Fiscalidad planes pensiones PIAs

Fiscalidad Planes de Pensiones: ¿Cómo aportar y cómo rescatar de forma óptima?

26/11/2019

Descubre cuál es la tributación de los planes de pensiones y un caso práctico de tributación a un plan de pensiones

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SGRE 17,12 EUR 3,95% Operar
CLNX 56,66 EUR 0,11% Operar
VIS 58,45 EUR 0,09% Operar
MAS 22,72 EUR 0,00% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Con el fin de año a la vuelta de la esquina, conviene no perder de vista la fiscalidad de ciertos productos de ahorro de cara a aprovechar las reducciones contempladas en la ley y minorar el pago de la Renta 2019 cuando toque hacerla en 2020. El Instituto Santa Lucía ha actualizado su Manual práctico de fiscalidad de productos de previsión individual.

Descubre los planes de pensiones Bankinter, un complemento a tu jubilación

Fiscalidad de las aportaciones planes de pensiones

La normativa del IRPF permite reducir la base imponible en la cuantía de las aportaciones realizadas durante el ejercicio a planes de pensiones y de las primas satisfechas a un PPA (siglas de plan de previsión asegurado y que es un seguro individual de ahorro a largo plazo pensado para complementar el sistema de pensiones de jubilación).

En la práctica bajar la base imponible dentro de las fórmulas que nos permite la ley es como “si cobrásemos menos a ojos de Hacienda” y por lo tanto deberíamos pagar menos impuestos. Esta reducción tiene como límite la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros anuales (según la Ley 26/2014) o un máximo del 30% de los rendimientos netos de trabajo personal y de actividades económicas.

Este límite es conjunto para todas las aportaciones y primas realizadas a todos los sistemas de previsión social que reducen la base liquidable.

Reducciones por los planes de pensiones

Existen, además, las siguientes reducciones independientes:

Los contribuyentes cuyo cónyuge obtenga rendimientos netos del trabajo o actividades económicas inferiores a 8.000 euros podrán reducir en la base imponible las aportaciones realizadas a planes de pensiones de los que sea partícipe dicho cónyuge con el límite máximo de 2.500 euros.

• Para las personas discapacitadas con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica igual o superior al 33% así como personas que tengan declarada judicialmente una incapacidad independientemente de su grado, el límite de aportación máxima así como la reducción de base imponible será 24.250 euros anuales.

• Adicionalmente, las aportaciones máximas realizadas a favor de una persona discapacitada con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica igual o superior al 33% así como personas que tengan declarada judicialmente una incapacidad independientemente de su grado, será de 10.000 euros anuales, ello sin perjuicio de las aportaciones que pueda realizar el propio partícipe discapacitado. No obstante en este caso, el límite conjunto máximo de aportación será de 24.250 euros.

Además, el exceso de aportación que no haya sido objeto de reducción en el ejercicio podrá reducir la base imponible de los cinco ejercicios siguientes.

Caso práctico de tributación a un plan de pensiones (aportación)

Una persona de 46 años residente en Aragón, con unas rentas del trabajo neta de 30.000 euros, ha realizado una aportación a su plan de pensiones de 8.000 euros.

  • Límite de reducción: 30% rentas trabajo netas = 9.150 euros
  • Base imponible: 30.000 euros
  • Reducción: 8.000 euros
  • Base Liquidable: 22.000 euros
  • Cuota íntegra sin aportar al plan de pensiones: 7.315,50 euros
  • Cuota íntegra con aportación al plan de pensiones: 4.875,50 euros

Se ahorra a día de hoy y anualmente si lo repitiera, la diferencia entre los dos últimos puntos, es decir, 2.440 euros.

En la práctica, un plan de pensiones nos difiere pagar impuestos hoy y lleva ese desembolso al futuro, cuando lo rescatemos. Por ello, conviene conocer bien cómo funciona la fiscalidad de un plan de pensiones o PPA al momento del rescate porque es la clave para que sea un buen producto.

Fiscalidad: rescate planes de pensiones y PPAs

Las prestaciones de planes de pensiones y PPAs tributan en el momento del rescate en el IRPF como rendimientos del trabajo personal independientemente de la contingencia que se trate (incluso fallecimiento) o si el cobro deriva de un supuesto excepcional de liquidez. Recuerda que las contingencias cubiertas por un plan de pensiones son: jubilación, incapacidad, dependencia y fallecimiento. Asimismo, se permite rescatar el plan de pensiones (solicitar las prestaciones) en caso de enfermedad grave o paro de larga duración y desde hace unos años se ha abierto una importante ventana que permite rescatar las aportaciones a un plan de pensiones una vez pasados 10 años.

Las prestaciones están sujetas a retención y se integran en la base imponible general del Impuesto y tributan según la escala progresiva de gravamen. Es decir, en la práctica es como si nos “pagasen” un sueldo y pagásemos en ese momento los impuestos. Por ello, si queremos optimizar el cobro, no debemos rescatarlo de golpe sino en forma de renta (especialmente si hablamos de cantidades elevadas).

El motivo es que rescatarlo de golpe supondría que durante un año tendríamos un “sueldazo” y los impuestos sería acordes con ese “sueldazo”, es decir, pagaríamos mucho dinero en impuestos. En cambio, si lo rescatamos poco a poco como complemento a la pensión, sería como cobrar un sueldo moderado o bajo y pagaríamos muchos menos impuestos. Aquí está la clave: en pagar menos impuestos al jubilarnos de lo que pagaríamos hoy si ese dinero lo cobrásemos como sueldo.

Por otro lado, la ley mantiene el régimen transitorio que se incorporó en 2006 para las prestaciones derivadas de los planes de pensiones y PPAs contratados hasta el 31 de diciembre de 2006. Este régimen transitorio permite aplicar una reducción del 40% a la parte de prestación que corresponda a aportaciones realizadas antes de esta fecha, siempre que se perciba como un capital, aunque incluye una limitación temporal para su aplicación.

  • Si la contingencia es anterior a 2011, ocho años desde que acaeció en todo caso fecha límite 31.12.2018.
  • Si la contingencia es posterior a 2011 y anterior a 2015, ocho años desde que acaeció.
  • Contingencias en 2015 y posteriores, dos años

En el caso de prestaciones en forma de renta derivadas de un plan de pensiones constituida a favor de una persona con discapacidad, la renta percibida en el ejercicio estará exenta hasta la cuantía equivalente a 3 veces el IPREM.

GRATIS: ¿Quieres una formación sobre Planes de Pensiones? Accede a nuestro webinar gratuito sobre ahorro para la jubilación 2019

 

Planes de pensiones de Bankinter

Informe de pensiones en España

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados