Más de la mitad de las mujeres en el mundo todavía no trabaja

07/03/2018
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CIE 23,16 EUR 2,84% Operar
VIS 62,95 EUR 1,37% Operar
IAG 6,34 EUR 0,51% Operar
SGRE 9,77 EUR 0,35% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

La igualdad de género en el acceso al mercado laboral podría empeorar a partir de este mismo año.
Según cifras de la OIT, una mujer gana, de media, un 20% menos que un hombre.
En el mundo, el 48,5% de las mujeres participan en el mercado laboral; en el caso de los hombres, son el 75%. Desde 1990, la brecha entre hombres y mujeres en cuanto a participación en el mercado laboral apenas ha caído dos puntos y, según las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre 2018 y 2021 podrán incluso perderse las mejoras conseguidas en el último decenio en materia de igualdad de género en el acceso al empleo.
Así lo recoge el organismo en su último informe ‘Tendencias del empleo femenino 2018’, en el que alerta de que las previsiones mundiales de aquí a tres años apuntan a un empeoramiento o, en el mejor de los casos, mantenimiento de las condiciones de las mujeres en el empleo.



Entre 2009 y 2018, los países en desarrollo y los países desarrollados han visto cómo el acceso al empleo de las mujeres mejoraba. Sin embargo, no ha sido así en el caso de los países emergentes, donde la brecha de participación laboral entre hombres y mujeres ha crecido. La diferencia más grande se observa en los países árabes, donde apenas el 19% de las mujeres trabaja frente al 77% de los hombres. La OIT también señala a Asia meridional o a África del Norte, zonas donde, “debido a pautas culturales y de género restrictivas, las mujeres ven más limitadas sus opciones para buscar un empleo remunerado”.

En los países desarrollados, la OIT indica que gran parte de la mejora de los dos últimos decenios se debe a que los logros académicos de hombres y de mujeres son casi iguales, “y a que las pautas sociales con respecto a las mujeres y el trabajo remunerado son menos restrictivas”. También señala como un factor decisivo las políticas públicas, ya que en ciertos países se han impulsado ciertas medidas, como las cuotas de participación femenina o las bajas de maternidad. Aun así, critica que “hay datos que indican persistentes brechas salariales entre los géneros en muchos países desarrollados, las cuales ponen de manifiesto los problemas actuales de disparidad en cuanto a la calidad del empleo, pese a la mayor presencia femenina en el mercado de trabajo”.

La inserción femenina en el mercado laboral se acerca en mayor medida a la de los hombres en el caso de los países en desarrollo, lo que, según la OIT, “suele reflejar la necesidad económica de buscar empleo a causa de la pobreza predominante y la falta de acceso al sistema de protección social”.





MÁS DESEMPLEO

En cuanto al desempleo, las conclusiones de la OIT son claras: en muchas partes del mundo, las mujeres tienen más probabilidades de estar desempleadas. La diferencia entre la tasa de paro entre hombres (5,2% a nivel mundial) y mujeres (6%) se acentúa en el caso de los países en desarrollo, pero las previsiones no son optimistas en ningún caso. Sea cual sea el nivel de ingresos de un país, la OIT considera que en 2021 la diferencia del desempleo entre hombres y mujeres se incrementará.



En algunas zonas de los países desarrollados, como Europa oriental o América del Norte, las mujeres tienen tasas de paro incluso inferiores a los hombres. Sin embargo, desde la OIT señalan que eso, a pesar de reflejar los esfuerzos por lograr la paridad de género en los logros académicos y las competencias, también tiene que ver con que los efectos de la crisis económica fueron más duros en sectores con predominio masculino (como la construcción).





EMPLEOS MÁS VULNERABLES

Las mujeres tienen dos veces más probabilidades de ser trabajadores familiares auxiliares, según la OIT. Este concepto se refiere a aquellos trabajadores que ayudan en un negocio familiar del que no son socios; un trabajo por el que no cobran nada.

Con respecto a las trabajadoras autónomas, la OIT afirma que, a nivel mundial, las mujeres que trabajan por cuenta propia y tienen empleados suponen solo el 1,7% del empleo femenino total en 2018 frente al 4% de los hombres. El organismo señala que, incluso en los países desarrollados, “las mujeres continúan tropezando con obstáculos en el mercado laboral cuando trabajan de acceder a cargos empresariales y directivos”, y estiman que las mujeres suponen menos del 5% de los cargos de dirección general en empresas cotizadas.

TRABAJADORAS Y PENSIONISTAS MÁS POBRES



La OIT señala que una mujer cobra, de media, el 20% menos que un hombre. El organismo señala que esta diferencia procede de la “presencia excesiva de mujeres en sectores y ocupaciones con mayor incidencia de salarios bajos”, y así como a las deficiencias o ausencia de políticas e instituciones del mercado de trabajo eficaces, como negociación colectiva o salario mínimo.

Sobre las pensiones, el organismo señala que la mejor participación femenina en el empleo, las diferencias de salarios entre ambos géneros, la mayor probabilidad de una carrera más breve o con interrupciones y la presencia excesiva de mujeres en el trabajo informal y vulnerable “inciden negativamente en su capacidad de consolidar derechos jubilatorios en el régimen contributivo de pensiones”.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados