Panorama económico Mayo 2019

Panorama económico: Se mantiene moderadamente positivo en un entorno acomodativo

06/05/2019

Se mantiene un panorama económico moderadamente positivo en un entorno de políticas monetarias muy acomodaticias

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
BKT 6,46 EUR 4,60% Operar
SAB 1,06 EUR 3,77% Operar
IAG 6,11 EUR 3,70% Operar
CABK 2,65 EUR 3,47% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Elena Fernández,analista de Bankinter

Panorama Económico (mayo 2019), por Elena Fernández-Trapiella, analista de Bankinter

 

El crecimiento global continúa moderándose en el corto plazo, pero debería recuperarse en la segunda mitad de 2019 y 2020. Políticas monetarias más acomodaticias, especialmente en EE.UU., avances en el frente comercial entre EE.UU. y China, junto con las medidas de estímulo aplicadas en este país favorecen cierta recuperación del ritmo de crecimiento, aunque los riesgos se mantienen a la baja.

¿Cuál es la situación general de la economía?

El crecimiento económico sigue reflejando cierta pérdida de tracción, con la excepción de EE.UU. Recientemente el FMI recortó sus perspectivas de crecimiento global desde 3,5% hasta 3,3% para 2019 y confirmó un repunte hasta 3,6% en 2020. Tras un comienzo de año débil, el FMI prevé una estabilización al final de la primera mitad del año y cierta recuperación del dinamismo en la segunda mitad del año; aunque los riesgos se mantienen a la baja y advierte del carácter precario de la recuperación.

Un desenlace constructivo en la disputa comercial EE.UUU.

China, el incipiente impacto de los estímulos aplicados a la economía china y la estabilización en algunas economías emergentes perfilan un panorama moderadamente positivo en un entorno de políticas monetarias extremadamente acomodaticias. Aunque el crecimiento estará liderado por las economías emergentes, la demanda interna en los países desarrolladas se mantiene soportada por tasas de desempleo en niveles históricamente bajos, crecimientos de salarios reales positivos y condiciones de financiación favorables.   

En EE.UU. el crecimiento del producto interno bruto (PIB) del primer trimestre de 2019 sorprendió al alza con un crecimiento de +3,2% frente a +2,2% del trimestre anterior. A pesar de que el cierre parcial de la Administración restó -0,3% al crecimiento, la contribución del sector exterior y el gasto público favorecieron un desempeño sólido de la economía. Aunque el consumo privado se ralentizó hasta +1,2% desde +2,5% el trimestre anterior, sigue apuntalado por una tasa de desempleo históricamente baja (3,8%) y crecimientos de salarios reales (+3,4%).

Por el contrario, la Zona Euro sigue perdiendo "momentum"

Los indicadores adelantados recientes han sido mixtos y no acaban de confirmar el punto de inflexión esperado. Aunque el PIB del primer trimestre de 2019 sorprendió al alza con un crecimiento de +1,2%, repitiendo el ritmo del cuarto trimestre de 2018, algunos indicadores  mantienen el goteo a la baja a la espera de conocer el desenlace de los riesgos abiertos (Brexit, disputa comercial con EE.UU. y la pérdida de tracción en China). Con todo, la mejora del empleo y el aumento de los salarios continúan sustentando la capacidad de recuperación de la Unión económica monteraria (UEM).

El tono de los bancos centrales se mantiene muy dovish en ausencia de presiones inflacionistas en las principales economías desarrolladas

Las perspectivas de subidas de tipos de interés se retrasan en el tiempo, así como la normalización de los balances de los bancos centrales. La Fed ha reiterado sus mensajes de paciencia y dependencia de los datos económicos y ha ralentizado la reducción de su balance. El deflactor de consumo aumentó en mayo +1,5%, lejos del objetivo del 2%. El Banco central europeo (BCE), en su reunión de abril, mantuvo sin cambios los tipos de interés y la guía sobre los mismos hasta al menos el final de 2019, en un entorno también de ausencia de presiones inflacionistas (IPC marzo 1,4%).

El tono dovish de la Fed, las políticas de estímulo en China y la recuperación de algunas materias primas (especialmente crudo, pero también cobre, níquel, etc.) favorecen a las economías emergentes, que el fondo monetario internacional (FMI) espera crezcan a un ritmo agregado de +4,4% en 2019 y +4,8% en 2020. Se prevé cierta estabilización en países en situación de estrés como Argentina o Turquía, mientras la reactivación se mantiene en países con agendas reformistas como Brasil e India. En China los últimos indicadores reflejan un tono más benigno. El PIB del primer trimestre de 2019 creció +6,4%, en línea con el objetivo del gobierno de +6,0%/+6,5% y otros indicadores como los PMIs repuntan y recuperan niveles de expansión tras los estímulos fiscales y monetarios aplicados.

 

Descárgate el documento adjunto para ver el informe completo

Más informes del departamento de análisis Bankinter

Publicidad

Destacados