Pacto de Toledo

El Pacto de Toledo: ¿Qué es? ¿En qué consiste?

27/02/2019

En los últimos días se habla mucho del Pacto de Toledo, te contamos en qué consiste este acuerdo

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ANA 97,56 EUR 1,20% Operar
CLNX 24,37 EUR 1,04% Operar
ENG 27,04 EUR 0,93% Operar
MTS 19,54 EUR 0,76% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

¿Cuándo nace el Pacto de Toledo?

El Congreso de los Diputados aprobó en 1995 la creación de una comisión que analizase los problemas del sistema de pensiones y de las reformas que deberían acometerse para garantizar su sostenibilidad a largo plazo. A esta comisión se la llamó Pacto de Toledo.

La idea era que el tema fuese tratado como una cuestión de Estado por encima de las diferencias entre partidos con lo que se obligaba a tomar decisiones por consenso.

El Pacto de Toledo no tiene capacidad legislativa y hace recomendaciones que al ser consensuadas tienen muchas posibilidades de convertirse en ley, pero no siempre ha habido consenso y el Gobierno de turno ha legislado al margen.

Recomendaciones del Pacto de Toledo

Normalmente, la forma de trabajar del Pacto de Toledo es la siguiente: el Pacto hace una recomendación, el Gobierno la negocia con los agentes sociales, patronal y sindicatos, y, finalmente, se lleva al Parlamento para que se convierta en Ley.

Las primeras recomendaciones del Pacto de Toledo dieron lugar a la aprobación en 1997 de una Ley que fijó varios puntos esenciales:

  1. La Seguridad Social tendría sus propias fuentes de financiación: las cotizaciones de empresarios y trabajadores. Las prestaciones de naturaleza no contributiva (las que no se derivaban de la cotizaciones a la Seguridad Social) pasaban a ser financiadas por el Estado
  2. Se creó el Fondo de Reserva de la Seguridad Social que permitiría que el ahorro que se produjese cuando las cotizaciones excediesen al gasto fuese aplicado en los momentos de crisis en que el gasto fuese mayor que lo que se recaudaba.
  3. Se establecía el principio de proporcionalidad: La cuantía de las prestaciones dependerían de lo cotizado previamente.
  4. Las pensiones se revalorizarían automáticamente en función de la variación del Índice de Precios de Consumo (IPC).
  5. Se estableció la edad de jubilación en 65 años.

Reformas del Pacto de Toledo

En los años posteriores, se introdujeron reformas algunas de las cuales no fueron consensuadas dentro del Pacto de Toledo y dieron lugar a la situación actual.

  1. Retrasar progresivamente la edad de jubilación hasta los 67 años.
  2. Aumentar progresivamente de 35 a 37 años el tiempo de cotización para tener derecho al 100% de la pensión.
  3. Calcular la cuantía de la pensión en función de las cotizaciones realizadas en los 25 años anteriores.
  4. La actualización de las pensiones no sería en base al IPC. Se introduce el "factor de sostenibilidad" que debería comenzar a aplicarse en 2019. Esto suponía que la pensión se calcularía en función de la esperanza de vida de cada momento. Si la esperanza de vida es mayor, la pensión disminuye.

Este último punto, que es clave, dejó de tener vigencia y en 2018 y 2019 las pensiones se actualizaron, por orden del Gobierno, de acuerdo con la variación del IPC para garantizar su poder adquisitivo.

Pacto de Toledo: actualidad

No está claro lo que pasará a partir de 2020 debido a que el Pacto de Toledo dejó de reunirse en el momento en que se convocaron elecciones, aunque había cierto consenso respecto a que las pensiones se revalorizasen en función del IPC. El Gobierno está dispuesto a que se mantenga la actualización y es muy probable que promulgue un Decreto al respecto.

El resto de las recomendaciones de Pacto, un total de 22, para reformar el sistema de Seguridad Social es posible que tengan que esperar para ser plasmados en una Ley a la próxima legislatura.

Sea cual sea la solución tendrá que afrontar el problema de la sostenibilidad de las pensiones.

El déficit de la Seguridad Social en 2018 ascendió 18.937 millones de euros y se calcula que este año volverá a aumentar.

Las soluciones apuntadas para resolver este problema son varias:

  • Que aumente el número de cotizantes gracias a la mejora del empleo.
  • Que se financie el déficit con aportaciones desde los Presupuestos del Estado sin ningún tipo de cambio fiscal.
  • Que se establezca un impuesto especifico para financiar las pensiones o al menos una parte de ellas.
  • Eliminar el techo máximo de cotizaciones.

Lo lógico es que la solución sea una mezcla de varias medidas entre las que estarán algunas de las anteriores y otras, pero no va a ser fácil porque el número de pensionistas es cada vez mayor y la pensión media es cada vez más alta.

 

Artículos relacionados

¿Cuánto subirán las pensiones durante el 2019?

Simulador: ¿Quieres conocer cuál será tu pensión pública de jubilación?

Pensiones: mitos y realidades

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados