volatilidad inversión

¿Qué es la volatilidad de una inversión?

12/09/2017

La volatilidad es un término muy importante de cara a tomar una decisión de inversión

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IAG 6,80 EUR 1,61% Operar
SGRE 11,32 EUR 1,53% Operar
REP 15,28 EUR 1,16% Operar
IDR 13,73 EUR 1,03% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Habitualmente, se suele oír, en temas relacionados con los mercados, el concepto volatilidad. La volatilidad del euro, de los mercados, de los fondos… son expresiones que tanto periodistas económicos como analistas o economistas utilizan muy a menudo.

La volatilidad es un término muy importante de cara a tomar una decisión de inversión y hay que entenderlo para saber tomar buenas elecciones. Además, es una variable a tener en cuenta a la hora de apostar por este o aquel activo y debe adaptarse a nuestro perfil de riesgo.

¿Qué es y qué mide la volatilidad?

La volatilidad mide la frecuencia y la intensidad con la que cambia el precio de un activo. En el caso de una acción, por ejemplo, si su precio cambia rápidamente y con oscilaciones muy grandes, tanto al alza como a la baja, hablamos de una acción muy volátil.

A la hora de aplicar este concepto a las matemáticas financieras, se calcula la rentabilidad media de un activo durante un período determinado y se mide la variación de la rentabilidad, en porcentaje, de esa rentabilidad. Cuanto más rápidas y extremas son las fluctuaciones, más volátil es el activo.

Tradicionalmente, se ha considerado a la volatilidad como uno de los principales indicadores para medir el riesgo. A mayor volatilidad, se asume mayor riesgo con la inversión; y viceversa. Es un factor que inyecta incertidumbre en nuestra inversión, porque es más difícil predecir el comportamiento de un activo.

A su vez, la volatilidad nos ayuda a conocer el estado de los inversores, es decir, si impera un sentimiento de confianza como de pánico o miedo. Cuando haya más “miedo” en el mercado, las oscilaciones deberían ser más amplias; mientras que en un escenario de calma la volatilidad debería reducirse.

¿Qué son los índices de volatilidad?

El dato de la volatilidad de una acción o un activo en sí es importante pero no nos aporta más información. Sin embargo, cuando lo comparamos podemos obtener información muy valiosa de nuestra inversión.

En el caso de las acciones, una referencia interesante es el índice VIX, que mide volatilidad implícita de las opciones del índice S&P 500 de 30 días a vencimiento.“Es conocido como el indicador del miedo que existe en el mercado y se calcula cada 15 segundos”, explica Enrique Castellanos, responsable de Formación en el Instituto BME, en un artículo reciente en FundsPeople.

“La volatilidad es asimétrica, es decir baja cuando el mercado sube y viceversa”, añade el experto. Los inversores más avanzados pueden, incluso, invertir en la volatilidad a través de derivados, futuros y opciones sobre el VIX.

Si se trata de fondos, lo mejor es comparar la rentabiliad con la volatilidad media de los de su categoría. La volatilidad o “desviación típica” de un fondo mide cómo la rentabilidad de este se ha desviado de su media histórica.

Una desviación típica alta significa que las rentabilidades (generalmente se utilizan datos mensuales) del fondo han experimentado fuertes variaciones, mientras que una desviación típica baja indica que esas rentabilidades han sido más estables en el tiempo.

¿Volatilidad es sinónimo de perder dinero?

Desde Morningstar explican que a priori se puede pensar que existe más posibilidad de perder dinero en un fondo que presenta fuertes altibajos, pero no necesariamente tiene que ser así. 

Un fondo que haya mostrado una alta volatilidad en el pasado no significa, necesariamente, que el partícipe haya perdido dinero invirtiendo en él. Es posible, en efecto, encontrar fondos con volatilidades muy parecidas pero con comportamientos opuestos.

En el caso de la Bolsa, en una sola sesión se producen muchas y fuertes oscilaciones de precios. Subidas y bajadas, que los inversores intradía, que compran y venden en el mismo día, aprovechan para hacer su agosto.

A la hora de analizar la volatilidad de la renta variable, es mejor saber determinar las tendencias de mercado para aprovecharnos de las situaciones alcistas y bajistas. Eso sí, el riesgo aumenta cuando la volatilidad crece, no lo olvides.

La renta variable, más volátil que la fija

Históricamente la renta variable ha sido más volátil que la renta fija, pero no hay que echar la vista muy atrás para recordar los peores años de la crisis en los que la prima de riesgo de los llamados “países periféricos” de Europa oscilaba fuertemente en un día.

Desde FundsPeople advierten en un reciente artículo sobre la volatilidad de los bonos y las acciones que esta tradición no se ha cumplido últimamente. “La volatilidad de las acciones a finales de agosto y principios de septiembre ha sido menor que la de los bonos. Y lo ha sido no porque la volatilidad en los mercados de renta fija haya aumentado de manera muy significativa, sino porque la volatilidad de las acciones ha caído a mínimos históricos debido a las políticas monetarias”, explican.

volatilidad inversión

 

 

Artículos relacionados

Conoce nuestro servicio de Inversión a Medida

Dónde invertir

Descubre la evolución de los fondos más rentables

Invertir en fondos de inversión

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados