La alta tensión política calienta la Diada del sí antes del referéndum del 1-O

11/09/2017
Etiquetas Suscribirse
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ABE 17,37 EUR 2,00% Operar
MEL 12,19 EUR 1,20% Operar
MAP 2,84 EUR 0,85% Operar
SAN 5,74 EUR 0,81% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

MADRID, 11 SEP. (Bolsamania.com/BMS) .- Fortísima resaca política. Este es el ambiente que hace hervir el caldo del soberanismo en la antesala de la Diada de Cataluña, la fiesta nacional en la que ya es tradición que las entidades independentistas tomen las calles y las conviertan en un gigantesco escenario en el que reivindicar sus aspiraciones secesionistas. Por sexto año consecutivo, la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium cultural y la Asociación de Municipis per la Independència (AMI) han convocado una manifestación que desean que se convierta en la reacción ciudadana a la contundente respuesta del Estado tras la aprobación de las leyes del referéndum del 1 de octubre y de ruptura.

Más de 360.000 inscritos se suman ya a la “Diada del Sí”, una cifra anunciada por el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, justo después de la suspensión cautelar del Tribunal Constitucional (TC) de todo el articulado del 1-O que había recibido luz verde en el Parlament. Según estos números, que no constan en ninguna base de datos pública ni se pueden ver en la web específica de la protesta, los registrados han saltado 110.000 personas en tan sólo dos días -los datos del 5 de septiembre eran de 250.000 apuntados- y superan la marca de los 350.000 del año pasado. Los últimos datos son, concretamente de 400.000 inscritos.

El aumento también llega después de las querellas anunciadas por la Fiscalía General del Estado a la mesa del Parlament y al Govern de la Generalitat, tras aceptar a trámite el corpus legal del referéndum, los primeros, y de firmar el decreto de convocatoria de la consulta, los segundos. Pero también después del “bochornoso” espectáculo vivido en el último pleno del Parlament de Catalunya, en palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha supuesto “un duro golpe a las instituciones catalanas”, según el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

No obstante, y por más que desde la ANC quiera insinuar que hay una relación causa-efecto, “es muy difícil establecerla”, explica Jordi Pacheco, decano del Col·legi de Politòlegs i Sociòlegs de Catalunya. El politólogo matiza que “la cantidad de la población que sigue una sesión parlamentaria, aun cuando es de tanta trascendencia como la del 6 y 7 de septiembre, tiene un impacto muy limitado en el conjunto de la sociedad”. “El reciente movimiento independentista se ha alimentado durante siete años y a estas alturas ‘está todo el pescado vendido’”, comenta.

Sin embargo, sí opina que la “reacción del Estado es fundamental” y si sigue siendo “meramente represiva y se basa en acciones judiciales o penales”, podría provocar el comportamiento contrario al esperado y alimentar el secesionismo, ya que “desgasta la credibilidad de que haya posibles terceras vías”. Especialmente si se ensaña en el Parlament, un organismo cuya inviolabilidad es incuestionable y en el que se recoge tanto en su reglamento como en el Estatut que no se puede perseguir a sus diputados por “el debate de las ideas”.

EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Las asociaciones independentistas se han encomendado a que el sentimiento de rechazo a la respuesta de los organismos estatales, ante el avance de la hoja de ruta soberanista, ayude a que una “multitud” llene las calles de Barcelona el 11 de septiembre. Su objetivo para este año es menos ambicioso y se contentan con igualar o superar el medio millón de personas que se congregó en la capital catalana para mostrar su rechazo al terrorismo yihadista tras los atentados en Las Ramblas.

Aseguran que nunca dan cifras de participación, pero estos números son inferiores a sus peores marcas históricas, alcanzadas en 2017, cuando se decidió descentralizar la protesta y se organizaron actos en cinco ciudades. Los inscritos totales se desinflaron por debajo de los 350.000 (un 25% menos que en años anteriores) y las cifras de afluencia no están claras, pero sólo en Barcelona se aglutinaron medio millón de manifestantes. En total, se calcula que se sumaron entre

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados