Del margen a la rentabilidad: las seis ratios de los bancos que el mercado mirará con lupa tras el caso Popular

24/07/2017
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ABE 17,37 EUR 2,00% Operar
MEL 12,19 EUR 1,20% Operar
MAP 2,84 EUR 0,85% Operar
SAN 5,74 EUR 0,81% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Ahora sí que sí. La temporada de presentación de los resultados bullirá esta semana. Y los bancos volverán a acaparar el protagonismo, más aún tras el reciente -y polémico- final de Banco Popular. El reto, precisamente, consistirá en que demuestren que fue un caso aislado. Y que los inversores pueden confiar en ellos.

En concreto, el mercado prestará una atención especial a seis ratios principales, que servirán para analizar hasta qué punto generan dinero con su negocio, cómo controlan sus costes, cuánto cubren sus riesgos y cuáles son sus niveles de capital.

1. Margen de intereses. Como suele decirse, mide el negocio bancario de siempre; la diferencia entre el interés que paga por el dinero que capta con una mano -los depósitos de los clientes- y el que cobra por el dinero que presta con la otra mano -los préstamos a otros clientes-. En los últimos años, el margen de intereses se ha movido en un mundo de estrecheces. Los bajos tipos de interés, la presión regulatoria, la irrupción de los nuevos competidores tecnológicos (fintech) y la débil demanda de crédito han complicado que la banca gane dinero con su negocio de siempre.

Aunque el escenario no ha cambiado, es cierto que el crédito está repuntando y que el mercado trabaja ya pensando en unos intereses ligeramente más altos para el futuro, con lo que se espera una mejoría. Si sigue sin mejorar, continuará obligando a los bancos a buscar recursos en el resto de la cuenta. En el primer trimestre, Bankia, Sabadell y Liberbank sufrieron descensos del 12% en su margen de intereses.

2. Margen bruto. Resultado de añadir al margen de intereses otros ingresos, como las comisiones o los resultados de operaciones financieras, a la cuenta de resultados, con lo que este apartado equivale en realidad a los ingresos de un banco -considerando que, al incluir el margen de intereses contiene también los gastos financieros de esta partida-.

Como en el caso del margen de intereses, el mercado tiene ganas de ver que los bancos son capaces de generar ingresos. Es una de las claves para que su valor bursátil supere el umbral del valor en libros, algo que en los bancos españoles sólo logra Bankinter. En el primer trimestre, el margen bruto cayó en Liberbank (-46%) y en CaixaBank (-1,5%).

3. Ratio de eficiencia. Si los márgenes no crecen o sólo lo hacen de manera raquítica, el recurso que queda es el de recortar los costes. Y a eso se han dedicado los bancos en los últimos años. Menos oficinas y menos empleados para ajustar esa sobrecapacidad a la que, entre otros, han aludido el Banco de España (BdE), el Banco Central Europeo (BCE) o el Fondo Monetario Internacional (FMI), de ahí que insten a más fusiones en el sector.

El termómetro para medir hasta qué punto ajustan sus costes a sus ingresos es la ratio de eficiencia, que pone en relación los costes con los ingresos. Es decir, mide cuánta parte de los ingresos se la comen los costes. Por tanto, cuanto menor sea esta ratio más eficiente será ese banco. Una ratio del 60% significa que los costes se comen 60 de cada 100 euros ingresados; y una de 30%, que sólo consumen 30.

En el primer trimestre, la ratio media de las entidades del Ibex -sin incluir Popular, que entonces formaba parte del índice- era del 49,5%. Bankia tenía la mejor ratio, con un 43,6%, y Sabadell y CaixaBank, las peores, con un 53,4% y un 54%, respectivamente.

4. Rentabilidad sobre el capital (ROE). El accionista quiere retorno para su inversión. Y no poco, precisamente. Por ser el último en cobrar -o el primero en perder, como ha quedado demostrado en Banco Popular-, exige una rentabilidad alta por su capital. Según los últimos cálculos del BCE, el coste de capital (COE) ronda el 10% para los bancos europeos, con lo que ese debería ser el objetivo mínimo que debería superar el ROE del sector. Por encima, ese banco está generando valor y, por tanto, atractivo; por debajo, está destruyendo valor y debería ponerse a trabajar para revertir pronto esa situación.

En España, s

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados