Lecciones monopoly mercado inmobiliario

15 lecciones sobre el mercado inmobiliario que se pueden aprender del Monopoly

16/01/2019

Pese a ser un juego, del Monopoly se pueden extraer muchas lecciones, ideas y estrategias. ¡Descúbrelas!

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ENC 3,74 EUR 3,72% Operar
MTS 16,10 EUR 3,40% Operar
ITX 28,92 EUR 3,14% Operar
MEL 7,80 EUR 2,77% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redes Sociales

El Monopoly es un juego al que la mayoría de nosotros hemos jugado alguna vez. Es un juego de mesa de entretenimiento en el que se negocia con propiedades inmobiliarias (compra, venta, alquiler) y otro tipo de activos. Pese a ser un juego, de él se pueden extraer muchas lecciones, ideas y estrategias para la vida real que te resaltamos a continuación.

15 claves del mercado inmobiliario que aprendes con Monopoly

1) Conoce las reglas

Es el consejo más aburrido, pero lo primero y más importante de todo es conocer bien las reglas, las leyes y las normativas. De esta forma podrás hacerlo todo correctamente: elaborar la mejor estrategia, aprovechar las oportunidades e invertir en los activos inmobiliarios apropiados dentro de las normas. Todo ello aumentará las probabilidades de conseguir una buena rentabilidad. Es importante conocer las normas y gastos que rigen las compraventas, el alquiler o la normativa para construir en un suelo si no quieres arruinarte.

2) La ubicación importa y mucho

Hay una frase muy utilizada en el mundo inmobiliario que dice que lo más importante a la hora de comprar una casa es seguir la regla de las 3 L: localización, localización y localización. En el Monopoly, estadísticamente, no se cae por igual en todas las casillas, siendo las naranjas y rojas (junto a las estaciones) las más visitadas. Si las compras, te darán más rentabilidad.

En el Monopoly, una buena ubicación es que "caiga" mucha gente. En la vida real, en las ciudades, una buena ubicación suele consistir en un barrio seguro, céntrico, con acceso a lugares populares (como tiendas, centros comerciales o restaurantes), cercano a buenos colegios y bien comunicado. En el caso de la playa, consiste en estar en primera línea de playa en el caso de la costa, con vistas al mar y con buen acceso a autovías o transporte público. Obviamente el centro es lo más valorado, pero dentro de un barrio o incluso una urbanización también hay unas micro-ubicaciones y orientaciones mejores que las otras.

3) Invierte con cabeza

Nada puede resultar más tentador que comprar todas las propiedades en las que caes, pero pronto te arruinarías. La oferta de vivienda en la vida real es enorme y hay que seleccionar bien, qué se compra, qué se vende, qué se alquila, por cuánto se alquila... Hay que hacerlo todo con cabeza, conociendo las cuotas de las hipotecas y siguiendo una estrategia.

Debes llevar a cabo una estrategia y seguirla. ¿Quieres hacerte con unas casas en concreto? Compra y negocia hasta que las tengas. ¿Prefieres ser patrimonialista con las propiedades más caras en vez de comprar para alquilar aquellas que son más rentables? Es tu decisión, pero traza el camino y síguelo.

4) Negocia

A lo largo del juego tendrás momentos en los que tendrás que negociar una compra, una venta, un alquiler y/o un trueque. En esos momentos debes controlar la situación y aprovecharla. En una negociación todo el mundo de estar dispuesto a ceder en algo en función de su necesidad, pero son momentos importantes. Saber negociar el precio de una casa que estás comprando o vendiendo puede marcar la diferencia entre una buena operación o una ruinosa.

Debes armarte de argumentos plausibles con los que convencer a la otra parte y saber que una buena negociación es aquella en los que todos se levantan de la mesa algo insatisfechos porque será lo más justo. Si quieres un inmueble, no olvides hacer siempre una oferta por ridícula que te parezca. Nunca sabes la situación de la otra parte ni lo que está dispuesta a aceptar. En muchas ocasiones, además, esa oferta puede no ser aceptada, pero sí abrir la puerta a otra contraoferta interesante que no descubrirías si no hubieras movido ficha.

5) Diversifica

Al igual que en el Monopoly, es importante comprar diversas propiedades y construir casas u hoteles en diferentes ubicaciones, si te lanzas a invertir en el mundo inmobiliario también conviene invertir diversificando por tipo de activo y zonas sin poner todos los "huevos en la misma cesta". Además de inmuebles, es muy rentable invertir en otro tipo de activos como pueden ser acciones (luz y agua en el Monopoly) o infraestructuras (estaciones de tren).

6) Las propiedades más caras no siempre las más rentables

En el Monopoly, las casillas azul oscuro son las más caras y por las que más dinero te dan si alguien cae en ellas, pero no son las más rentables. El motivo es que cae menos gente, que sus costes de mantenimiento/edificación son más altos y que su precio de compra/construcción son mayores. Esto hace que el dinero invertido en ellas no genere tanta rentabilidad como el de otras casillas.

Lo mismo ocurre en la vida real: los mejores barrios son los más caros, pero no los más rentables si buscas su alquiler. La rentabilidad por cada euro invertido es mayor en los barrios más modestos. El problema es que suele haber más riesgo. Por ello, es bueno encontrar un equilibrio entre rentabilidad/riesgo tanto en el Monopoly como en el mercado inmobiliario real. Debes saber si compras una casa para vivir, o si compras un inmueble como patrimonio o como inversión para alquilar. No son mercados iguales ni su compra debe ser afrontada de la misma manera.

7) Compra pronto barato y vende en mejor situación

Esta es una máxima en cualquier inversión. Aprovecha los momentos boyantes para vender y las situaciones de caídas de precios para invertir. En el Monopoly puedes aprovechar que a alguien le falte una calle para construir para solicitar más por ese inmueble y viceversa. En la vida real debes estar informado y conocer los precios y las previsiones del precio de la vivienda, que si bien son estimaciones pueden ayudarte.

El mercado inmobiliario es más estable que otros mercados como la bolsa y sus ciclos de subidas y bajadas suelen ser más largos y consistentes (para bien y para mal). Es más fácil estimar cambios de tendencias aunque nunca es posible saber la profundidad o altitud que alcanzarán los precios.

8) El mantenimiento debe ser tenido en cuenta

El mantenimiento de una casa cuesta dinero y debe ser muy tenido en cuenta cada vez que compres o vendas un inmueble. El IBI, la comunidad, la calefacción, el agua, la luz, Internet, si hay derramas u obras previstas,... todo son gastos. Hay edificios cuya Comunidad tiene locales, viviendas de los conserjes u otro tipo de ventajas como paneles solares o publicidad que aminoran los gastos y que les hacen muy atractivas. Por ejemplo, 100 euros de ahorro al mes equivalen a 36.000 euros a los 30 años, una cantidad muy a tener en cuenta.

9) Consigue ingresos pasivos

El libro de “Padre Rico Padre Pobre” de Robert Kiyosaki es muy claro: "Hay que conseguir que el dinero trabaje para mí", es decir, hay que generar ingresos pasivos y que ganar dinero mientras duermes o disfrutas. Esto lo puedes conseguir con ingresos pasivos, ya sean dividendos, rentas de inmuebles o  beneficios de inversiones.

Diversificar las fuentes de ingresos debe ser uno de los primeros pasos si se quiere vivir más holgado y sin una dependencia absoluta de los sueldos.

10) Mantén siempre una reserva de liquidez

Tener un fondo de dinero en efectivo de emergencia o reserva es fundamental siempre. Además de por si surge una urgencia es importante porque te permitirá aprovechar oportunidades. ¿Cuánto dinero conviene tener ahorrado? Los expertos dicen que es bueno tener un colchón financiero de entre tres y seis meses tus gastos (menos conservador) o tres y seis meses ingresos (más conservador).

Además, esa liquidez te permitirá no endeudarte de más en caso de necesidad y también poder comprar algo si surge la oportunidad.

11) Ojo con los impuestos

Los impuestos están ahí y te merman una gran cantidad de dinero. Hay algunos que casi ni te das cuenta de que los pagas (IRPF, Seguridad Social, etc.) porque te los descuentan de la nómina, pero que te suponen una enorme merma en tu poder adquisitivo. Otros que los tienes que abonar al comprar o hacer operaciones. Estudia soluciones para reducirlos como por ejemplo la retribución flexible, las aportaciones a planes de pensiones o cualquier fórmula que te permitan bajar o alejar en el tiempo su pago de forma legal. Las familias numerosas tienen descuentos y también hay reducciones en determinados impuestos (por ejemplo, en Cantabria se paga un 5% de ITP si se dedica la compra de una vivienda a su rehabilitación). Estudia todas las casuísticas y si te cuadran.

Al comprar una casa, infórmate bien de todos los impuestos que deberás pagar en la compra como durante su posesión. Los impuestos son nuestro primer gastos y debes conocerlos perfectamente.

12) Con el dinero de salida no conseguirás la tranquilidad financiera

Para lograrlo, te tocará trabajar e invertir. Lógicamente invertir siempre supone algún riesgo, pero en el mundo actual de tipos de interés tan bajos, nadie se hace rico manteniendo su dinero en la cuenta corriente sin moverlo o conformándose en el .

13) Dinero llama a dinero

A medida que empieces a mover el dinero y a invertirlo, a comprar y/o a vender, verás cómo te llega dinero de dividendos, rentas o ventas de propiedades, así como ofertas por otras cuestiones.

Todos conocemos a alguien que ha conseguido hacer riqueza y en la mayoría de las ocasiones es porque previamente movió el dinero y no lo dejó quieto.

14) Usa las matemáticas

En el Monopoly es importe trabajar con las matemáticas para muchos temas. No son matemáticas complicadas, pero sí conviene utilizarlas. ¿Qué número de los datos sale más veces? ¿En qué casillas se cae más? ¿Qué rentabilidad da construir una, dos, tres,  cuatro casas o un hotel? ¿Sabías que el número de casas en el Monopoly es limitado y los mejores estrategas juegan con esa baza? ¿Has calculado si compensa más tener un hotel que cuatro casas en función de su coste?

En el mundo inmobiliario ocurre lo mismo. Hay que saber calcular el precio de venta y alquiler adecuado de un piso, saber si es una buena inversión, conocer cuánto está subiendo o bajando la vivienda en una zona, calcular cuánto se revalorizará un inmueble con una reforma, cuánto podrás obtener de más en un alquiler si pones aire acondicionado o si los inquilinos están dispuestos a pagar más por una casa con piscina porque no hay en la zona casi viviendas que la tengan.

Actualmente, hay más acceso a la información que nunca y puedes utilizarla a tu favor. La información es muy valiosa y puedes encontrar mucha en portales inmobiliarios, plataformas de valoración, informes de precios, estudios, etc donde encontrarla.

15) La suerte también cuenta

Al ser un juego, está claro que hay un componente de azar, suerte e incertidumbre que entra en el mismo y que no puedes controlar. En todos los negocios hay una parte que no se controla, que depende del tiempo, de una tendencia, de una moda o de una casualidad...

Es verdad que hay que tenerlo todo lo más controlado posible para que, como dice el refrán, "cuando la suerte aparezca que te pille trabajando", pero también hay que contar con que ocurrirán cosas que no esperas y para las que debes estar preparado. Recuerda que con actitud positiva siempre es más fácil para afrontarlas.

 

Artículos relacionados:

Las 16 zonas de España en las que el precio de la vivienda ya está en máximos históricos (tablas)

La tabla definitiva para saber si un piso está caro o barato (ejemplos)

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados