El cava catalán pasa a manos de EEUU y Alemania por 600 millones

28/06/2018
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
MEL 8,72 EUR 2,83% Operar
TRE 22,50 EUR 1,67% Operar
ANA 78,44 EUR 1,32% Operar
BKT 7,68 EUR 1,29% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

La venta de hasta el 60% del accionario de Codorníu a Carlyle sigue a la compra de Henkell de más del 50% de Freixenet.
Un fondo holandés adquirió Juvé & Camps en noviembre de 2017 por 80 millones.
El cava catalán ha pasado a manos estadounidenses y alemanas. La reciente operación de compra de entre el 55% y el 60% del accionario de Codorníu, por el grupo estadounidense Carlyle, certifica el relevo de las familias catalanas de los puestos de dirección del sector del vino espumoso por accionistas internacionales. La operación, de 390 millones, se suma a los 220 millones que Henkell pagó por el 50,7% de Freixenet.
El acuerdo sobre el cambio de manos de la mayor parte de las acciones de Codorníu ha acabado de dibujar el mapa de la propiedad de las dos principales bodegas catalanas, que conjuntamente copan el 75% de la facturación de este sector, según datos del Consejo Regulador del Cava. Los Bonet Ferrer, Ferrer Noguer y los Hevia, antiguos accionistas de Freixenet, y los Raventós, los Pagés Font, y los Ferrer Urrutia, por parte del accionariado del grupo Codorníu Raventós, se han embolsado un total de 610 millones de euros por sendas operaciones. El precio, abandonar el tradicional dominio de este sector en pro de socios internacionales.

LOS BONET MANTIENEN LA PRESIDENCIA DE FREIXENET

La venta de una participación mayoritaria de la bodega de la que sigue siendo presidente José Luis Bonet, con algo más del 7% de las acciones, no fue la primera. El precedente lo sentó la marca Juvé & Camps en noviembre de 2017, cuando la familia Juvé traspasó la compañía a un grupo inversor holandés por 80 millones de euros.



A pesar de tener más de 200 años de historia y de ser un referente en el vino de alta gama, aquella venta resultó anecdótica, ya que la empresa apenas factura 25 millones de euros anuales. Mucho más sonada, en cambio, fue la entrada de la filial del grupo Dr. Oetker en Freixenet. Después de una larga disputa entre los Ferrer Noguer, los Hevia y los Bonet Ferrer, fue Enrique Hevia quien vendió y abandonó la vicepresidencia del grupo. También se deshicieron de sus acciones tres ramas de la familia Bonet y sólo mantuvo sus posiciones el ya mencionado José Luis Bonet. Los hermanos Ferrer, José María y Pedro Ferrer, también siguen en el consejo y todavía mantienen en torno al 42% de la cavista.

Pere Bonet, director de márketing de la compañía y presidente del Consejo Regulador del Cava, señaló en aquel momento que esperaba que Henkell "venga para sumar con el cava y no para restar" como socio mayoritario de la compañía. Los datos de 2017, cuando la empresa facturó 535 millones de euros, aún no reflejan esta operación, por lo que se tendrá que esperar a 2018 para conocer su impacto.

CODORNÍU SORPRENDE

Si bien aquella operación fue largamente anunciada, la venta de la mayor parte de Codorníu, que en el ejercico fiscal 2016/17 facturó 236 millones de euros, ha cogido al sector por sorpresa. Varias fuentes apuntan a que la operación se fraguaba para finales de 2018, coincidiendo con la salida de Mar Raventós, que ha ejercido como presidenta del grupo durante los últimos 20 años. Además, En todas las quinielas sonaba el nombre del fabricante de champán Vranken Pommery y, de hecho, la empresa había contratado a AZ Capital para dar con una oferta alternativa a Carlyle.

Pero ha sido el fondo estadounidense quien se ha llevado el gato al agua y en los próximos días los actuales gestores deberán convocar un consejo de administración para oficializar la situación y reconocer la mayoría en el capital de Carlyle. Asimismo, se abre un plazo para que el fondo norteamericano haga la correspondiente 'due dilligence', y se prevé cerrar la operación a finales de año.

AÑO DE RÉCORD

Estas operaciones han coincidido con un año de récord en sector del cava. A pesar de los temores de boicot por las turbulencias políticas, la producción alcanzó el hito de 252,5 millones de botellas, un 3% más que en 2016. La facturación fue de 1.149 millones de euros en 2017, lo que supone un aumento de un 6,5% respecto a las ventas del ejercicio anterior.

El espumoso creció tanto en el mercado español, con 90,2 millones de expediciones, un 4,7% más, como en el exterior, con más de 162 millones de botellas vendidas y un repunte del 2%.

El sector del cava cuenta actualmente con 230 empresas elaboradoras, un 62% de las cuales tienen presencia en los mercados internacionales, así como un total de 6.668 explotaciones vitícolas y 37.706 hectáreas de cultivo inscritas.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados