Bonos sostenibles que son

¿Qué son los bonos verdes o sostenibles?

03/04/2018

Conoce los bonos sostenibles cuya principal característica es financiar proyectos medioambientales o sociales

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CIE 25,64 EUR 2,97% Operar
FER 18,24 EUR 1,14% Operar
IAG 7,65 EUR 0,98% Operar
AMS 74,40 EUR 0,54% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Apenas representan el 1% del total de bonos emitidos en el mundo. O incluso menos. Pero ya se han hecho un hueco en las carteras de los grandes inversores que se mueven con conciencia. Hablamos de los llamados bonos sostenibles, que engloban tanto a los bonos sociales como a los bonos verdes, dirigidos a inversores institucionales. Se trata de títulos de deuda, bonos de renta fija, que emiten organizaciones privadas o públicas cuya principal característica es que el dinero captado con su venta va destinado a financiar proyectos sostenibles, ya sean medioambientales o sociales.

Instituciones que se han sumado a los bonos sostenibles

La Comunidad de Madrid, la primera administración pública española que se lanzó al mercado, ha hecho hasta la fecha tres emisiones de bonos sostenibles para financiar políticas públicas relacionadas con la sanidad pública, la educación, los servicios sociales, la promoción del empleo, el transporte público y la vivienda social: 

  • La primera, realizada a modo piloto en agosto de 2016 y por importe de 48 millones de euros, fue una colocación privada y tenía como objetivo financiar las ayudas que concede para la Renta Mínima de Inserción (RMI), una ayuda para necesidades básicas sujeta a ciertos requisitos.
  • En 20017 hizo la segunda, por importe de 700 millones de euros.
  • Este 2018 acaba de hacer la tercera, por 1.000 millones.

Otras organizaciones que se han sumado a la moda de los bonos sostenibles son el Ayuntamiento de Barcelona, Adif, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Repsol, ICOCaja Rural de Navarra. Se puede encontrar el listado mundial en la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA en sus siglas en inglés) en el apartado Database. Se ve que entre los emisiones mundiales figuran hospitales, bancos de desarrollo y comerciales, eléctricas, gestores de puertos y aeropuertos, administraciones locales y regionales, estados y universidades, entre otros. Suelen tener un rendimiento algo inferior al resto de bonos normales, pero depende mucho del emisor y del caso.

Los bonos sostenibles: ¿en auge?

Los bonos sostenibles no llevan entre nosotros mucho tiempo. La primera emisión del mundo data de 2007 y la llevó a cabo el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Pero no fue hasta 2014 cuando empezó  el boom. El año pasado, se alcanzaron los 157.000 millones de dólares, el doble que el año anterior. Y este año se esperan también un fuerte crecimiento  porque la  demanda es muy elevada: cada vez hay más inversores, sobre todo institucionales, que miran con lupa los activos en los que ponen el dinero porque tienen entre sus objetivos de inversión el contribuir a mejorar el desarrollo del planeta y de la sociedad.

Bonos verdes o sostenibles

Bonos verdes o sostenibles

El origen del auge de los bonos sostenibles está en el crecimiento de esa conciencia social y medioambiental que, de alguna manera, puso en marcha la ONU en 2015 con sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Inconvenientes de los bonos sostenibles

El problema que tienen los bonos sostenibles es que no hay un ordenamiento legal que defina qué es un bono sostenible y qué no lo es. Pero para recibir esa denominación deben cumplir una serie de requisitos o principios específicos, los llamados Green Bond Principles (publicados en 2014 y actualizados el año pasado) para los bonos verdes y los Social Bond Principles (publicados en 2017) para los bonos sociales. Se trata de unos principios voluntarios que fueron desarrollados por inversores y publicados por la Asociación Internacional de Mercados de Capitales con el objetivo de promover la financiación sostenible.

Además de seguir estos principios, las emisiones tienen que tener una valoración de un tercero independiente (consultor, auditor o agencia de calificación) que asegure no sólo el fin de la emisión, sino también si la organización lleva a la práctica esas políticas y cuenta con los medios adecuados para garantizar que esa financiación llegue a ese fin. Hay que aportar indicadores cuantitativos y cualitativos para evaluar el desarrollo de ese fin. Actualmente está en marcha la elaboración de una regulación europea para los bonos sostenibles que, sin duda, alimentará más este tipo de emisiones con conciencia.

 

Artículos relacionados

¿Cómo funcionan los bonos del Tesoro/Estado?

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados