Mario Draghi BCE discurso

Cinco años desde que Draghi salvo el euro y cambió el rumbo de la Eurozona

26/07/2017

Se cumplen cinco años de una histórica frase del presidente del BCE que cambió el rumbo de la Eurozona

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ELE 18,84 EUR 3,06% Operar
VIS 52,58 EUR 3,02% Operar
DIA 4,05 EUR 2,79% Operar
GAS 18,24 EUR 1,62% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

“Haremos todo lo que sea necesario (...). Y créanme, será suficiente”. La frase ha pasado ya a la historia de la Eurozona como un pilar para el proyecto de la moneda común. Quien la pronunció fue Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), el 26 de julio de 2012. Es decir, en el peor momento de la crisis de deuda.

Curiosamente, el discurso se produjo fuera de la Eurozona, en una conferencia en Londres, bajo la atenta mirada de otros banqueros centrales como Mervyn King, quien presidía el encuentro en calidad de presidente del Banco de Inglaterra.

En medio de una tormenta financiera sin precedentes en la corta historia del euro, con las primas de riesgo disparadas, dificultades para acceder a la financiación en los casos de España o Italia, y con muchos bancos en apuros, pronunció: “Within our mandate, the ECB is ready to do whatever it takes to preserve the euro. And believe me, it will be enough”. Es decir, “dentro de nuestro mandato, el BCE está listo para hacer lo que sea necesario para preservar el euro. Y créanme, será suficiente”.

“Fue un momento importante en la relativamente corta historia de la Eurozona”, recuerda David Lafferty, jefe de estrategia de Natixis Global Asset Management. “Con Italia y España tambaleándose con la austeridad, los rendimientos soberanos a través de la periferia europea estaban comenzando una espiral ascendente hasta niveles insostenibles. El colapso de uno u otro país podría haber desencadenado un desintegración caótica de la Zona Euro”, agrega.

Sin embargo, una mera frase cambió el rumbo del área común. Días después de esta afirmación, el BCE creó el mecanismo OMT (siglas Outright Monetary Transactions) con el que podía comprar activos de deuda pública, principalmente de Italia y España. “Esto fue suficiente para reducir las tensiones sobre estos países”, señala Philippe Waechter, economista jefe de Natixis AM.

La sentencia de Draghi se trasladó al sentimiento de los inversores. El Euro Stoxx, principal índice de renta variable europea, se revalorizó un 8% en tres sesiones. El Ibex 35, máxima referencia en la bolsa española, se disparó un 13% en aquellas tres jornadas, entre el 26 de julio y el 30 de julio de 2012. “En aquel momento, los mercados le creyeron. La dinámica de inflación sigue siendo débil, por ello se mantienen los estímulos. Pero en los últimos cinco años la economía de la Eurozona ha hecho progresos en muchas áreas”, explican los economistas de Goldman Sachs.

A lo largo de los siguientes años, el BCE, como hizo antes la Reserva Federal (Fed) antes en Estados Unidos, diseñó una política monetaria expansiva sin precedentes. Y que aún no ha normalizado, con una política de compras de activos de hasta 60.000 millones de euros mensuales, que incluyen bonos soberanos y corporativos; los tipos de referencia al 0%; y los tipos de depósito, clave para el negocio bancario, en el -0,4%.

Draghi abrió la puerta al inicio del fin de los estímulos hace justo un mes, el 27 de junio en Sintra (Portugal). De vez en cuando, el economista italiano se sale de su trayectoria habitual y provoca movimientos bruscos en el mercado. Esta vez, en la histórica ciudad monumental cercana a Lisboa, fue así.

En una versión muy académica en la que habló de la tasa Nairu (nivel de desempleo que no acelera la inflación), holgura económica (brecha entre producción actual y potencial) y curva de Phillips (relaciona inflación y empleo). El presidente del BCE apuntó a estos indicadores para destacar el fortalecimiento de la economía y el acercamiento al punto en el que el crecimiento del empleo provocará tensiones inflacionistas. Aunque no señaló que esto vaya a ocurrir de forma inmediata, fue suficiente para que el mercado lo interpretara como una señal para dar la vuelta a los estímulos. Es decir, hubo turbulencias en los mercados de deuda y de divisas.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados