los indicadores macro (PIB, PMI´s, Paro, etc…) nos anticipan que la política de estímulos monetarios está cerca de llegar a su fin.

La transición será gradual y la gestión del balance por parte del BCE muy prudente. Las perspectivas de inflación se han relajado a nivel global y no se observan presiones inflacionistas por la vía de los salarios en la UEM. En este entorno, esperamos que el BCE asuma pocos riesgos en materia de política monetaria. La gestión de las expectativas “forward guidance” será la primera herramienta que utilice el BCE antes de realizar cualquier cambio significativo en los tipos de interés.

La clave está en la estabilidad financiera y en la reacción de los mercados. Es aconsejable ser especialmente prudente debido al giro en la política monetaria de EE.UU. y el efecto contagio que puede ocasionar en la TIR de los bonos europeos y en la cotización del euro.

Descárgate el documento adjunto para ver el informe completo

Más informes del departamento de análisis Bankinter

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados