La economía alemana se estanca aunque logra librarse, por poco, de la recesión

22/02/2019
Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
SAB 0,91 EUR 7,80% Operar
CABK 2,40 EUR 7,27% Operar
ENC 3,71 EUR 4,87% Operar
BKIA 1,76 EUR 3,73% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Web Financial Group S.A

En el cuarto trimestre, el PIB siguió en el 0,9%, tras la caída del 0,2% en el tercer trimestre.
El crecimiento económico alemán se ha estancado. El Producto Interior Bruto (PIB) se mantuvo sin cambios en el cuarto trimestre de 2018, en el 0,9%, en comparación con el mismo periodo del año anterior, según los datos publicados este viernes por la Oficina Federal de Estadística de Alemania (Destatis). Mientras, la confianza empresarial bajó hasta mínimos de diciembre de 2014 ante la debilidad de la economía.
En 2018, hubo dos fases diferentes de desarrollo económico a corto plazo en Alemania. El PIB aumentó un 0,4% en el primer trimestre y un 0,5% en el segundo trimestre. En el tercer trimestre, sin embargo, el PIB bajó un 0,2%. Para todo el año de 2018, esto fue un aumento del 1,4%.

Las contribuciones trimestrales al crecimiento provinieron principalmente de la demanda interna. En el cuarto trimestre de 2018, la formación bruta de capital fijo, especialmente en la construcción (1,3%) pero también en maquinaria y equipo (0,7%), aumentó notablemente en comparación con el tercer trimestre de 2018. El gasto en consumo final de los hogares aumentó ligeramente (0,2%), mientras que el gasto en consumo final del gobierno creció notablemente (1,6%). Sin embargo, el desarrollo del comercio exterior no hizo una contribución positiva al crecimiento en el cuarto trimestre. Según los cálculos provisionales, las exportaciones e importaciones de bienes y servicios aumentaron un 0,7% cada una respecto al trimestre anterior.



En una comparación interanual, las contribuciones positivas también provinieron principalmente de la formación bruta de capital fijo. Además, el gasto en consumo final de los hogares aumentó en un 1,0% ajustado al precio, y el gasto de consumo final del gobierno en un 1,8%.

Sin embargo, la demanda externa cayó notablemente hacia finales de 2018. Según cálculos provisionales, las exportaciones de bienes y servicios en el cuarto trimestre de 2018 aumentaron solo un 0,4%, mientras que las importaciones aumentaron un 3,2% en el mismo período.

En cuanto al empleo, el desempeño económico en el cuarto trimestre de 2018 se logró con 45,2 millones de personas con empleo, lo que representó un aumento de 507.000 personas, un 1,1% más respecto al año anterior.

Por otro lado, Alemania cerró 2018 por quinto año consecutivo con un superávit, en esta ocasión de 58.000 millones de euros, el equivalente al 1,7% del producto interior bruto (PIB). Respecto al año anterior, los ingresos aumentaron con un 4,7% de nuevo notablemente y en mayor medida que los gastos, que crecieron un 3,2%.

LA CONFIANZA EMPRESARIAL BAJA POR LA DEBILIDAD

En febrero, la confianza empresarial bajó hasta el mínimo desde diciembre de 2014, debido al aumento de la preocupación en las empresas alemanas ante la debilidad de la economía. Según el Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo), el índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania empeoró en febrero hasta 98,5 puntos, desde los 99,3 puntos de enero.

Las empresas valoraron peor su situación actual, mientras aumentó el pesimismo respecto a las expectativas para los próximos seis meses. "Estos resultados y otros indicadores señalan un crecimiento económico en el primer trimestre del 0,2 %. La coyuntura alemana sigue siendo débil", ha dicho el presidente de Ifo, Clemens Fuest.

En el sector manufacturero, la confianza empresarial bajó de nuevo por sexto mes consecutivo debido, principalmente, a que la valoración de la situación actual fue mucho peor y a que aumenta el pesimismo. Por su parte, en el sector servicios, la confianza empresarial empeoró notablemente, mientras que en el sector comercial subió un poco porque las perspectivas para los próximos seis meses fueron menos pesimistas. La confianza empresarial mejoró en el comercio minorista, aunque empeoró en el mayorista. En el sector de la construcción la confianza volvió a empeorar en febrero, como en enero.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados