Panorama eco diciembre 2018

Panorama económico: El ciclo expansivo pierde impulso y es más asimétrico

04/12/2018

El ciclo económico sigue siendo favorable, pero las estimaciones de crecimiento global se revisan a la baja

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IDR 8,76 EUR 1,74% Operar
IAG 6,91 EUR 1,50% Operar
FER 18,04 EUR 0,92% Operar
ENG 25,71 EUR 0,74% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Esther Gutiérrez De La Torre, analista

Panorama Económico (diciembre 2018), por Arancha Buena, analista de Bankinter

El ciclo económico sigue siendo favorable, pero las estimaciones de crecimiento global se revisan a la baja. Además, el crecimiento ya no está tan sincronizado y podría haber tocado techo en algunas regiones. Los riesgos a la baja al crecimiento han aumentado mientras que el potencial de sorpresas positivas se evapora. En EE.UU., la expansión continúa sin fisuras gracias a los estímulos fiscales y a la fortaleza del mercado laboral. En Europa la pérdida de impulso es más evidente y mayor de lo previsto. El Brexit y la falta de disciplina fiscal de Italia siembran incertidumbre. En este entono el endurecimiento de la política monetaria está más en entredicho. En emergentes, el sentimiento mejora gracias a la perspectiva de un dólar menos fuerte y la posibilidad de un mejor tono en las disputas comerciales.

Los organismos internacionales (FMI, OCDE) han revisado recientemente a la baja susestimaciones de crecimiento global. La actual estimación de PIB para 2018 es +3,7% y +3,6%/3,5% para 2019, dos décimas por debajo de las anteriores previsiones. Los efectos negativos de las disputas comerciales, la subida del petróleo, unas condiciones financieras más restrictivas, y tensiones geopolíticas explican esta moderación en las proyecciones. En la primera mitad de 2018 habríamos alcanzado el pico de crecimiento en algunas regiones. 

Además el ciclo expansivo ya no está tan sincronizado. Por un lado, la expansión continúa sin fisuras en EE.UU, impulsada por estímulos fiscales y la fortaleza del mercado laboral. El PIB del 3T crece al +3,5%, vs +2,2% en 2017. El consumo es el principal motor gracias a los avances en empleo y salarios y a menores impuestos. Los indicadores adelantados y de confianza se mantienen próximos a los máximos del ciclo. Con un mercado laboral cercano al pleno empleo (paro 3,7%) y la inflación cerca del objetivo de la Fed (PCE suby. 2,0%), el banco central mantiene su política de subida gradual de tipos. Sin embargo, el ritmo de subidas podría ser algo más lento de lo inicialmente previsto (2 subidas en vez de 3 en 2019 -hasta el rango 2,75/3,00%), para no afectar a esta expansión en 2019. El impacto de los estímulos fiscales se desvanece el año que viene y las subidas de tipos de este año tienen un efecto retardado sobre la economía.       

En la Unión Europea y en el Reino Unido la pérdida de impulso es más evidente y mayor de lo previsto. En la UEM el PIB del 3T desacelera hasta +1,7% (a/a) frente a +2,4% en 2017. En Alemania, la tasa intertrimestral del 3T fue negativa (-0,2%, frente a +0,2% en UEM) por primera vez en más de tres años, afectado por el sector auto tras el cambio normativo de emisiones. Los indicadores adelantados y de confianza no permiten vislumbrar una recuperación en la última parte del año. Estos indicadores mantienen la tendencia de retroceso desde los máximos alcanzados a finales de 2017 o enero 2018.

Así, el PMI de noviembre caía hasta el nivel más bajo desde los últimos cuatro años. La falta de disciplina fiscal en Italia y el Brexit siembra incertidumbre. El paro se reduce gradualmente (8,0%) y las subidas salariales mejoran (+2,8%). Sin embargo, la expectativa de retirada de estímulos se retrasa en un contexto de menor crecimiento y más volatilidad. No esperamos subidas de tipos hasta muy finales de 2019 o principios de 2020, empezando por el tipo de depósito.

El reciente acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europa sobre las condiciones de divorcio, reduce la posibilidad, por lo menos a corto plazo, de una salida desordenada (Brexit duro). Todavía queda la aprobación del Parlamento británico, que parece un objetivo más ambicioso. Mientras, la economía del Reino Unido sigue perdiendo impulso +1,5% en 3T desde+ 1,7% en 2017.

El sentimiento hacia emergentes mejora tras un 3T afectado por la escalada en el proteccionismo, el fortalecimiento del dólar, la desaceleración de China y la crisis en Argentina y Turquía. La expectativa de un dólar más débil (Fed más dovish) y de un mejor tono en las disputas comerciales permite un mayor optimismo. Nuestra visión sigue siendo de prudencia frente a China, por su alto apalancamiento y el impacto de la guerra comercial, y más favorable para Brasil e India. Tras las elecciones presidenciales Brasil acelera su ritmo de crecimiento a niveles superiores al 2,0% ( vs +1,0% en 2017). En India, el crecimiento se mantiene en niveles superiores al 7,0% .

En resumen: el ciclo expansivo continúa pero pierde impulso y es más asimétrico. Las perspectivas de inflación se mantienen moderadas y el endurecimiento de las políticas  monetarias está más en entredicho.

 

Descárgate el documento adjunto para ver el informe completo

Más informes del departamento de análisis Bankinter

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados