consumo energetico españa

Claves para entender la dependencia energética de España

01/09/2017

España sigue apostando por las energías fósiles, aumentando el consumo de gas y de petróleo

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SGRE 11,61 EUR 0,78% Operar
MTS 22,45 EUR 0,49% Operar
BKT 7,86 EUR 0,24% Operar
IDR 13,64 EUR 0,18% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

El comercio exterior es uno de los mejores indicadores de nuestra economía. En un momento en el que la economía global está ofreciendo mejores resultados de los que se esperaban nuestro comercio exterior responde de una forma ambivalente.

Las exportaciones en el periodo de enero-junio aumentaron un 10% respecto al mismo periodo del año anterior y alcanzaron los 140.876 millones de euros, un máximo histórico mientras que, las importaciones aumentaron un 11,8%, hasta los 151.964 millones de euros, también un máximo históricoLa diferencia entre lo que importamos y lo que exportamos, déficit, fue en esos seis meses de 11.088  millones de euros, un 40,7% más que el año pasado.

Aunque es cierto que nuestras exportaciones tuvieron un comportamiento mejor que la media de la UE y de la zona euro, esto no nos debe hacer olvidar que el déficit comercial ha crecido notablemente y eso significa que tendremos peores condiciones para devolver nuestra deuda externa que no deja de crecer.

La clave de nuestro déficit comercial, la energía

Si no tuviésemos en cuenta las importaciones de energía nuestro comercio internacional habría tenido un superávit de 262 millones de euros cuando en el mismo periodo del año anterior esta cifra fue de 99 millones de euros. Es decir, nuestra economía es muy competitiva y se abre nuevos mercados tanto fuera como dentro de la UE y ello a pesar del encarecimiento del euro.

Sin embargo, si las exportaciones crecieron las importaciones también y a mayor ritmo, pero las que más aumentaron fueron las energéticas de tal forma que  el déficit energético se incrementó un 42,3%, hasta los 11.351 millones de euros (7.978 millones en 2016).

Esta noticia es una constante de nuestra economía, el déficit comercial es ineludible y se repite con mayor o menos intensidad dependiendo de dos factores sobre los que no podemos influir, la cotización del euro y el precio del petróleo. Pero esto no es cierto ya que si no podemos actuar sobre esos factores sí lo podemos hacer sobre otros, en concreto sobre la composición de la “tarta” de nuestra producción y consumo energético.

De acuerdo con el Gobierno en 2015 el consumo energético se distribuyó como se puede ver en el siguiente gráfico:

consumo energético 2015

Y el Club Español de la Energía ha señalado que la dependencia energética de España fue en 2016 del 72,3%, un porcentaje muy superior a la media de la UE, un 53,5%. Esta dependencia se debe al exceso de dependencia del petróleo y del gas que se importa en un 100% del consumo.

¿Cómo se puede explicar esa dependencia? ¿Cómo es posible que países, como Alemania por ejemplo, con menos horas solares que España, produzca más energía solar que nosotros? ¿Cómo es posible que no produzcamos más energía eólica o marina con las condiciones favorables de nuestra península?

Cualquier autor o texto que se consulte insiste en lo mismo, hay que apostar por las energías renovables, pero esto, igual que el déficit comercial, es algo que se repite año tras año como una letanía sin que se haga nada realmente para remediar la situación.

Por ejemplo, si España ha firmado el Protocolo de Paris contra el cambio climático, un tema vinculado al consumo de energías fósiles que es el que produce nuestro déficit comercial ¿qué se ha hecho, qué se está haciendo en concreto para cumplir con dos objetivos a la vez, reducir las emisiones de CO2 y nuestro déficit comercial?

Lo que está claro es que mientras otros países están desconectando su crecimiento industrial del consumo energético mejorando sus tecnologías (menos consumo y más producción), España sigue apostando por las energías fósiles de forma consciente y decidida aumentando de forma constante el consumo de gas y de petróleo aunque no así el de carbón.

Es probable que en el pasado no se hayan tomado las medidas adecuadas para potenciar las energías renovables, en las que España llegó a ser una potencia mundial ¿Pero se están tomando ahora? ¿Seguiremos los próximos años lamentado nuestro déficit comercial debido a las importaciones de energéticas siguen creciendo o encareciéndose?

Esperemos que no sea así ya que si tenemos en cuenta los datos de 2016, el 16,2% de la energía final provino de las renovables y en el caso de la energía eléctrica fue el 38,5%. Sin duda se puede llegar a más y está a nuestro alcance.

Artículos relacionados

España se queda a la cola de los países europeos en calificación energética y renovables

Sector eléctrico: el Gobierno subasta renovables y ACS logra la mayor adjudicación (Análisis)

Energía undimotriz y mareomotriz: funcionamiento, ventajas y desventajas

¿Conoces las pegatinas ambientales para el coche?

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados