Previsiones Bankinter

Panorama económico: Hay desaceleración, pero el fondo es más constructivo

06/02/2019

La ralentización económica global es palpable, como reflejan las cifras, pero comienzan a despejarse algunos focos

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ENG 19,78 EUR 3,48% Operar
NTGY 22,92 EUR 1,73% Operar
REE 17,73 EUR 1,60% Operar
ELE 22,85 EUR 1,38% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Ana De Castro, analista de Bankinter

Panorama Económico (febrero 2019), por Ana de Castro, analista de Bankinter

 

¿Qué nos ofrece hoy el panorama económico? Es cierto que el crecimiento global está perdiendo tracción, pero también hay noticias positivas que cuentan. La ralentización del ciclo se produce más en Europa, China y Japón que en EE.UU. El FMI ha revisado a la baja, por segunda vez consecutiva en enero, sus previsiones de crecimiento global para 2019 desde +3,7% (estimado en octubre) hasta +3,5%, el nivel más bajo de los últimos tres años. Esta revisión se debe en gran parte a la desaceleración estimada para la Unión Europea desde +1,9% hasta +1,6% en 2019 (Alemania, Italia y Francia especialmente) puesto que mantiene sin cambios sus previsiones para EE.UU. (+2,5% en 2019) y China (+6,2% en 2019). El principal argumento es que los riesgos están sesgados a la baja. Esta valoración ahora es también compartida por el BCE cuyas estimaciones para la Eurozona fueron revisadas a la baja en diciembre cuando defendía que los riesgos estaban todavía equilibrados. En cambio, ahora, considera que son a la baja por la persistencia de focos de incertidumbre y su impacto en la confianza de los consumidores.

¿Cuáles son estos focos? Ninguno realmente nuevo puesto que nos han acompañado en 2018: el proteccionismo, el cierre parcial de la administración americana, el enfriamiento de la economía china, el Brexit, la pérdida de impulso de la Eurozona… Ante este escenario, las reacciones de los bancos centrales no se han hecho esperar. Por un lado, el BCE reiteró la continuidad de su política monetaria: los tipos permanecerán bajos y la reinversión de los vencimientos de los bonos continuará durante un periodo prolongado tras la fecha en la que comience a subir tipos de interés oficiales. Por otro lado, la Fed - dando un claro giro a su enfoque - se muestra manifiestamente dovish en su último comunicado. Reconoce que hay riesgos crecientes en el panorama económico y recalca que la Fed será paciente a la hora de determinar los futuros “ajustes” en tipos. Este mensaje enfría la expectativa de subidas de tipos en EE.UU. en 2019.

Por tanto, en contra de lo que se temía, las condiciones financieras no se van a endurecer en el corto plazo. A este mensaje más favorable se suma el mejor tono en el frente proteccionista. Los recientes comentarios positivos de Trump sobre la evolución de las negociaciones con China - bajo la expectativa de próximas reuniones con el Presidente Chino Xi Jinping y sin perder de vista que el 1 de marzo expira la tregua comercial China/EE.UU. - generan un entorno más constructivo.

De manera que alguna/s de las incertidumbres mencionadas anteriormente comienzan a despejarse. Sin embargo, se despejan fundamentalmente en el lado americano donde los indicadores de actividad (PMI manufacturero, ISM manufacturero…) que venían flaqueando vuelven a rebotar y la administración se reabre, al menos transitoriamente, hasta el 15 de febrero. En contrapartida, en Europa la macro no ofrece buenos indicios. En el conjunto del 2018 el crecimiento medio preliminar de la Eurozona quedó en +1,9% vs. +2,5% en 2017, lastrado por el frenazo de Alemania e Italia que entra en recesión técnica (PIB t/t -0,2% en 4T y -0,1% en 3T). Por otra parte, el Brexit mantiene la incertidumbre y no tiene buena pinta a sólo dos meses (29 marzo) de la salida efectiva de Reino Unido de la UE.

Por último, los emergentes. En China las decepcionantes cifras sitúan su economía en zona de contracción (PMI Caixin Manufacturas fue más débil de lo esperado en enero, empeorado desde 49,7 hasta 48,3, el nivel más bajo desde enero de 2016), en contraste con las buenas expectativas - tanto en crecimiento como en reformas estructurales - de otros emergentes como Brasil e India.

En definitiva, el panorama actual muestra diferencias que suponen un obstáculo para economías como la china o la europea y sus divisas, pero, en general, el tono es claramente distinto (mejor) al de finales de 2018

 

Descárgate el documento adjunto para ver el informe completo

Más informes del departamento de análisis Bankinter

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados