Los 100 días de Macron en el Elíseo: el Mozart de las finanzas aún desafina en la política doméstica

15/08/2017
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ABE 17,23 EUR 1,17% Operar
MEL 12,18 EUR 1,16% Operar
CABK 4,28 EUR 0,94% Operar
VIS 51,99 EUR 0,70% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 15 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- Emmanuel Macron acaba de cumplir sus 100 primeros días en el Palacio del Elíseo, y lo ha hecho con un sabor agridulce. Por un lado su papel en el plano internacional como presidente de Francia parece estar más que consolidado tras verse, nada más y nada menos, que con personalidades como el presidente ruso, Vladimir Putin, o el presidente de EEUU, Donald Trump. Pero por otro, los galos no parecen nada contentos con su gestión, y así lo reflejan las últimas encuestas, que muestran una caída en picado de su popularidad.

Lo cierto es que estos tres primeros meses de gobierno no han sido un camino de rosas. El descenso de su popularidad entre los franceses da por acabada la denominada 'luna de miel' que suelen vivir los políticos y su electorado tras la elección. Es habitual que tras alzarse con la victoria, un político goce de muy buenas valoraciones, aunque la prueba de fuego que suponen estos 100 primeros días de gobierno puede acabar con ella en caso de que el susodicho, como le ha pasado a Macron, no sea capaz de dar un golpe sobre la mesa de forma contundente y marcar el ritmo de su legislatura.

Ahora mismo sólo un 36% de los franceses dice estar satisfecho con el inicio de su mandato. Son diez puntos menos que el dato recabado por el socialista François Hollande en agosto de 2012, poco después de su elección, pero además supone un porcentaje muy alejado del apoyo del 62% que el exministro de Economía tenía recién llegado al Elíseo, a principios del pasado mes de mayo.

“Cualquier político tiene que tener preparado un plan para los 100 primeros días de gobierno, aunque es verdad que es muy poco tiempo para tomar decisiones de calado importantes”, dice Emilio Serrano, politólogo y consultor de comunicación en Asesores de Comunicación Pública, que cree que cuando echa a andar el mandato es necesario que se produzca algún “gesto” que mantenga la confianza de los electores.

Por su parte, Ignacio Martín Granados, politólogo y miembro del consejo directivo de la Asociación de Comunicación Política (ACOP), cree que la caída de la popularidad de Macron es “normal” porque al principio “los votantes se enamoran de los políticos jóvenes, frescos y nuevos”, pero tras ser investidos, se convierten en “los culpables de todos los males”. Y eso es lo que le ha ocurrido al presidente francés, según dice el experto.

Los 100 primeros días de Macron han estado marcados por las polémicas en torno a algunos miembros de su equipo y por la falta de rapidez en el cumplimiento de las promesas electorales. Sobre lo primero, hay que recordar que se ha producido la dimisión de cuatro ministros cuando apenas llevaban un mes al frente de sus departamentos, entre ellos el de Justicia, François Bayrou, por sospechas de nepotismo o por verse salpicados por diversas investigaciones judiciales.

Y tampoco se puede olvidar la marcha del general Pierre de Villiers, que dimitió el 19 de julio como jefe del Estado Mayor del Ejército tras un tenso pulso público con Macron a cuenta de los recortes previstos para cumplir los objetivos de déficit, y que afectaban especialmente a Defensa. “Llama la atención que el efecto 'luna de miel' no haya durado mucho”, dice Martín Granados, que sostiene que sólo le ha servido al presidente francés para asegurarse el éxito en las legislativas. Macron se alzó con la victoria el pasado 7 de mayo en la segunda vuelta de las presidenciales, en las que se enfrentó cara a cara con la ultraderechista Marine Le Pen. Poco más de un mes después, el 18 de junio, se celebró la segunda ronda de las elecciones legislativas, que se saldó con la victoria de 'En Marcha', el partido de Macron.

Finalizado el estado de gracia con el que pareció contar en los primeros compases de su mandato, el conocido como 'Mozart de las finanzas' -apodo que se ganó en su etapa en la banca Rothschild, de la que llegó a ser socio, por su precoz habilidad para tejer acuerdos como el que cerró Nestlé para comprar la

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados