La onda expansiva de los tipos bajos del BCE de Draghi le cuesta 11.000 millones a la banca española

04/08/2017
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SGRE 11,61 EUR 0,78% Operar
MTS 22,45 EUR 0,49% Operar
BKT 7,86 EUR 0,24% Operar
IDR 13,64 EUR 0,18% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

“Los tipos bajos nos están matando”. La cita es de Francisco González, presidente de BBVA, en mayo de 2016. Pero podría firmarla cualquier ejecutivo de un banco europeo, ante el impacto negativo que ha supuesto para sus cuentas la política de ‘dinero gratis’ que ha mantenido los últimos años el Banco Central Europeo (BCE) en su cruzada aún incompleta para impulsar la inflación.

“Es difícil ser banco hoy en Europa”, insistió hace más de un año González. El boletín económico publicado por el BCE este jueves apuntala su lamento. La autoridad monetaria ha hecho un ejercicio de estimar cuál es el impacto neto del descenso de los tipos de interés en los ingresos netos que obtienen a su vez por los intereses.

Los cálculos de la institución presidida por Mario Draghi incorporan a lo que denomina instituciones financieras: principalmente bancos, aseguradoras, fondos de pensiones. El golpe para las cuentas de resultados de estas entidades asciende al 1% del PIB entre el tercer trimestre de 2008 y el cuarto trimestre de 2016. Es decir, más de 11.000 millones de euros menos en ingresos -el PIB español alcanzó los 1,114 billones en 2016-.

Este resultado “se debe a que el sector financiero tiene, en promedio, más activos que pasivos que devengan intereses”, explica la autoridad monetaria. “Cuando los tipos de interés de los activos y los pasivos descienden en la misma medida, los ingresos netos por intereses del sector se reducen”, añade. Aunque, frente a los lamentos de la industria financiera a lo largo del Viejo Continente, sentencia: “Se ha de observar que los ingresos por intereses no son el único determinante de la rentabilidad del sector financiero”.

El propio Mario Draghi dio rapapolvo a la banca en Madrid, en su visita en mayo, al recordar que el sector no ha hecho mejoras de eficiencia desde 2010. No obstante, y siempre con la excepción de Banco Popular que fue intervenido y adjudicado al Santander por un euro en junio, la banca cotizada española ha incrementado su beneficio este año en un 20% hasta los 8.114 millones de euros generados entre enero y junio. Una mejora que se produce pese a que la política monetaria sigue anclada en los tipos bajos, y con el euríbor en negativo. El indicador interbancario a 12 meses, principal referencia para las hipotecas a tipo variable, cerró julio en un nuevo mínimo histórico del -0,154%.

“Les guste o no, los bancos deben adaptarse a los tipos bajos”, avisó en Madrid en octubre el economista jefe del banco central, Peter Praet. Y eso han hecho (o intentado), al incrementar la concesión de hipotecas a tipo fijo, créditos al consumo y los ingresos por comisiones. Es decir, han buscado fórmulas para aliviar el daño de los tipos bajos. Justo lo que ha pedido el BCE en los últimos años. Aunque recuerda que no toda su política daña los resultados de los bancos, ya que las compras de activos han abaratado los costes de financiación para el sector.

La dinámica ha sido generalizada entre los países analizados por el BCE salvo en Portugal. El daño total de la caída de los tipos de interés para los ingresos del sector financiero está por encima del 1,5% del PIB en el conjunto de la Eurozona. Es decir, más de 150.000 millones de euros. En términos relativos, el coste para la industria financiera alemana es levemente inferior, mientras que la peor parada es la francesa, con más de un 3% del PIB o, lo que es lo mismo, un impacto en el margen de intereses de más de 60.000 millones de euros entre 2012 y 2016.

Mientras que la banca ha buscado diversificar sus fuentes de ingresos, las aseguradoras y los fondos de pensiones tienen la tentación de asumir más riesgos para cubrir la bajada del precio del dinero. “El prolongado entorno de tipos bajos también ejerce presión sobre la rentabilidad de las instituciones financieras que ofrecen garantías de retorno a largo plazo”, admitió Draghi en la sede del Banco de España el pasado 24 de mayo. “Para cumplir con sus desafiantes objetivos de retorno, tales instit

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados