La inflación británica continúa en el 3% en enero y retiene la atención sobre el BoE

13/02/2018
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
AENA 150,45 EUR 3,26% Operar
ACS 37,83 EUR 2,80% Operar
TL5 6,67 EUR 2,40% Operar
MEL 9,70 EUR 2,37% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

Una semana después del anuncio por parte del BoE de mantener los tipos de interés intactos.
La subida del precio del crudo y la devaluación de la libra generan una inflación aún lejos del objetivo marcado del 2%. La previsión del mercado marcaba un nivel del 2,9%.
El informe de inflación presentado por el Banco de Inglaterra (BoE) la semana pasada, en el que situaba el nivel de precios en el 3% durante el último mes de diciembre, dejaba entrever la influencia del precio del crudo y los efectos que sufría la devaluación de la divisa esterlina en los mercados. A pesar de ello, las previsiones del responsable monetario inglés mostraban una desaceleración en el desarrollo de los precios para los próximos meses, en especial tras la más que probable subida de tipos en el país. Pues bien, los precios se han mantenido en el 3%, aumentando la presión sobre el banco central y sus decisiones de los próximos meses.
La meta del 2% se mantuvo a la misma distancia que un mes antes, así lo refleja la estadística publicada por la Oficina Nacional de Estadística Británica (ONS). La tasa interanual del CPIH se mantiene por debajo del índice tradicional, situándose en el 2,7%, mismo nivel que en diciembre de 2017.

La mayor bajada en la contribución al avance de precios se produjo en el segmento de transporte, en especial el precio de los carburantes, que crecieron menos que hace un año. El precio del crudo, afectado en por la gran volatilidad del mercado los últimos días, se sitúa alrededor de los 62,5 euros por barril, con los primeros síntomas de repunte tras desplomarse un 10% en el último mes.

La presión de los precios se mantiene por lo tanto a hombros del gobernador del BoE, Marc Karney, que tras mantener los tipos de interés fijos durante su último anuncio la semana pasada, deberá modificar su política monetaria, previsiblemente en mayo. El dilema se encuentra en los datos de crecimiento, que parecen haberse frenado a principios de 2018, con los resultados del PMI en enero mostrando el desarrollo más bajo en año y medio. Por todo ello, el futuro de la inflación se verá condicionado por las decisiones que el banco central tome respecto al precio del dinero los próximos meses, que como ya adelantó la administración la semana pasada, se anunciarán más pronto de lo esperado.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados